Alcohol exportado sin impuestos solo enriquece al comprador

Alcohol exportado sin impuestos solo enriquece al comprador

Print Friendly, PDF & Email

Traducido por Enrique F. Chiappa

Mientras que, insaciable el gobierno internamente cobra impuestos abusivos sobre los ítems más básicos (azucar 40,40 %,tarifa energía electrica 45,81%, papel higiénico 40,50%.) y confisca de cada trabajador casi cinco meses de su salario por año, incoherentemente exenta las exportaciones para participar del circo de la globalización y así cumplir con nuestro papel de payasos ahora renovado, con la posibilidad de abastecer con alcohol USA y el mundo.

La Petrobras (más de 60% de las acciones en manos de extranjeros — no es nacional mucho menos estatal) efectuó a las escondidas, en los últimos días de abril, la primera remesa de alcohol etílico, o etanol — 12 mil metros cúbicos — para USA. El cargamento se realizó en el puerto de Sernambetiba, Río de Janeiro, para el navío Loukas I, de bandera chipriota y es correspondiente a tres días de exportación de etanol por el puerto de Santos, siendo que ya estaba previsto un embarque de más 20 mil metros cúbicos en mayo. La Petrobras ya vende etanol para Venezuela y luego estará exportando para Nigeria y Japón, sin que el negocio rinda un único centavo, en impuestos, para Brasil.

El etanol es un alcohol producido desde la antigüedad, mediante la fermentación de azúcares y utilizado principalmente como combustible puro o mezclado con gasolina. Toda la gerencia FMI-PT se encuentra empeñada en obtener grandes cuotas de USA para exportaciones de etanol de caña de azúcar que posibiliten reducir la dependencia de ellos respecto al petróleo.

Pero tanto el gerente Luiz Inácio, como todos sus "compañeros" son incapaces de cuantificar los beneficios de ese negocio para el pueblo brasileño.

Lo que se ve es todo el mundo preocupado con lo que interesa a la gerencia yanqui principalmente la expansión de las "bondades" a los exportadores, sin embargo, un informe del grupo de estudios económicos de la UNESCO alertó recientemente que Brasil no obtiene ningún beneficio con ese gran volumen de exportaciones. Ella, en su mayor parte, es realizada por empresas extranjeras, que compran artículos por precio vil de los productores nacionales (controlan el mercado internacional estableciendo los precios) para usufructuar de grandes márgenes de lucro en el exterior.

Para comprobar, basta observar las ventas de soja: Bunge y Cargyll (transnacionales) son, respectivamente, la cuarta y la sexta mayores exportadoras "brasileñas". Vale recordar que, en la década de 70, cuando el mundo entero se sintió en un callejón sin salida en función de la crisis del petróleo, la creatividad brasileña desenvolvió el Pro-alcohol. De esa forma se produjo alcohol combustible para sustituir gasolina con un antidetonante que retiró el tetra-etil-plomo, altamente contaminador, y además toda la tecnología de los motores de combustión de alcohol, en el Instituto Tecnológico de la Aeronáutica ITA y en las universidades federales. Todo sin ningún financiamiento en moneda extranjera. Por otro lado, el viñoto o viñaza, líquido que sobra en el proceso de destilación, y que por mucho tiempo era vertido en los ríos arroyos, pasó a ser reaprovechado como adobo en el propio cultivo de la caña. Una verdadera revolución que, además de apartar el cartel del petróleo permitió que más de 90% de los automóviles fabricados en Brasil por las montadoras fuesen movidos por alcohol. No demoró, sin embargo, para que los intereses alienígenos echasen todo por tierra, con la complacencia de las gerencias entregadoras de la época, claro.

El servilismo de la tecnocracia

Ahora, que la tecnología de los vehículos con flexibilización de combustible se disemina por el mundo, al mismo tiempo en que explotan las presiones contra la polución planetaria, causada, principalmente, por el uso del tetra-etil-plomo, las corporaciones transnacionales se vuelven para las usinas brasileras de alcohol. Quieren el etanol de caña, de productividad infinitamente superior al de maíz producido en USA y en Alemania. Y bastó surgir la demanda que luego apareció también gente de la gerencia FMI-PT para ofrecer el producto con exención de impuestos, ratificando la ineptitud, el surrealismo, el desgobierno, la falta de patriotismo y de respeto a los deseos de la población que se eternizan desde 13 de setiembre de 1996, cuando fue promulgada la sórdida Ley Kandir, que exenta las exportaciones de impuestos, en perjuicio del pueblo que queda sin escuela, médico, hospital, seguridad y otros servicios indispensables.

Hasta la Ley Kandir, apenas los productos industrializados para exportación (pero, ¿por qué?) estaban exentos de ICMS. Los estados podían tributar los productos en natura y los semi elaborados. Con la edición de la ley, la inmunidad tributaria fue extendida a todos los productos y servicios destinados a exportación y la Unión debería compensar las pérdidas de los estados. En 2003, la inmunidad tributaria para exportación pasó a hacer parte de la Constitución, con la Enmienda Constitucional nº 42. La medida también prevé la compensación, por medio de criterios a ser definidos por ley complementar. Y mientras que la ley complementar no sea editada, permanecerán valiendo las normas de resarcimiento previstas en la Ley Kandir.

En la acción, los estados argumentan que esos criterios "nunca fueron suficientes para la compensación integral de los estados, y no pueden más ser aplicados, por que no son adecuados a la situación vigente y a las pérdidas verificadas en los últimos años y en la actualidad".

Devastación general

Transnacionales que ya destruyeron buena parte del cerrado brasileño (Minas Gerais, Goiás, Piauí) dominadoras de la exportación de soja, se insinúan para controlar la producción no solo de aceite comestible como de biodiesel (combustible). El rendimiento del grano de soja para este fin es muchas veces inferior al del fruto de la palmera dendé (que no necesita de deforestación para su plantío), la polución por el uso de herbicidas fosforados es terrible y la alteración de las venas subterráneas de agua principalmente en las nacientes de los afluentes del San Francisco es un crimen ecológico.

Entretanto, las corporaciones trasnacionales extranjeras solo llevan en cuenta los resultados financieros. Para se producir un kilo de soja son necesarios 100 litros de agua. ¡Devastación sin provecho efectivo para el brasilero!

La situación es igualmente alarmante en la Mata Atlántica. Transnacionales de la celulosa estimulan y destruyen la naturaleza, no producen alimentos, dislocan los moradores acaban con el sistema de supervivencia, crean muy pocos empleos, no pagan impuestos, garantizan lucros anticipados a sus accionistas en el exterior. Sale riqueza sobre forma de dinero (lucros) y, para el brasileño, queda un desierto verde (plantación de eucaliptos), empobrecimiento y miseria.

Vale también recordar el plantío de eucalipto para exportar pasta de celulosa con exención de impuestos. Cincuenta y seis municipios de Espíritu Santo, diecisiete de Minas Gerais y trece de Bahía están dominados por el eucalipto plantado para la trasnacional extranjera. Eucalipto solo requiere de un empleado para 15 hectáreas. Los empleados viven en las periferias de las ciudades, sin que las prefecturas tengan recursos para mantener escuelas y hospitales y se deban someter al surrealismo de la exención de impuestos para exportación. Dificultades y miseria para los trabajadores, facilidades para los extranjeros explotadores.

Los lesas- patrias

Hace siglos, buena parte del mundo existe para abastecer, primero Europa occidental y, poco más tarde también a USA, le proveyendo de todo lo que necesita y no dispone en sus territorios. Esos países conquistados a la fuerza en el pasado, permanecen hoy sobre los tacones de grandes corporaciones trasnacionales, inspiradas en las Compañías de las Indias y empeñadas en mantenerlos solamente como proveedores de materias primas y mano de obra barata, siempre contando con la colaboración de los lesas-patrias, nacionales que se encastillan en el gobierno o en su periferia, para agradar al señor. Así nacen las políticas como la de estímulo a las ventas para el exterior, con exención de impuestos.

Un retrato fiel y verdadero del pésimo resultado de esas políticas para el pueblo brasileño puede ser obtenido a partir del mineral de hierro. Datos oficiales consolidados en 2003 por el Ministerio de Desarrollo y otros, indican que las ventas del mineral de Brasil — en pelotas, semi manufacturados, manufacturados y mineral — totalizan US$ 7 billones y 800 millones. Las cifras son divulgadas con alarde, para que el pueblo imagine estar disfrutando de óptima situación. Sin embargo, con el absurdo de la exención de impuestos para exportaciones resultó para el país una recaudación de 136,8 millones de reales.

La verdad es que, los agentes trasnacionales, travestidos de "inversores", seducen lesas-patrias para obtener contratos con la tonelada de hierro a 5 dólares. Es una sórdida explotación que envuelve brasileño, condecorado en el exterior, por la actuación en pro del interés externo.

Niobio de los otros

Niobio es otro buen ejemplo. La industria aeroespacial, los fabricantes de aviones (Santos Dumont inventó el avión, pero las tecnologías y las patentes están bien seguras fuera del país), no existen sin ese mineral, fundamental para las aleaciones especiales de las turbinas y todos los componentes que exigen gran resistencia a las variaciones de temperatura y presión. Hay informaciones de que 98% del niobio que va para las industrias en el mundo salen de Brasil. La extracción es hecha por la Anglo American of South America Ltda., del grupo empresarial Anglo American, en el municipio goiano de Catalán, por la Cia. Brasileira de Metalurgia y Mineração (Grupo Moreira Sales y la trasnacional Molycorp), en Araxa-MG.

Entre los compradores están principalmente, la Unión Europea (41%), Asia (25%), USA (24%) y otros (10%). Los exportadores, entretanto, son todos extranjeros: la Anglo American of South América Ltda. exportó 97,88% de su producción, de un total de 3.325 t Nb contenido en aleación FeNb para Alemania (35,8%), Estados Unidos (20,9%), Japón (19,9%), Inglaterra (7,2%), Canadá (6,7%) y los restantes (9,5%) para Corea, Taiwán, Arabia Saudita y México.

La Cia. Brasileira de Metalurgia e Mineração destinó 69,9% de su producción de aleación FeNb (totalizando 15.014 t) y 34,3% de óxido de niobio un total de 903 t al mercado externo en 2001, donde se observó un aumento en la comercialización de este producto de 41,3% en relación al año anterior, resultando un total de US$ 211.427.000,00 en entrada de divisas al país. La empresa comercializa sus productos por sus subsidiarias: Niobium Products Company GMBH, Deusseldorf en Alemania; Referente Metals Company Inc. Pittsburg, PA en Estados Unidos, CBMM Asia Ltd. en Tokio en Japón y con su distribuidor en China: Citiniobium Trading. Los principales países consumidores de ferroniobio fueron los Países Bajos (30%), Estados Unidos (23%) Japón (22%) Alemania (9%) y Canadá (6%).

Todas las etapas de minería y beneficio inicial estaban en manos de brasileños que acabaron "convencidos" a ceder y, por lo que parece, viven de rentas en Campinas o en alguna playa. Mismo con el poder de negociación por la disponibilidad única en el mundo, el precio del mineral es establecido en el exterior (Londres) y las lesas-patrias permitieron o facilitaron el control de la exportación por trasnacionales extranjeras en la situación absurda del precio vil y de la exención de impuestos. Con el niobio, queda bien caracterizado lo que el pueblo dice: sale la riqueza, queda un agujero y miseria.

Agua y soja

Con el beneplácito de muchos lesas-patrias, un cartel de trasnacionales extranjeras quiere controlar el agua — un bien tan esencial que nadie consigue pasar tres días sin él. Para eso, sedujeron lesas-patrias con el objetivo de hacer una ley estableciendo que agua tiene un valor económico, aunque la constitución no lo reconozca así. Van asumiendo el control de las fuentes, nacientes, servicios públicos de agua, embotellamiento, mientras se preparan para establecer tarifas abusivas y exportarla para el mundo, con exención de impuestos.

El papel va en el mismo camino. El mundo moderno, mismo que disponga de computador, necesita mucho de él. Las corporaciones de celulosa hacen la deforestación de la Mata Atlántica sustituyéndola por la plantación de eucalipto (desierto verde), dislocando moradores para las periferias de las ciudades con mucho desempleo, obstruyendo la producción de alimentos, alterando las venas subterráneas de agua (un eucalipto consume 360 litros de agua por día) para producir pasta de celulosa sin pagar impuestos, gracias a los lesas-patrias.

Con la soja se da un proceso semejante. Para cosechar lo máximo desbastan los cerrados, alteran las venas de agua subterránea que alimentan las nacientes de los afluentes del Rió San Francisco, envenenan los ríos con herbecidas fosforados que alteran los ciclos biológicos de las aguas. La cantidad de granos producida permitiría alimentar cuatro poblaciones brasileñas, pero va ser ración animal en el exterior.

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: