Crímenes de guerra en tiempos de "paz"

A- A A+
Traducido por Enrique F. Chiappa

Hambre programada, esterilización en masa, racismo y cobayas humanas: la política demográfica de USA y la estrategia del complejo militar-industrial contra los pueblos del 3º mundo.

Esta historia tiene todos los ingredientes de una teoría de conspiración estrambótica. Se trata, sin embargo, de una conspiración real. El día 24 de abril de 1974, el entonces secretario de Estado de EUA, Henry Kissinger, envió a la cúpula de su gobierno un estudio del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) intitulado Implications of Woldrwide Population Growth for US Security and Overseas Interests (Consecuencias del Crecimiento de la Población Mundial sobre la Seguridad y los intereses Transcontinentales de los Estados Unidos).

Más conocido por su sigla de archivo (NSSM 200 (1) el informe trazaba una estrategia para la reducción del crecimiento poblacional del 3º mundo, definiendo como prioritarios 13 países: Brasil, India, Bangla Desh, Pakistán, Nigeria, México, Indonesia, Filipinas, Tailandia, Egipto, Turquía, Colombia, y Etiopia. Prácticamente sin modificaciones fue aprobado en 26 de noviembre de 1975, a través del NSDM (2) 314 — suscripto por Brent Scowcroft, que había sustituido Kissinger en la presidencia del NSC.

Elaborado en secreto y mantenido así por 15 años, el NSSM 200 vino a público en 1989. Parcialmente abandonados en la mitad de los años 80 en el marco de la alianza entre Reagan y el Vaticano, sus recomendaciones fueron retomadas en la década del 90. Los programas de esterilización química de mozas pobres de las ciudades de Porto Alegre (3), Cuiaba (MT) y Camacua (RS), financiados por el laboratorio holandés Organon y por las fundaciones yanquis MacArtur y Summit revelan su plena vigencia — que se confirma también en el ámbito internacional por acontecimientos como la esterilización forzada de 320 mil campesinas en Perú, entre 1995 y 2000.

1. Como

En 1996, el Censo Nacional sobre Demografía y Salud, realizado por la asociación Bem-Estar Familiar en Brasil (Bemfam) mostró que 27,3% de las brasileñas entre 15 y 49 años estaban esterilizadas. Era el resultado de dos décadas de financiamiento yanqui a la realización de ligadura de trompas, teniendo como carro jefe la propia Bemfam.

Actualmente ese tipo de esterilización — realizada generalmente en el pos-parto, en mujeres adultas — parece estar siendo sustituida por los implantes de progesterona en adolescentes. En un caso como en el otro, la desinformación es un arma poderosa: en los años 70, un folleto del gobierno de San Pablo decía que el lacre era un procedimiento reversible; hoy la intendencia de Porto Alegre y el Instituto Mujer Conciente (IMC), biombo del Organon, afirman que los implantes son seguros, cuando hasta su prospecto dice lo contrario. El uso de todos los medios para reducir la natalidad en el 3º mundo es una recomendación del NSSM 200, con excepción de uno: el estímulo a la educación y al trabajo formal de las mujeres. Los redactores del documento citan una investigación del Departamento de Estudios Poblacionales de la Universidad de Harvard: "Estudios recientes identifican factores más específicos actuando sobre el declino de la fertilidad, especialmente la conquista del acceso a educación y el desempeño de papeles no tradicionales por las mujeres. En situaciones de rápido crecimiento poblacional, sin embargo, esto se choca con poderosas fuerzas del mercado"

Por obra de esas fuerzas, no sería posible garantizar el amplio acceso a la escuela, debiéndose descartar — para no afrontarlas — la idea de que la natalidad podría caer como resultado de un planeamiento realizado libremente por la mujer o la pareja. Al contrario, se trata de, a corto plazo, "reducir la demanda por comida y servicios de salud, educación y otros".

"La mayoría de los especialistas concuerda" — prosiguen los autores del estudio — "que los gastos con planeamiento familiar son, generalmente, una de las inversiones más rentables en los países subdesarrollados".

Más infiltraciones

El informe se ocupa también de la estrategia a ser empleada. "Es importante evitar la apariencia de coerción" — se le. Por eso no se recomienda la acción directa, y en su lugar patrocinar agentes internos en países albo, hasta mismo para evitar que el control de la natalidad sea visto como "una forma de imperialismo económico o racial".

"Debemos, principalmente, evitar la expresión 'control de natalidad' y utilizar 'planeamiento familiar' o 'paternidad responsable', enfatizando el intervalo entre los hijos, la salud de la madre y del hijo y el bienestar de la familia y de la comunidad " — aconsejan los autores del informe.

En lo que se refiere al financiamiento, "la asistencia bilateral en materia de población es el mayor y más invisible 'instrumento' para promover la política norteamericana en esta área" — continúan. No en tanto, es considerado poco recomendable que la agencia responsable por esta "asistencia", la USAID, aparezca. El Fondo de las Naciones Unidas para Actividades de Población (UNFPA) y la entidad privada Internacional Planned Parenthood Federation (IPPF) representan los dos canales más importantes para intermediar la ayuda que proveen de organizaciones internacionales. Estos intermediarios pueden operar (.) donde los programas de asistencia bilateral de la USAID no sean actualmente aceptos". La Bemfam es la subsidiaria de la IPPF en Brasil.

La infiltración imperialista en los "países albo" y la acción clandestina son recomendadas de manera explícita:

"La asistencia técnica y financiera, si deseada por los países necesita venir de otros donadores y o de organizaciones privadas e internacionales (muchas de las cuales reciben contribuciones de la USAID). El gobierno de EUA puede, sin embargo, realizar un acompañamiento (por ejemplo por medio de las embajadas) de los problemas de la población de esos países y programas para reducir sus tasas de crecimiento poblacional".

Otra forma de presión es el uso de los organismos financieros internacionales. "El Banco Mundial incluirá sistemáticamente en sus principales informes económicos [destaque nuestro] un análisis de la población como una variable del desarrollo" dice el informe. Tanto los genocidas Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional imponen la reducción del crecimiento poblacional como condición para sus empréstitos. En el límite, "programas coercitivos pueden ser necesarios".

Experiencias en humanos

El papel de los monopolios farmacéuticos es evaluado como fundamental para los objetivos trazados en el NSSM 200. El documento dice que debe ser expandido el estudio básico y avanzado de métodos simples, baratos, efectivos, seguros, de larga duración y accesibles, de control de fertilidad" — sugiriendo, también, el aumento de las verbas destinadas por el gobierno yanqui al sector.

Si bien que los autores del informe no llegan a recomendar expresamente la realización de experiencias en poblaciones del 3º mundo, la conjugación entre los proyectos de reducción de natalidad en esos países y la necesidad de encontrar métodos "baratos y seguros" hace con que, no raro, la industria farmacéutica y la USAID tienten matar dos pájaros con un solo tiro.

Durante los años 70-80, fueron motivo de escándalo los terribles efectos del Depo-Provera y del Norplant — esterilizantes subcutáneos usados en países como Bangla Desh y Haití. El Norplant es el precursor de los implantes de progesterona actualmente en uso en Porto Alegre, Cuiabá y Camacua. El IMC, responsable por su suministro, tiene como finalidad prevista en su estatuto social, "promover y, o participar de pesquisas clínicas, envolviendo seres humanos". Al mismo tiempo en que son esterilizadas, las jóvenes que reciben la hormona — internas de instituciones para la infancia y adolescencia, o moradoras de barrios paupérrimos — sirven de cobayas para la Organon.

2. El porqué

La pretensión del control de los recursos del planeta — minerales, energía, alimentos — es lo que mueve la política de contención poblacional del establishment yanqui. "La importancia del crecimiento poblacional se torna mayor por acontecer en una época en que el tamaño absoluto y las tasas de crecimiento de la economía global, y la necesidad de tierras cultivables, la demanda y el consumo de recursos naturales — incluyendo agua — , la desertificación y la polución atingieron también, niveles totalmente inéditos" — dice el documento. Y más adelante: "el impacto de los factores poblacionales sobre los tópicos tratados (desarrollo, demanda por alimentos, recursos, medio ambiente) — afecta negativamente el bienestar y el progreso de países en los cuales tenemos intereses e, indirectamente, los intereses de EUA".

Los autores del NSSM 200 no dejan de notar que el "crecimiento poblacional también contribuye para la producción por medio de la provisión de fuerza mano de obra; en la mayoría de los países desarrollados, no en tanto, el problema no es falta, sino exceso de brazos". En resumen: hay gente de sobra en el mundo y esa sobra debe ser eliminada con vistas a evitar "olas de hambre, movimientos separatistas, masacres en aldeas, acciones revolucionarias y golpes contrarrevolucionarios", pues "esas condiciones degradan el ambiente necesario para atraer el capital extranjero".

Rapiña de minerales

El informe expresa aprensión con la dependencia de la economía yanqui en relación al 3º mundo para la provisión de diez materias primas: aluminio, cobre, hierro, níquel, titanio, zinc, petróleo, gas natural, estaño y plomo.

"Sean cuales fueren las medidas que se tomen para resguardarse de una interrupción en los abastecimientos (.), la economía norteamericana requerirá grandes y crecientes cantidades de recursos minerales del exterior, especialmente de los países menos desarrollados. Este hecho amplía el interés de los Estados Unidos en la estabilidad social, política y económica de los países productores." evalúan los autores del estudio.

"El rápido crecimiento poblacional no es, en sí, un factor importante de presión sobre los recursos no renovables (combustibles fósiles y otros minerales), una vez que la demanda por ellos depende más del nivel industrial de que del número de personas" — admiten. El problema real con los recursos minerales " — explican — "reside no en la disponibilidad física, sino en los aspectos político económicos relativos al exceso de ellos, en los términos de explotación y intercambio y en la división de beneficios entre productores, consumidores y gobiernos de los países donde están localizadas las reservas".

Militarismo y racismo

Todavía, ni todos los países que el NSSM 200 prioriza como albos de la política imperialista yanqui de control demográfico fueron escogidos por su ritmo de crecimiento demográfico y algunos ni mismo por sus riquezas naturales. Por lo menos cuatro de ellos — Brasil, Egipto, Etiopia, e India — tenían crecimiento poblacional menos acelerado que el de la producción de alimentos. La doctrina que motiva el informe se expresa también en preocupaciones de carácter militar y cruza los límites de la supremacía étnica.

Otra vez, la mejor forma de apartar la impresión de que se trata de delirio de conspiración es transcribir lo que dice el documento. En un tópico intitulado "Israel y los países árabes", después de hacer proyecciones de crecimiento de población de Egipto, sus relatores evalúan: "con Israel partiendo de su actual población de 3,3 millones de personas, la disparidad entre él y la de los Estados árabes crecerá rápidamente. Dentro de Israel, a no ser que la inmigración judaica continúe, la diferencia entre el tamaño de las poblaciones árabe y judía irá disminuir. Junto con las animosidades tradicionales — que continuarán siendo la principal determinante del conflicto árabe-israelí —, esos factores poblacionales tornarán ominosas las condiciones para la paz y para los intereses de EUA en la región".

Esto ayuda a entender por que Egipto fue escogido como albo prioritario del NSSM 200 mismo teniendo crecimiento poblacional menos acelerado que el de la producción alimentar; y que talvez ayude a entender también porque USA e Israel concordaron que sería una buena idea devolver Sinai a Egipto tres años después. El efectivo poblacional es un factor de poder. Tiene razón Bernard Founou Tchuigoua, del Forum del 3º mundo, cuando lamenta que los países africanos no tengan, cada uno, unos 30 millones de habitantes (4).

USA se preocupaba también con el perfil étnico de su propia población. Talvez la más importante amenaza demográfica, del punto de vista de EUA, sea la proyección de que la población mexicana crecerá de 50 millones, en 1970, para más de 130 millones en el año 2000 — se lee en el informe. "El número de jóvenes entrando en el mercado de trabajo a cada año se irá expandir cada vez más rápido. Esas cifras crecientes van intensificar la presión para emigración legal a EUA".

Geopolítica de los alimentos

El tercero aspecto envuelto es la pretensión yanqui de controlar la producción y las reservas alimentares del mundo. Otra vez, los intereses económicos y militares se entrelazan.

"Desde el punto de vista de EUA" — evalúa el equipo de Kissinger — "cualquier disminución de la necesidad alimentar de los países subdesarrollados sería ventajosa", pues "no reduciría los mercados comerciales norteamericanos para alimentos", por que "solamente afectaría los pedidos de ayuda alimentar y no las operaciones comerciales" y "favorecería la perspectiva de se mantener reservas adecuadas de comida en el mundo en caso de emergencia climática".

Cuando el NSSM 200 fue escrito, se iniciaba el proceso de monopolización de la agricultura. Ocurre que este proceso — como recuerda Samir Amin — expropia y excluye del sistema productivo las poblaciones atingidas sin que la economía mundial tenga, hoy, la más remota condición de reabsorberlas. Esta tendencia amenaza 3 billones de campesinos del 3º mundo — nada menos que media humanidad. Cuando la clase dirigente yanqui habla de exceso de población, es de esa población a que se refiere. Ella representa un estorbo para los monopolios agroindustriales que para expandirse, necesitan despojar la población nativa de sus tierras.

La ecuación que se coloca adelante del imperialismo y de las corporaciones del agro negocio es como hacer eso sin dar pretexto a una catástrofe que amenace su propia sobrevivensia. La salida encontrada es reducir la dimensión cuantitativa de la tragedia impidiendo la reproducción de los atingidos — lo que posibilitaría el mantenimiento de los actuales niveles de iniquidad a un costo menor, en números absolutos. Esto explica por que el NSSM 200, poco después de reconocer que "la concentración en las villas y ciudades está creciendo mucho más rápido que la población como un todo" y evaluar que el aumento de los gastos públicos en virtud del crecimiento poblacional se concentra en la ciudad, dice que "intensos esfuerzos son necesarios para garantizar el total acceso, en 1980, de información y medios de control de natalidad para todos los individuos fértiles, especialmente en áreas rurales ".

Además de constituir uno de los motivos de la obsesión yanqui por el control de la natalidad en el 3º mundo, los alimentos son la principal arma utilizada para hacerlo. Después de destruir la agricultura de los países del 3º mundo por el direccionamiento a la exportación o por la simple concurrencia desleal y tornarlos dependientes de ayuda externa, USA condiciona esa ayuda a la reducción del crecimiento poblacional.

"¿Están los Estados Unidos preparados para aceptar un racionamiento de alimentos para ayudar pueblos que no puedan o no quieran controlar su crecimiento poblacional?" — preguntan los redactores del NSSM 200, para enseguida responder: "dado que el crecimiento poblacional constituye el principal determinante del aumento de la demanda por alimentos, la distribución de recursos escasos debe llevar en cuenta los pasos que cada país está dando en el control de la población".

En la misma época — cuenta la economista franco-estadounidense Susan George en su libro El Mercado del Hambre (6) — , la CIA afirmaba que la creciente escasez de cereales sería estratégicamente ventajosa para Washington, ya que le daría "un auténtico poder de vida o muerte sobre el destino de las multitudes de necesitados", y el entonces secretario de Agricultura de USA, Earl Butz, decía que los alimentos eran"una pieza poderosa en nuestra panoplia de instrumentos de negociación".

Nazismo yanqui

USA no fue el primero a adoptar tal política. Según cuenta Boris Shub (7), ella fue usada por el régimen nazista de Alemania en los países ocupados Los nazistas — escribe Shub — tenían como preocupación central "organizar el padrón de privación alimentar de los pueblos de Europa, distribuyendo entre ellos, de acuerdo con sus objetivos políticos y militares, las cortas raciones que sobraban después de satisfechas las prioridades del Reich". Con base en sus conveniencias, los alemanes dividían la población europea en "grupos bien alimentados, grupos deficientemente alimentados, grupos hambrientos y grupos muriendo de hambre", como escribe Josué de Castro, decenas de veces mayor que el de muertos en las cámaras de gas y fusilados.

La comparación se revela totalmente procedente cuando leemos en el NSSM 200 que el control de la natalidad "puede significar la diferencia — muy grande — entre enormes tragedias de desnutrición e inanición o apenas condiciones precarias crónicas". Estas pueden y deben ser mantenidas y administradas, se restringiendo la preocupación del imperialismo en evitar las explosiones.

Con el nazismo erigido en paradigma del mal después de la derrota alemana y la revelación de sus atrocidades, comparar doctrinas y regimenes políticos a él se tornó un arma retórica poderosa, de uso recurrente en la lucha política. Mismo al observador más exento y al ollar más desarmado, no en tanto, es difícil dejar de percibir la total identidad entre la ideología que inspira el NSSM 200 y los procedimientos recetados en él, de un lado, y los del Estado alemán bajo Hitler, del otro.

La derrota militar de Alemania en 1945 no significó el entierro de la visión del mundo y de las prácticas que caracterizan el nazismo, apenas una corriente del imperialismo. La conjugación entre la supremacía étnica, expansionismo económico y militarismo, bien como las políticas de ella consecuentes, no descorrían de cualquier peculiaridad o aspecto anecdótico existente en la sociedad alemana o en la psique de sus entonces gobernantes. Se trata de necesidades comunes a todos los imperialismos en la actual etapa histórica. Con excepción de las usinas de exterminio al estilo Auschwitz, todo lo que se hizo en Alemania bajo el régimen nazista está presente en la política yanqui para sus colonias y semicolonias, que tienen el NSSM 200 como una de sus expresiones más obscenas.

3. La falacia neomalthusiana

Así como el nazismo alemán con toda su teoría de espacio vital, el imperialismo yanqui considera que sus ciudadanos tienen derecho de acceso privilegiado a los recursos naturales del planeta. Para tanto, se torna necesario imponer un rígido control sobre los que podrían desear una distribución más equitativa de esos recursos — regulando inclusive el número de ellos. Tal concepción no podría existir sin las doctrinas seudo científicas que en un dado momento impulsaron el nazismo alemán y después pasaron a inspirar la clase dirigente wasp de los Estados Unidos. La política del NSSM 200 tiene como fundamento una de esas doctrinas: el neomaltusianismo.

El economista ingles Thomas Robert Malthus (1766-1834) afirmaba que el crecimiento demográfico causaría hambre por ocurrir en progresión geométrica, mientras que la producción de alimentos aumentaba en progresión aritmética. Desmentido por los hechos todavía en el siglo XIX, el argumento malthusiano resurgió en versión más refinada en la década de 1940 y ganó fuerza en los años siguientes con el alto crecimiento poblacional observado después del fin de la guerra.

"Existe por lo menos la posibilidad de que la evolución actual conduzca a condiciones maltusianas para muchas regiones del mundo" — según el NSSM 200 — talvez, la expresión más sofisticada de esa visión. Para sus autores, el aumento del número de personas es culpado por todo. El documento apunta como consecuencia negativa del crecimiento poblacional "la concentración de los recursos para el desarrollo en la ampliación de la producción alimentar para garantizar la sobrevivencia de una población mayor, en vez de garantizar condiciones de vida para un menor número de personas".

La reproducción de los pobres sería culpada, también, por el desempleo, por la reducción del ahorro interno — ya que un mayor número de hijos amplía el gasto familiar — y por el aumento del gasto público, por la necesidad de ofrecer servicios de salud y educación a un número mayor de personas. Los autores del informe evalúan que esos problemas "se podrán reflejar sobre los Estados Unidos" a través de "esfuerzos de los países subdesarrollados para conseguir mejores términos de intercambio por medio de mayores precios para sus exportaciones".

Malthus y Lombroso

El Neomaltusianismo es un fraude por el simple hecho de que la actual producción de alimentos es suficiente para atender un número mucho mayor de personas del que existe en el mundo. Ya en los años 70, el profesor Roger Ravelle, de la universidad de Harvard, calculaba ser posible alimentar 50 billones de personas. La causa del hambre está en la distribución de los alimentos y no en su producción.

Como nota Josué de Castro en su Geopolítica del hambre , "las grandes áreas del hambre endémica en el mundo son exactamente las áreas coloniales (.) dedicadas a la producción de materias primas para alimentar la industria europea y norteamericana". El problema no está apenas en el direccionamiento externo de la producción, sino en la propia estructura del mercado de alimentos:"basando su economía en uno o dos productos de exportación cuyos precios fueron siempre fijados por las metrópolis consumidoras y teniendo que importar una infinidad de productos industriales con precios prefijados por la metrópolis, los pueblos coloniales tenían que permanecer atascados en el pauperismo" — escribió Josué en la década del 50, cuando la desigualdad en el comercio internacional era centenas de veces menor de que hoy.

La estructura agraria colonial, por su vez, impide la productividad. Susan George llama la atención para el hecho de que los neomalthusianos querer adaptar el tamaño de la población a la capacidad de agricultura bajo el régimen de explotación de la tierra vigente en países como Brasil e India, cuando el problema de la producción, si existe, puede y debe perfectamente ser resuelto alterando ese régimen. Al partir del presupuesto de que las condiciones económicas son inmutables — o peor, que se deben adoptar medidas preventivas contra la posibilidad de presiones por su cambio, como se hizo en el NSSM 200 — ajen como si una estructura de explotación creada por el hombre recurriese de las leyes de la naturaleza.

Es bastante pertinente, en este punto, la comparación que Josué hace entre el maltusianismo y otra doctrina seudo científica del siglo XIX, la de los lombrosianos. Al decir que hay hambre por que los hambrientos no producen, nota él, los maltusianos adoptan una teoría del hambriento nato — análoga a la teoría del criminoso nato de Lombroso —, como se tanto el hambre cuanto la criminalidad no fuesen obra de la explotación del hombre por el hombre, mas de la naturaleza.

Esta comparación es tan o más pertinente cuanto los que reciben las culpas de hambrientos natos y de criminosos natos son las mismas personas. Es una de las mensajes más reveladoras de su esencia, el NSSM 200 alerta para el peligro representado por la juventud empobrecida, "más inestable, volátil (.) e inclinada a la violencia de que la población mas vieja "y para el riesgo de que ella "pueda ser persuadida a atacar las instituciones de gobierno o propiedades del establishment , 'imperialistas', corporaciones multinacionales u otros elementos que culpen por sus problemas".

El recrudecimiento del discurso lombrosiano sobre la criminalidad y la represión en las áreas empobrecidas de las ciudades como San Pablo y Río de Janeiro obedecen a las mismas preocupaciones que inspiran la política de contención de nacimientos preconizada en el NSSM 200. La represión policial — dirigida cada vez más no a la criminalidad propiamente, mas a la mera pobreza — y los programas de esterilización como el adoptado por la intendencia de Porto Alegre en sus barrios más miserables son las dos puntas de una misma herradura: la de la guerra movida por el imperialismo contra los pueblos del 3º mundo.


1 National Security Study Memorandum.
2 National Security Decisión Memorándum.
3 Ver AND 33
4 Crise Africana — Alternativas . Lisboa, Ediciones Dinossauro, 1997.
5 Pobreza mundial, pauperización y acumulación de capital . Monthly Review, octubre de 2003, traducción en http://resistir.info/samir/pobrezamundial.html.
6 Rio de Janeiro, Paz e Terra, 1978.
7 Starvation over Europe (1943), citado por Josué de Castro en el clásico Geopolítica da Fome . (Rio de Janeiro, Casa do Estudante do Brasil, s/d).

 

Traducciones: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.

 

Assine já!

Receba quinzenalmente a edição impressa
do Jornal A Nova Democracia no seu endereço
e fortaleça a imprensa popular e democrática.

Endereços


Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
CEP: 20.921-060
Tel.: (21) 2256-6303

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Tel.: (11) 3104-8537

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

EXPEDIENTE

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Mário Lúcio de Paula
Jornalista Profissional
14332/MG

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas
Fausto Arruda 
José Maria Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto 
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Mário Lúcio de Paula
Matheus Magioli
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond 
Sebastião Rodrigues
Vera Malaguti Batista

Redação 
Ellan Lustosa
Mário Lúcio de Paula
Patrick Granja
Rafael Gomes Penelas

A imprensa democrática e popular depende do seu apoio

Leia, divulgue e conheça. Deixe seu nome e e-mail para se manter informado
Please wait