50 años del Levantamiento Campesino de Naxalbari

https://anovademocracia.com.br/188/20a.jpg
https://anovademocracia.com.br/188/20a.jpg

50 años del Levantamiento Campesino de Naxalbari

Print Friendly, PDF & Email

Un Trueno de Primavera en la India

Nota de la Redacción de AND: Naxalbari es la aldea situada al norte del departamento de Bengala Occidental que, a medio siglo, despertó la India y animó los pueblos y naciones oprimidos del mundo con su Trueno de Primavera.

Miles de campesinos y pueblos tribales, armados de lanzas y fusiles, bajo la dirección del Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista), se lanzaron a la revuelta barriendo impiedosamente el latifundio, haciendo temblar el imperialismo y todos los reaccionarios.

Bajo la fuerte y decisiva influencia de la gran Revolución Cultural Proletaria, desencadenada en China en mayo de 1966 bajo la dirección del Presidente Mao Tsetung, la fracción revolucionaria del Partido Comunista de la India, dirigida por Charu Mazumdar, rompe con los grilletes del revisionismo y desencadena la lucha armada revolucionaria campesina como guerra popular.

Guiados por los “Ocho Documentos”, escritos por Charu Mazumdar entre 1965-67, los comunistas hindúes formularon las bases ideológicas del movimiento Naxalbari. Rechazando el camino del pacifismo y parlamentarismo, bajo la luz del marxismo-leninismo pensamiento mao tsetung (como era definido el maoismo en la época), se definió que el camino de la Revolución Hindú es el de la guerra popular prolongada y, en su programa, enfatizó el papel de los campesinos, cuyo principal objetivo sería la Revolución Agraria, y apuntó que, con el liderazgo del proletariado, los campesinos serían la fuerza principal de la Revolución.

En el inicio de la década de 1960, los comunistas ya desarrollaban un profundo trabajo entre los campesinos de Naxalbari. Centenares de estudiantes e intelectuales revolucionarios, probados militantes comunistas, se transfirieron de las ciudades para las vastas zonas rurales de la región y se fundieron sólidamente a las masas campesinas.

En 1965-66 era grande la agitación en torno a la preparación e inicio de la lucha armada. En marzo de 1967, campesinos tomaron tierras del latifundio y realizaron la cosecha de las cosechas. Animados, los campesinos crearon comités en toda región. Las tomas de latifundios y cosechas se multiplicaron como un reguero de pólvora.

El viejo Estado envió las fuerzas policiales para reprimir el movimiento. En 25 de marzo, la policía abrió fuego, matando nueve mujeres y un niño. Fue la chispa para las masas campesinas elevar las llamaradas de la revuelta popular. El tronar de Naxalbari se hizo oír de la forma más ruidosa.

Las masas revolucionarias campesinas tomaron tierras, cosechas, municiones, armas de los latifundistas y de las fuerzas de represión. Clandestinamente, los comunistas dirigieron el movimiento, instruyendo las masas y animándolas. La alianza obrero-campesina se galvanizó en el fuego de los combates.

En las aldeas y ciudades vecinas eran desatadas huelgas en solidaridad a los campesinos rebelados. En muchos combates, los campesinos en armas impusieron serias derrotas a la reacción y sus huestes y apuntaron para las masas de toda la India la necesidad de la violencia revolucionaria para derrotar el viejo Estado y conducir el pueblo para su emancipación.

El movimiento de Naxalbari fue brutalmente reprimido, sus principales dirigentes fueron prendidos y brutalmente torturados y asesinados por la reacción, entre ellos su Jefatura, Charu Mazumdar.

Los campesinos de Naxalbari fueron los iniciadores de la guerra popular prolongada en la India y su ejemplo es imperecedero. Tamaña es su influencia y significado que, los días actuales, los maoistas hindúes son conocidos como “naxalitas”.

El levantamiento armado revolucionario campesino de Naxalbari definió un nuevo comienzo en la historia de la Revolución Democrática hindú y, en el momento en que este gran acontecimiento completa 50 años, es saludado por los revolucionarios y demócratas de todo el mundo. Por esa ocasión, publicamos el Editorial del Diario del Pueblo (Renmin Ribao) de 5  de julio de 1967, órgano de prensa dirigido por el Partido Comunista de China, reproducido en Liberation, revista dirigida por el entonces Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista), vol. I, En. 1, noviembre de 1967.

Un trueno de primavera resuena sobre la India. Los campesinos revolucionarios de la región de Darjeeling se levantaron en rebelión. Bajo el liderazgo de un grupo revolucionario del Partido Comunista de la India1, un área roja de la lucha armada revolucionaria campesina fue establecida en la India. Este es un acontecimiento de tremenda importancia para la lucha revolucionaria del pueblo hindú.

En los últimos meses, las masas campesinas en esta área, lideradas por el grupo revolucionario del Partido Comunista de la India, rompieron las amarras del revisionismo moderno y quebraron las amarras que los prendían. Ellas tomaron granos, tierra y armas de los latifundistas, punieron los tiranos locales y aristócratas perversos, emboscaron las tropas reaccionarias y la policía que fueron a reprimirlas, demostrando así el enorme poder de la lucha armada revolucionaria de los campesinos.

Todos los imperialistas, revisionistas, operarios corruptos, tiranos locales y aristócratas perversos; ejército y policía reaccionarios no son nada a los ojos de los campesinos revolucionarios que están determinados a reducirlos a polvo. La actitud absolutamente correcta fue tomada por el grupo revolucionario del Partido Comunista de la India y ellos lo hicieron bien. El pueblo chino saluda con júbilo la tempestad revolucionaria de los campesinos hindúes en el área de Darjeeling, así como lo hacen todos los marxistas-leninistas y revolucionarios del mundo entero.

Es inevitable que los campesinos hindúes se rebelen y que los hindúes hagan la revolución porque el gobierno del Congreso reaccionario no les deja otra alternativa. La India, bajo el yugo del Congreso, es sólo nominalmente independiente. En verdad, no pasa de un país semicolonial, semifeudal. La administración del Congreso representa los intereses de los déspotas feudales hindúes, de los grandes latifundistas y de los capitalistas burocráticos-compradores. Internamente, él oprime el pueblo hindú sin cualquier misericordia y chupa su sangre, mientras internacionalmente sirve al nuevo patrono, el imperialismo del USA, y su cómplice número uno, la camarilla revisionista soviética, además de su viejo amo, el imperialismo británico, vendiendo así los intereses nacionales de la India en larga escala. Así, el imperialismo, el revisionismo soviético, el feudalismo y el capitalismo burocrático-comprador pesan como grandes montañas sobre la espalda del pueblo hindú, especialmente de las masas trabajadoras de obreros y campesinos.

Charu Mazumdar

La administración del Congreso intensificó su represión y explotación del pueblo hindú y prosiguió con la política de traición nacional en los últimos años. El hambre se profundiza en el campo año tras año. Los campos son cubiertos con los cuerpos de aquellos que murieron de hambre. Es imposible para pueblo hindú, sobre todo los campesinos hindúes vivir de ese modo. Los campesinos revolucionarios de la región de Darjeeling ya se levantaron en rebelión, en revolución violenta. Este es el preludio de una revolución violenta de centenares de millones de personas en toda la India. El pueblo hindú va a derrumbar ciertamente estas grandes montañas de su espalda y conquistar su completa emancipación. Esta es la tendencia general de la historia hindú que ninguna fuerza en la tierra puede restringir o impedir.

¿Qué camino seguirá la revolución hindú? Esta es una cuestión fundamental de la cual depende el éxito de la revolución hindú y el destino de los 500 millones de hindúes. La revolución hindú debe tomar el camino de apoyarse en los campesinos, estableciendo bases de apoyo en el campo, persistiendo en la lucha armada prolongada y usando el campo para cercar y, finalmente, tomar las ciudades. Este es el camino de Mao Tsetung, el camino que llevó la revolución china a la victoria y el único camino para la victoria de las revoluciones de todas las naciones y pueblos oprimidos.

Nuestro gran líder, el Presidente Mao Tsetung, apuntó hace 40 años: “En las provincias centrales, meridionales y septentrionales de China, varios centenares de millones de campesinos se elevarán como una tempestad poderosa, como un huracán, una fuerza tan rápida y violenta que ningún poder, por mayor que sea, será capaz de retenerlo. Ellos irán a chafar todas las cadenas que los prenden y avanzar por el camino de la liberación. Ellos barrerán todos los imperialistas, señores de la guerra, operarios corruptos, tiranos y déspotas locales para sus túmulos”.

El Presidente Mao apuntó claramente hace mucho tiempo que la cuestión campesina ocupa un lugar extremadamente importante en la revolución de los pueblos. Los campesinos constituyen la principal fuerza de las revoluciones nacional-democráticas contra el imperialismo y sus lacayos.  Ellos son los más confiables y numerosos aliados del proletariado. La India es un vasto país semicolonial y semifeudal, con una población de 500 millones, siendo la mayoría absoluta de campesinos. Una vez despertado el campesinado, él se hará la fuerza invencible de la revolución hindú. Al integrarse con los campesinos, el proletariado hindú será capaz de provocar gigantescos cambios en la vasta zona rural de la India y derrotar cualquier enemigo, por más poderoso que sea, a través de la invencible guerra popular.

Nuestro gran líder, el Presidente Mao, nos enseña: “La conquista del poder por la fuerza armada, la solución de la cuestión por la guerra, es la tarea central y de la más alta expresión de la revolución. Este principio marxista-leninista de la revolución es válido universalmente, para la China y para todos los otros países”.

Aunque el curso de la lucha revolucionaria hindú sea prolongado y tortuoso, la revolución hindú, guiada por el gran marxismo-leninismo pensamiento mao tsetung, ciertamente triunfará.

La naturaleza específica de la revolución hindú, como la de la revolución china, es la revolución armada que lucha contra la contrarrevolución armada. La lucha armada es el único camino correcto para la revolución hindú. No hay ningún otro camino. Basuras como “Gandhismo”, “camino parlamentario” y similares son el opio usado por las clases dominantes hindúes para paralizar el pueblo hindú. Solamente confiando en la revolución violenta y tomando el camino de la lucha armada puede la India ser salva y el pueblo hindú alcanzar la liberación completa. Específicamente, es decir, despertar audazmente las masas campesinas, construir y expandir las fuerzas armadas revolucionarias, golpear la reacción armada de los imperialistas y reaccionarios que son temporalmente más fuertes que las fuerzas revolucionarias. Aplicar todo el conjunto de la estrategia y táctica de la guerra popular elaborada personalmente por el Presidente Mao, y persistir en la lucha armada prolongada y conquistar la victoria de la revolución paso a paso.

A la luz de las características de la revolución china, nuestro gran líder, el Presidente Mao, destacó la importancia de establecerse bases de apoyo revolucionarias en el campo. El Presidente Mao nos enseña: para persistir en una lucha armada prolongada y derrotar el imperialismo y sus lacayos, “es imperativo que las hileras revolucionarias transformen las aldeas atrasadas en bases avanzadas y consolidadas, en grandes bastiones militares, políticos, económicos y culturales de la revolución para luchar contra los enemigos que están usando las ciudades para atacar los distritos rurales y, así, gradualmente, alcanzar la victoria completa de la revolución a través de prolongados combates”.

La India es un país con vasto territorio. Su campo, donde el poder reaccionario es débil, suministra las amplias áreas en que los revolucionarios pueden operar libremente. Mientras los revolucionarios proletarios hindúes adhieran a la línea revolucionaria del marxismo-leninismo, el Pensamiento Mao Tsetung, y se apoyen en su gran aliado, los campesinos, es enteramente posible para ellos establecer bases de apoyo revolucionarias rurales avanzadas, una después de la otra, en las amplias áreas rurales y construir un ejército popular de nuevo tipo.

Independiente de las dificultades, vueltas y transformaciones, que los revolucionarios hindúes puedan experimentar en el curso de la construcción de tales bases revolucionarias, ellos desarrollarán tales áreas de puntos aislados en una vasta extensión, de pequeñas áreas a áreas extensas, que se expandirán en ondas. Así se desarrollará una situación en que las ciudades son cercadas por el campo y gradualmente llevando a cabo la revolución en la India, pavimentando el camino para la toma final de las ciudades y la conquista del poder en todo el país.

Los reaccionarios hindúes están aterrorizados con el desarrollo de la lucha armada campesina en Darjeeling. Ellos presienten un desastre inminente y gritan alarmados que la revuelta de los campesinos en Darjeeling “se haga un desastre nacional”. El imperialismo y los reaccionarios hindúes están intentando de mil y una formas reprimir esta lucha armada de los campesinos de Darjeeling y matarla aún en su nacimiento.

La camarilla renegada de Dange2 y los jefes revisionistas del Partido Comunista de la India están calumniando y atacando los revolucionarios del Partido Comunista de la India y los campesinos revolucionarios en Darjeeling por sus grandes hazañas. El llamado gobierno “no-congresista” en Bengala Occidental se coloca abiertamente al lado del gobierno hindú reaccionario en su sangrienta represión a los campesinos revolucionarios en Darjeeling. Eso da una prueba adicional de que esos renegados y revisionistas son perros de guardia del imperialismo del USA y del revisionismo soviético y lacayos de los latifundistas y grandes burgueses hindúes. Lo que ellos llaman de “gobierno no-congresista” es sólo una herramienta de los propietarios y de la burguesía.

Pero no importa cuánto los imperialistas, los reaccionarios hindúes y los revisionistas modernos puedan cooperar en su sabotaje y represión. La antorcha de la lucha armada encendida por los revolucionarios en el Partido Comunista de la India y los campesinos revolucionarios en Darjeeling no será apagada. “Una chispa puede incendiar toda la pradería”. La chispa en Darjeeling comenzará el fuego de la pradería y ciertamente colocará las vastas extensiones de la India en llamas. Es correcto que una gran tempestad de lucha armada revolucionaria barrerá toda la India. Aunque el curso de la lucha revolucionaria hindú sea prolongado y tortuoso, la revolución hindú, guiada por el gran marxismo-leninismo  pensamiento mao tsetung, ciertamente triunfará.        

____________
1 – El artículo se refiere a la fracción revolucionaria que bajo la jefatura de Charu Mazumdar promovió la ruptura con la dirección revisionista del Partido Comunista de la India (Marxista) – PCI (M) –, reconstituyendo el Partido como Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista) – PCI (ML).

2 – Shripad Amrit Dange, principal dirigente de la camarilla revisionista del PCI (M).

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: