Crímenes contra el pueblo

Crímenes contra el pueblo

Print Friendly, PDF & Email

Distribuidora y controladora de energía eléctrica roban de sus clientes del interior del Estado de Río de Janeiro

José Ricardo Prieto
Versão: Enrique F. Chiappa

Los fluminenses están siendo perjudicados permanentemente por la empresa distribuidora de energía eléctrica, Ampla, de capital extranjero. La empresa instaló, ilegalmente, medidores electrónicos de consumo ( chips) que hicieron las cuentas subir vertiginosamente. Ahora, pretenden implantar el sistema de suministro de energía eléctrica prepaga, otro crimen contra la población más explotada (y consecuentemente más empobrecida), que se ve a cada día condenada a vivir al margen de los servicios básicos.

La distribuidora de energía eléctrica para la mayor parte del estado de Río de Janeiro, la Ampla Energía y Servicios, ciertamente figura entre las peores empresas concesionarias de servicios públicos que actúan en el país.

Privatizada en 1996, en la ola del entreguismo desencadenada por los ex mandatarios Collor y Cardoso, la antigua CERJ-Compañía de Electricidad del Estado de Río de Janeiro fue comprada por la Endesa, española, mayor empresa del sector eléctrico de la península ibérica.

La ofensiva de la Endesa ya había pasado por Argentina y Chile, donde también posee empresas de generación y distribución de energía eléctrica. En Brasil los españoles también controlan la Compañía de Distribución de Energía Eléctrica del Estado de Ceará— Coelce; la usina hidroeléctrica Centrales Eléctricas Cachoeira Dorada — Endesa Cachoeira; la Central Termoeléctrica Endesa Fortaleza y la Compañía de Interconexión Energética — CIEN. La empresa lucró, oficialmente, más de 24 millones de reales, apenas en el segundo semestre de 2005. Es importante destacar que uno de los accionistas de la Endesa es el Banco Mundial. VER ARTÍCULO: "El cruel surrealismo del Banco Mundial"

De 1996 hasta Diciembre de 2004, la CERJ/AMPLA recibió de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica — Aneel* concesión de reajuste de precios de 266,89% mientras que para sus funcionarios, un aumento de 72% que, dígase de pasaje, fueron estimulados (chantajeados y amenazados) a se dimitir. El resto de la historia todos conocen: la terceración** de los servicios y empeoramiento de las condiciones laborales de los operarios y demás trabajadores.

Cuando asumieron los servicios, sustituyendo a la CERJ estatal, los extranjeros pasaron a recrudecer el combate al hurto de energía eléctrica, los populares "gatos". Curioso es que mientras que"el poder" permitía que la empresa robase del pobre, apoyaba por su vez, las medidas contra el pequeño hurto movido por el desempleo familiar, o sea, de abandonados por el estado. Además, muchas veces esa caza a los "gatos" atingía localidades donde no había red de energía eléctrica , o sea, las personas hacían valer sus derechos construyendo ellas mismas la red eléctrica que debería estar disponible. Eso ya era motivo de denuncia en 1996, año de la desnacionalización de la compañía y consecuente transformación de la distribución de energía en motivo de lucros desmesurados.

Concentrador onde ficam os chips

Entre las más recientes inmoralidades de la empresa (y de quien las protege) está la instalación de un medidor electrónico en cajas localizadas en el alto de los postes, lejos de la vista del consumidor, principal interesado en acompañar la medición del consumo. Es importante destacar que el equipamiento, bautizado de Ampla Chip no apenas mide el consumo, como también posibilita el corte de energía electrónicamente, desde una central, sin que sea necesario dislocar un equipo de trabajadores a la dirección de la víctima.

El abogado Magnus Rossi ha entrado con algunas acciones contra la Ampla. Para evitar los laberintos de la justicia común, optó por juzgados especiales, que atienden casos en que las indemnizaciones pedidas van hasta 40 salarios mínimos. Ganó algunas acciones, perdió otras, pero reconoce que este es un recurso dispendioso y limitado. Mismo así, no deja de acompañar la acción de la Ampla en la región de la Baixada Fluminense.

-El problema comenzó al inicio de 2006.La empresa instaló el medidor electrónico (que es instalado en el alto del poste) y pasó a retirar el electromecánico (que es visible por el consumidor). La población de Saracuruna, Campos Elíseos (barrios de Duque de Caxias), San Gonzalo — comenzó a impedir la retirada y entonces, la empresa, paso a dejar el medidor antiguo en las residencias. Fue verificado que la medición que venía en la factura era diferente a la del medidor electromecánico— dice el doctor Magnus.

Población indignada

Las cuentas, que ya eran difíciles de pagar, sufrieron un aumento gigantesco-en algunos casos llegó a 400%.Residencias con apenas un morador, de edad, casi sin electrodomésticos, tuvieron sus cuentas aumentadas para más de 240 reales. Es lo que cuenta la señora Adair dos Santos, moradora del barrio de Saracuruna, en Duque de Caxias:

— Mi cuenta era de, lo máximo, 18 reales. El mes pasado vino de 115 reales y esta semana llegó otra de 240. Vivo sola. Tengo una televisión, una heladera y paso más tiempo en el oscuro de que en el claro. Cambié las lámparas. Gano un salario mínimo como pensionista. Últimamente ni el salario recibo entero, por causa de los empréstitos que ya vienen descontados. Reclamé el mes pasado, pero la Ampla dice que no podía hacer nada, por que yo gasté aquella energía y tenía que pagar.

Luis Henrique Fáris es presidente de la Asociación Cultural de Asistencia Social de Saracuruna y director-presidente de la Juventud FM. Además de también ser perjudicada por la Ampla, la radio es portavoz de las reclamaciones de la región:

— Aquí en la radio, pagábamos cerca de 200 reales de energía, sin aparatos de alto consumo y la misma rutina diaria. Después de la instalación del medidor la cuenta pasó para casi 600 reales. Eso no tiene explicación ni lógica. En un día de mantenimiento de los equipamientos, todo desconectado, el gráfico de consumo de la Ampla apuntó consumo normal — cuenta Luis Henrique.

Otro perjudicado por la Ampla es Acoel Moura de Souza, propietario de una pequeña panificadora de Duque de Caxias.

— Estoy indignado. Cuando había el medidor antiguo teníamos dificultades por que las cuentas ya eran muy altas. Ahora colocaron ese tal de chip. No es más posible controlar, nos mismos, cuanto estamos gastando. Solo ellos. ¿Quién puede saber si proceden de buena o mala fe? Hasta ahora demostraron mala fe.

Chips son ilegales

La instalación de los chips ya fue motivo de audiencias públicas en la Cámara de Diputados de Brasilia y en la Asamblea Legislativa del Estado de Río de Janeiro. En ambos casos quedó establecido que la utilización de la medición electrónica es ilegal, pero nada fue hecho, por que, providencialmente las audiencias públicas no resuelven nada.

En el legislativo estadual una audiencia fue realizada en 18 de Octubre de 2005. En ella, la presidenta del Instituto de Pesos y Medidas —IPEM— Soraya Santos reveló que "la autorización que fue concedida por la Aneel.es una autorización en carácter experimental. (.) Cuando se da una autorización en carácter experimental, no se autoriza, inmediatamente, la retirada del equipamiento antiguo y mucho menos la cobranza por la medición del nuevo, por que si él está en carácter experimental tiene que ser acompañado en paralelo." Poco tiempo después, en 26 de Octubre, el IPEM pasó a inspeccionar los chips de la Ampla. Pero por falta de equipamientos, los técnicos realizaron la pericia con equipamientos de la propia ( ¿! ) Ampla. Sería de asustar si los equipamientos de la Ampla acusasen un robo de la propia empresa.

Nueva audiencia pública fue realizada en 8 de Junio de 2006, esta vez en Brasilia. Airton C. Jorge fue uno de los representantes de la región (mal) atendida por la Ampla que presenció el evento.

— Nosotros conseguimos cerca de 300 mil subscripciones contra la instalación del medidor electrónico por la Ampla. Encaminamos eso a Brasilia, convidados por los diputados, por que nosotros no podemos argüir los empresarios; solo los diputados que pueden. Allá estaban otros empresarios, representantes de la Aneel, del Inmetro. El representante de la Ampla dijo que había conseguido educar el consumidor de baja renta a consumir menos de 90 reales. Sugerí al diputado que preguntase a él si una persona que gana del gobierno una bolsa familia de 60 reales tendría condiciones de pagar 90 reales de energía. Él tartamudeó y no respondió. Nos lo encorralamos a través de preguntas. Allí quedó evidente la connivencia de la Aneel. Yo desligué mi energía por 15 días. Cuando vino la cuenta, no había disminuido nada, vino normal. Fue todo calculado previamente, con perversidad. Es criminal.

Luis Henrique insiste en la falta de certificación del medidor electrónico por el Inmetro (Instituto Nacional de Metrología, Normalización y Calidad Industrial), órgano del gobierno, único responsable por establecer las normas técnicas sobre tal aparato:

— Fue confirmado que el aparato no tiene aprobación del Inmetro, como ellos dicen en la cuenta. El Inmetro no dice eso en la audiencia en Brasilia. Mientras que la Ligth hará un teste en apenas cien residencias con equipamiento semejante, la Ampla instaló y continúa instalando en toda región que ella atiende.

Airton refuerza:

— ¿Dónde está el sello del Inmetro? ¿Donde está la garantía de la precisión de esa medición electrónica? El sistema adoptado solo interesa a la empresa. La fachada es decir que está prestando buenos servicios. La Ampla es la peor empresa prestadora de servicios de la región.

El Inmetro es el único órgano que podría certificar y dar aval para la utilización de ese tipo de equipamiento. No es necesaria una inteligencia encima de la media para percibir que los aumentos estratosféricos en las facturas cobradas por la Ampla configuran robo, pero no son tratados como tal.Mientras que la discusión se sitúa en la esfera técnica, el tratamiento pasa por error, engaño, equívoco, confusión, cuando debería ser por robo, extorsión, chantaje, etc.

Sería ingenuidad acreditar que una empresa de capital extranjero se contentaría en proveer un servicio de calidad y precio justo, abriendo mano del lucro máximo, que rige el sistema imperialista en que vivimos. Allende, mismo que hubiese la certificación del Inmetro, en esas condiciones el robo sería menor.

"Estimativa" para robar

Debemos contestar la propia presencia de tal empresa en nuestro país, empeorando los servicios que ya eran deficientes y remitiendo lucros para la matriz española y para el Banco Mundial. Todo eso avalizado por la Agencia Nacional de Energía Eléctrica — Aneel que compone, junto con varias otras agencias reguladoras, una red que resguarda los intereses del imperialismo en sectores esenciales y estratégicos, como energía, petróleo, comunicaciones, agua, etc.

Mismo así, algunas tentativas son realizadas en el campo de la normalización. En Saracuruna, los técnicos del Inmetro instalaron un medidor electrónico desenvuelto por el instituto en una panadería que había presentado un aumento muy grande de consumo después de la instalación del Ampla Chip.

Alex y Eliane no concordaron y pasaron a reclamar. A las insatisfactorias respuestas se siguieron reclamaciones a la Aneel que solemnemente ignoró el caso.

O casal Alex Sandro e Eliane

— Cuando la Ampla implantó el Chip, nosotros no concordamos con el aumento de la cuenta. Comenzamos a cuestionar y nunca dieron una explicación. Pedimos al Inmetro para venir aquí. A través de cuentas y los gráficos de la propia Ampla, conseguimos probar que había alguna cosa errada. El Inmetro volvió e instaló un medidor electrónico de ellos para comparar con el de la Ampla. En seis meses que el medidor quedó instalado, gastamos cerca de 7 mil Kw. La Ampla cobró 4.700 Kw. más. Nosotros estamos esperando ese laudo del Inmetro para colocar la Ampla en la justicia. Continúan cobrándome por el medidor de ellos, y no por el del Inmetro. La cuenta pasó de mil para 1.500. Me quedé preocupada y pasé a acompañar por la Internet y descubrí que este mes (noviembre de 2006) la cuenta daría 3.500 reales. Eso un mes antes, yo no había gastado la energía aún. En Octubre yo supe que iba pagar 3.500 en Noviembre. Allí ellos admitieron que es una estimativa. Están cobrando por estimativa. Nunca me recusé a pagar, pero quiero pagar lo que es justo — dice Eliane, indignada.

El laudo aguardado por Eliane y Alex, no en tanto, hasta hoy no salió. Por lo que parece, los técnicos del instituto andan en reunión permanente desde que la pareja comenzó a cobrar el documento según la justificativa dada por ellos.

Sobre el pagamiento por estimativa el doctor Magnus hace un cuestionamiento lógico:

— Si el medidor electrónico es para una mayor precisión en la medida ¿Por qué cobrar por estimativa?

Sobre la Aneel, la pareja Eliane y Alex Sander Alvez no tiene duda sobre su papel:

— La Aneel es connivente con la Ampla. Cuando reclamamos para la Aneel, la Ampla respondió que nosotros habíamos hurtado energía, pero que ella no nos multo por que es una empresa buenita. Con el tiempo hasta el teléfono de reclamaciones de la Aneel dejó de funcionar— revela Alex.

El asalto prepago

La más reciente investida de la Ampla contra los consumidores más pobres es la venta de energía prepaga, como acontece en el caso de los teléfonos. En una correspondencia enviada a los consumidores de su área de acción, la Ampla presenta el "servicio" como un beneficio: "La Ampla está ofreciendo un nuevo beneficio para los clientes con Ampla Chip: el plan de pago prepago, semejante al existente en la telefonía celular. La novedad facilita todavía más el control de los gastos y ayuda a mantener la cuenta de luz de acuerdo con el presupuesto de las familias". Otro crimen contra el pueblo es perpetrado y presentado como un favor.

El doctor Magnus es taxativo:

— ¿Cómo alguien va vivir con luz prepaga? Él ya vive con un presupuesto apretado y va separar una cuantía para la energía prepaga. De repente el hijo se enferma, él gasta el dinero y pasa el resto del mes sin luz. El artículo 22 del Código de Defensa del Consumidor dice que los servicios esenciales no pueden ser interrumpidos. Con el sistema prepago dejará de ser continuo. Las camadas más empobrecidas quedarán sujetas a la interrupción de un servicio esencial. Tirar ese derecho del ciudadano es hacer los más pobres volver a la época anterior a la invención de la electricidad.

Y finaliza:

— No tiene el menor cabimiento en la ley, pero sabemos que todo está caminando para eso. Las grandes corporaciones quieren llegar al país para explotar, tirarnos todo lo que pudieren. La "clase media" continuará teniendo su energía eléctrica con dificultades, pero los más pobres.


* Aneel : una de las "agencias reguladoras" que pululan por el país. "Creada en 1996 por la ley n° 9.427, es una autarquía en régimen especial, vinculada al Ministerio de Minas y Energía, y tiene como misión proporcionar condiciones favorables para que el mercado de energía eléctrica se desenvuelva con equilibrio entre los agentes y en beneficio de la sociedad". Del sitio Aneel.
**Terceración : Artificio utilizado por las grandes corporaciones para intensificar la explotación del trabajo, agravar, el desempleo, las garantías laborales y disminución de salarios, distribuyendo responsabilidades entre empresas contratantes de fuerza de trabajo, gracias a las desenfrenadas contra reformas en la legislación anti laboral en las colonias y semi colonias como Brasil.
Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: