André Grabois: un combatiente del pueblo*

André Grabois: un combatiente del pueblo*

Print Friendly, PDF & Email

3/7/1973 – Hoy, ZC cumplió 27 años. Le deseo mil felicidades y los mayores éxitos como combatiente guerrillero. Su madre debe estar aprehensiva por la falta de noticias, pero, ciertamente, debe enorgullecerse de él”.

Del diario de la Guerrilla del Araguaia, de Maurício Grabois1.

Grabois, de óculos, em festa de formandos do Ginásio Dom Orione

ZC, o José Carlos, comandante del Destacamento A de las Fuerzas Guerrilleras del Araguaia, era el nombre de guerra adoptado por André Grabois, militante del Partido Comunista del Brasil.

Hijo de Maurício Grabois – dirigente histórico del Partido Comunista del Brasil y comandante de las Fuerzas Guerrilleras del Araguaia – y Alzira de la Costa Reys, nació en 3 de julio de 1946, en Río de Janeiro.

Cursó la primaria en la Escuela Municipal Pedro Ernesto y el secundario en el Liceu Nilo Peçanha, en Niterói. Desde muy joven, gracias a la convivencia con destacados militantes del movimiento comunista de Brasil, se interesó por las cuestiones políticas.

En 1964, debido a las persecuciones dirigidas contra su padre, tuvo que abandonar los estudios y, con sólo 17 años, fue a vivir en la clandestinidad. En 1967, viajó para el exterior, visitando China y Albania, donde participó de cursos de formación política y militar.

Fue uno de los primeros militantes del Partido Comunista del Brasil a llegar a la región del Araguaia, yendo para la localidad de Faveira en el inicio del año de 1968. Antes había vivido en varias ciudades de la región: Rondonópolis, Tocantins y otras.

Era alegre y bromista y rápidamente conquistaba la simpatía de las personas. Le gustaba la música popular, en particular el samba, que había aprendido en los morros cariocas, y era gran apreciador de fútbol. También era un buen nadador.

De noche, mientras oía la radio, me gustaba dibujar historietas sobre los acontecimientos políticos o alusivos a acontecimientos de la región y a los compañeros.

Veía con gran tristeza el hecho de que los niños del Araguaia no conociesen juguetes.

Era casado con Criméia Almeida, con quién tuvo un hijo – João Carlos Grabois – que nació en la prisión y a quién no llegó a conocer.

Fue el comandante del Destacamento A – Helenira Resende – hasta su caída en combate, en octubre de 1973. Era uno de los combatientes más capaces de la Guerrilla del Araguaia.

En su diario de la guerrilla, Maurício Grabois destaca algunos trazos del comandante del Destacamento A: “Todos quieren combatir. Muchos combatientes se destacan y los más atrasados van adaptándose a la nueva vida. En el DE(destacamento) A, ZC (José Carlos) se muestra un combatiente tranquilo y equilibrado”.

Un hombre de acción

Aplicado en el estudio y en la formación militar, preocupado con el desarrollo de la Guerra Popular y de la conexión del partido con las masas, realizaba intensa propaganda revolucionaria siempre que era posible. En julio de 1972, Maurício Grabois anotó en su diario: “Realizando propaganda revolucionaria armada, dos equipos del destacamento, comandados, respectivamente, por ZC (José Carlos) y Piauí, alcanzaron más de 170 personas”.

En otra ocasión, su destacamento organizó una gran asamblea popular que contó con la presencia de más de 200 campesinos, que confraternizaron con los guerrilleros, así registró el comandante de las Fuerzas Guerrilleras del Araguaia:

“Casi todo el Destacamento A estuvo en el poblado de Buon Jesus durante los festejos del Divino. Fueron calorosamente recibidos por el pueblo. ZC, Piauí y Pedro Carretel discursaron para una masa de más de 200 personas. Los habitantes cantaron en aclamación al comandante José Carlos. Todos los combatientes confraternizaron con los habitantes del lugar y visitaron varias casas. Un elemento del INCRA, que estaba en el local, desapareció como por arte de magia”.

En septiembre de 1973, bajo el mando de José Carlos, el Destacamento A emprendería un arrojado ataque contra un puesto militar. Después de la exitosa acción, el comando del destacamento emitió el siguiente comunicado:

“Al pueblo de Marabá, S. Domingos. S. João del Araguaia, Apinagés y Pantano Grande:

A todos los labradores!
El 1º Destacamento de las Fuerzas Guerrilleras del Araguaia – Destacamento Helenira–, el día 24 de septiembre realizó con pleno éxito una operación militar contra el puesto policial de la carretera Transamazónica, localizado en el empalme de la carretera que conecta la S. Domingos y Apinagés.
Los militares que guarnecían aquel puesto, bajo el pretexto de identificar los viajeros, extorsionaban dinero de los labradores, incautaban cualquier arma de uso personal, e inclusive cuchillos, machetes y cortaplumas; humillaban padres de familias, faltaban el respeto a chicas y mujeres, cometían toda especie de abusos y arbitrariedades contra los habitantes de la región. Ante eso, el 1º Destacamento decidió punir los soldados de la dictadura que cometían tales crímenes contra el pueblo.
Un grupo de combate del Destacamento, en el amanecer de aquel día, cercó el puesto policial e intimó los ocupantes a rendirse. No obteniendo respuesta, abrió fuego e incendió la casa. Entonces, los soldados se entregaron sin ofrecer resistencia. Los prisioneros tuvieron un tratamiento humano. No sufrieron malos tratos y ni humillaciones. Fueron liberados tras aconsejados a abandonar la Policía Militar del Pará, a no servir de instrumentos de un gobierno de bandidos, enemigo de la libertad, que prende, tortura y asesina patriotas, oprime trabajadores, protege los poderosos.
Realizada la operación militar, los guerrilleros se retiraron en orden, llevando, como botín de guerra, fusiles, revólveres, uniformes y otros objetos de utilidad. Así, el 1º Destacamento aumentó su poderío de fuego a cuesta del enemigo.
Con la operación contra el puesto policial de la Transamazónica, el pueblo fue vengado.
El Destacamento Helenira convoca a todos los labradores y habitantes de la región a apoyar las Fuerzas Guerrilleras del Araguaia y a ayudarlas a llevar adelante la lucha por los derechos del pueblo, contra el Ejército y la Policía, contra el INCRA y los terratenientes, por la derribada de la dictadura militar y por un gobierno efectivamente democrático y popular.
El pueblo unido y armado vencerá!
Tierra para el pueblo vivir y trabajar!
Abajo la odiosa dictadura militar!
Viva el Brasil libre e independiente!
Viva las Fuerzas Guerrilleras del Araguaia!
En un punto cualquiera de las matas del Araguaia, 25 de septiembre de 1973.

José Carlos, comandante del 1º Destacamento de las Fuerzas Guerrilleras del Araguaia – Destacamento Helenira
Lino Piauí – Vice-Comandante”.

Error fatal

Poco más de un mes después, Maurício Grabois recibió noticias, para él, “particularmente terribles”.

“El día 13 (de octubre), un grupo comandado por ZC, compuesto por Nunes, João (Araguaia), Zebão y Alfredo, se dirigió a un depósito para buscar harina. El día anterior, Alfredo y otros combatientes insistieron junto al comandante para matarse 3 cerdos del destacamento, que estaban en un terreno abandonado. ZC repelió con energía la propuesta, diciendo que ella afectaba la seguridad y que “no se debía morir por la boca”. Por eso, sólo irían a buscar harina. Sin embargo, en medio del camino, bajo presión de algunos combatientes, se dejó convencer de recoger los cerdos. Y el grupo se dirigió hacia ese lugar adentro. Entonces, fueron cometidas una serie de errores: los cerdos fueron muertos a tiros, se encendió el fuego, no se dio importancia al helicóptero que sobrevolaba el local y se permaneció demasiado tiempo en ese terreno. Aún estaban los guerrilleros dedicados a la tarea de tratar los cerdos cuando fueron sorprendidos por el enemigo. João decidió huir al oír descargas de ametralladora. Obtuvo éxito. Fue él quien relató lo ocurrido. En su opinión, los otros 4 combatientes, que no aparecieron en el campamento, fueron muertos”.

Días después, otros combatientes detallaron las informaciones añadiendo que “cuando el enemigo los sorprendió, en la primera ráfaga de ametralladora, sucumbieron inmediatamente Nunes y Zebão ; José Carlos aún consiguió empuñar el fusil y disparar 3 tiros”.

“Así, el DE A fue duramente golpeado. Perdió su comandante, hombre capaz y uno de los más puros revolucionarios. Estaba conectado al Partido desde los 16 años y aún podía dar mucho a la revolución. Era excelente comandante. El primer error que cometió, le fue fatal. Tenía 27 años y su verdadero nombre era André Grabois”.

_________________________
*Con informaciones del Dossier de los muertos y desaparecidos políticos a partir de 1964 –  Comisión de Familiares de Muertos y Desaparecidos Políticos, Instituto de Estudio de la Violencia del Estado / Grupo Tortura Nunca Más – RJ y PE y del Diario de la Guerrilla del Araguaia de Maurício Grabois.

1 Recientemente fue publicado lo que fue anunciado como el diario de Maurício Grabois, con sus anotaciones sobre la Guerrilla del Araguaia de 30 de abril de 1972 a 25 de diciembre de 1973. Lo que se dice de ese documento es que él fue copiado, a mano, por militares y posteriormente publicado, y también que el informe original fue destruido, lo que nos impide de atestar su completa autenticidad.

Traducciones: [email protected]

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: