56 instituciones federales de enseñanza en huelga general

https://anovademocracia.com.br/91/07a.jpg
https://anovademocracia.com.br/91/07a.jpg

56 instituciones federales de enseñanza en huelga general

Print Friendly, PDF & Email

Una de las mayores huelgas en la historia de la universidad pública

Manifestação realizada pelo Comando de Greve da UFF, Niterói, RJ

La huelga general en las universidades federales ingresa en su segundo mes y el movimiento ya se extendió por 55 instituciones federales. Iniciada el día 17 de mayo por los profesores, la huelga contó con la inmediata adhesión de los estudiantes y, posteriormente, de los funcionarios técnico-administrativos. Boicoteada por el monopolio de la prensa, la huelga general de las instituciones federales de enseñanza superior es la mayor movilización del sector desde 2001. En varias instituciones la huelga es de ocupación. En la edición anterior de AND, publicamos una breve materia sobre la huelga cuando aún ocurrían asambleas para la ejecución del movimiento en varias instituciones. Para esta edición, entrevistamos representantes de los sectores más combativos y consecuentes  de ese movimiento. Son activistas y organizadores de comandos de huelgas en universidades de Río de Janeiro, que dan un panorama de las movilizaciones directamente desde las asambleas y acciones de la huelga.

Igor Mendes, estudiante de Geografía de la Universidad Estadual de Río de Janeiro, militante del Movimiento Estudantil Popular Revolucionario (MEPR), fuerza actuante en los comandos de huelga en diversas universidades del país, afirmó que, teniendo en cuenta el número de instituciones paralizadas, esta puede ser considerada “la mayor huelga en la historia de las universidades públicas brasileñas”.

 — Este movimiento ya supera la última gran huelga, de 2001. Desde el punto de vista cuantitativo, la huelga ha reunido miles de personas en asambleas y actos, entre estudiantes, funcionarios y profesores por todo el país. Basta decir que de las 59 Instituciones Federales de Enseñanza Superior — Ifes, 55 están paradas, y en 30 de ellas fue decidida huelga estudiantil (en 2001, se llegó a la marca de 52 Ifes en huelga). Súmense a eso las paralizaciones en diversas universidades estaduales iniciadas en ese mismo periodo. Desde el punto de vista cualitativo, vemos que ha surgido una nueva generación de activistas en el interior de las universidades, libres ya de la influencia, de la “escuela de huelga” (podemos decir así) del PT. Eso ha quedado cada vez más evidente en la medida en que crece el reconocimiento de la necesidad de hacerse una huelga de ocupación por todos los sectores que participan del movimiento.

Sobre el significado político de la huelga, Igor analiza que se trata de una gran derrota del gobierno y del oportunismo. Demuestra que el oportunismo es cada vez más incapaz de controlar el movimiento de masas como lo hacía antes.

— En este sentido, comparar esta huelga con la de 2001 es importante. En 2001 teníamos el fin del segundo mandato de FHC (PSDB). Había un desgaste muy grande debido a la aplicación brutal del llamado “recetario neoliberal”, en todos los sentidos. Era, a la vez, la arrancada final del frente oportunista empeñado en la victoria electoral de Luiz Inácio. PT y PCdoB  (en el caso de la Une/Ubes) hegemonizaban las tomadas de decisiones y polarizaban gran parte de los activistas. Después de una década de gestión petista, el sistema público de enseñanza brasileña sólo vio su crisis (que es estructural) agravarse. Hoy, el proceso de desmantelamiento de la universidad pública brasileña alcanza los límites de la ruina completa de su estructura de producción/difusión de conocimiento. La crisis de la universidad es inseparable de la crisis en la educación básica, son dos aspectos de un mismo problema — dice Igor.

— Estas huelgas están cada vez más libres de las influencias del PT y PCdoB, que han sido barridos del sector de la educación, donde siempre tuvieron sus bases más fuertes. Como prueba de eso tenemos las asociaciones de docentes de la UFMG y de la UFSCAr, que no son afiliadas al Andes-SN, pero sí al Proifes, sindicato de orientación oficialista: ambas fueron obligadas por sus bases a adherir a la huelga. Eso es muy significativo.

Negligencia genera indignación

La Doctora Gelta Terezinha Ramos Xavier, profesora de la Universidad Federal Fluminense, integrante del comando de huelga, evalúa la movilización:

 — En este momento, realizamos una huelga con vigor. Existe un movimiento nacional fuerte en los grandes centros y en el interior. He dicho que la huelga explotó, pero no nos sorprendió porque ya el año pasado estaba evidenciado un claro sentimiento de indignación en relación a los salarios y a las condiciones de trabajo. De junio hasta el final de agosto giramos en torno a una propuesta de acuerdo pautada por el Ministerio de la Planificación, Presupuesto y Gestión. El Ministerio de la Educación se escondió de este debate. Hubo rasas e insuficientes discusiones, teniendo al frente el secretario de Recursos Humanos del Ministerio de la Planificación, Duvanier Paiva, que siempre cuando se presentaba menoscaba, hacía exigencias impropias en cuanto a nuestra participación y aplazó cualquier resultado de las negociaciones en torno a la carrera. Con la muerte de Duvanier en enero, el gobierno no más garantizó interlocutores. Los que llegaban se decían inhabilitados para proseguir el debate, los encuentros fueron desmarcados y las respuestas a nuestras reivindicaciones negadas — dice la Dra. Gelta.
— En el ámbito del Sindicato Nacional de los Docentes de las Instituciones de Enseñanza Superior (Andes-SN), las reuniones informaban la disposición de la categoría para hacer el enfrentamiento. De la base para la dirección, la fuerza del movimiento es bien grande. Universidades antes envueltas en las propuestas de aceptación que el Fórum de Profesores de las Instituciones Federales de Enseñanza Superior — Proifes* mantiene, se rebelaron contra esta dirección y apuntan la necesidad de juntarse al movimiento nacional — asevera la profesora de la UFF.

Na Bahia, os estudantes lotaram a plenária durante a assembléia em defesa da universidade pública e gratuita

— Afirmamos que la huelga se mantendrá. Posponer la huelga no debería interesar al gobierno. Su desgaste asociado a los episodios de corrupción, ineficiencia en la gestión de la cosa pública y arreglos electorales, como fue el triste episodio de la imagen de petistas junto a Maluf, ya deberían ser considerados graves. Parece que los ministros de la educación y de la planificación no lo evalúan de este modo. Pagarán un precio. La politización de los ciudadanos que la universidad propicia hace que podamos sostenernos en esta lucha y en otras por condiciones dignas de existencia — continúa.

Unidos para resistir y luchar

La profesora Gelta Xavier también destaca la unión de los sectores democráticos en la lucha en defensa de la universidad pública:

 — Los tres segmentos de la universidad siguen unificados en una misma lucha: la defensa de la universidad pública, gratuita y de calidad socialmente referenciada. Las especificidades referentes a las carreras se diluyen en el proyecto mayor que es la garantía de derechos de los más viejos y de los más jóvenes. En el proyecto de carrera que resaltamos en la pauta de la huelga está contenido el derecho de que jubilados y jóvenes estudiantes se sitúen en el mundo del trabajo de forma digna. El proyecto de carrera del Andes-SN, por ejemplo, incluye demandas de los que caminan y caminaron buscando calificación profesional, se dedican y se dedicaron exclusivamente a la universidad durante un largo tiempo de sus vidas, y alcanza a los que llegarán. Lo que ocurre en la Grecia, en España, para ejemplificar, informa el destino que se presenta en esos planes y acciones del gobierno para los trabajadores. Las luchas por vivienda estudiantil, biblioteca, comedor universitario y bolsas de estudio en cualquier campus envuelven denuncias sobre las falsas promesas contenidas en el Reuní y propagandas que el populismo, como marca de este gobierno, no sostiene — completa la Dra. Gelta.

Desenmascarar oficialistas y centristas

Igor Mendes destaca que, a pesar del desgaste y rechazo del oportunismo por los sectores de la universidad en lucha, él aún encuentra espacio para maniobras, lo que exige atención y combate:

 — Entendemos que ese proceso no es linear, y que los sectores oficialistas no van a quedarse de brazos cruzados admirando la situación. Tanto que en varias Ifes esos propios rectores han corrido a apoyar la huelga, tal vez objetivando con eso impedir que las movilizaciones se vuelvan contra sus administraciones. Aunque la responsabilidad mayor por la implementación del Reuní y de los sucesivos cortes de presupuestos sea, claro, del gobierno federal, las burocracias académicas que dirigen los Consejos Superiores no pueden redimirse de culpa y fingir que el problema no es con ellas. Al final de cuentas, quien cedió a las presiones del gobierno y cometió toda serie de atropellos contra la ya escasa democracia interna en la universidad en el momento de la “aprobación” del Reuní, fueron justamente esas rectorías que intentan, ahora, huir de sus responsabilidades.

— Otra cuestión es que la propia Une — crease o no — declaró su “apoyo” a la huelga e, inclusive, participó de reuniones del comando de huelga nacional. Esa maniobra debe ser desenmascarada sin descanso, y para eso basta levantar el histórico reciente de lucha en las universidades: la Une/PT/PCdoB son simplemente los mismos que defendieron, desde el primer día del gobierno, todas las medidas de la “reforma” universitaria, inclusive el Reuní, haciendo “caravanas” para su implantación, oponiéndose a las huelgas y ocupaciones de rectorías que ocurrieron por el país. Esa misma entidad oficialista que cansó de recibir ministros y los gerentes Dilma y Luiz Inácio en sus pseudocongresos. Lo que ellos quieren es una huelga que no ataque el gobierno federal, son a favor de una huelga que no denuncie el nefasto papel del Reuní, una huelga que no avance para formas más radicalizadas de lucha como ocupaciones de rectoría…

— Aquí entramos en lleno en el problema del centrismo de PSOL/PSTU. En realidad, el PSOL está en la Une y el PSTU actúa siempre en función de llamar a la UNE para la “unidad”. La tal “unidad” con esos sectores, en realidad, enflaquece el movimiento, pues atrae quien está interesado en limitar su amplitud, y sirve para “embellecerlos” delante de los estudiantes. La huelga tiene un enemigo claro, que es el gobierno, y un blanco claro, que es el Reuní, y los sucesivos cortes de presupuestos impuestos por este mismo gobierno de oportunistas. Esa es la línea de demarcación que bajo ningún pretexto puede ser rebajada.

Camino democrático x camino burocrático

El estudiante de Geografía concluye apuntando lo que considera expresar la lucha entre los caminos democrático y burocrático en la huelga y sus posibles resultados:

 — Uno de los caminos conducirá para transformarla en una huelga de “desgaste”, de inmovilismo, centrando todo en la negociación con el gobierno y en “marchas a Brasilia”; una huelga restricta a los aspectos económicos y que no aborde problemas políticos urgentes, como el de la democratización de las universidades y el papel de la ciencia de servir al pueblo. Ese camino no ha prevalecido, pero con el pasar del tiempo, y el inicio del que sería el periodo vacacional, es un peligro contra el cual debemos estar alertas.

— Otro camino es el de la huelga combativa, radical tanto en sus reivindicaciones cuánto en las movilizaciones y métodos de lucha. Ese es el camino que coloca el problema de la democracia interna en las universidades, bandera histórica de los estudiantes brasileños; el camino que rechaza cualquier ilusión con el gobierno y que sabe que las negociaciones sólo van refrendar lo que sea conquistado en las calles; el camino que dé uno basta al Reuní, al Prouni, a las fundaciones privadas y a la enseñanza a distancia, que aborde el problema de la asistencia estudiantil, de la guardería universitaria, etc.. Seguir este camino es realizar asambleas, actos callejeros, ocupar rectorías, traer para dentro de las universidades debates sobre las grandes cuestiones nacionales e internacionales, normalmente ausentes de su cotidiano. Finalmente, el camino que haga de la huelga un momento de movilización y politización de la universidad, rescatando las mejores tradiciones de las jornadas de 66-68. Sabemos que ese camino sólo puede ser concretizado conforme los estudiantes, sector más numeroso y dinámico de las universidades, mantengan su independencia en la huelga, en unidad con los profesores y operarios más combativos. Este es el camino que el MEPR considera ser el más consecuente, por el cual trabajaremos activamente para que se concretice — concluye Igor.

Traducciones: [email protected]

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: