Editorial – ¡Osar luchar, osar vencer!

Editorial – ¡Osar luchar, osar vencer!

Print Friendly, PDF & Email

Contradiciendo el viejo cliché de que en Brasil el año sólo comienza después del carnaval, las masas iniciaron el año en lucha. A propósito, este cliché describe exactamente la práctica de burocrática de los mandamases del poder ejecutivo, del parlamento y de la judicatura. Del lado del pueblo lo que vemos es la batalla diaria de ganarse el pan, situación que no tiene mes, día, ni hora marcada para atender.

Los que apostaban en la desmovilización de las masas, para poder aplicar sus golpes durante el período de las vacaciones para evitar protestas e inclusive tener que retroceder, perdieron feo. Fue así que actuaron algunos gobernadores y alcaldes que maquinaron decretar aumentos en las fiestas navideñas y de año nuevo o como hizo el gobernador de Sao Paulo Alckmin con su engañosa reestructuración de las escuelas y el gobernador de Goiás Marconi Perillo con el estafa de las Organizaciones Sociales, hiriendo mortalmente el sistema educacional del estado.

La respuesta vino de la Juventud Combatiente ocupando las escuelas y después las calles en una clara demostración de osadía delante del Estado policial que, al final, mostró lo que verdaderamente es: un gigante con pies de barro.

Por todo Brasil siguieron las manifestaciones contra el aumento de los pasajes, incrementadas por la insatisfacción generalizada de la población contra el creciente desempleo, contra la pérdida salarial y el desenfrenado aumento de los precios de los alimentos.

Las medidas represivas, administrativas y policíacas, por más brutales y cobardes que sean, causadoras de más opresión para las masas combatientes y sufrimientos para el pueblo en general, apenas sirven para desnudar más ante toda la sociedad su verdadera naturaleza de clase explotadora y opresora, además de ser combustible para aumentar cada vez más la indignación general y la ira de las masas populares empobrecidas. Ira que aquí y allí asume la condición, cada vez más, de acciones furiosas que rechazan las hordas represivas del viejo Estado, imponen la ruta de sus protestas, quiebran y queman todo lo que se relaciona con las autoridades de este y de los explotadores.

La crisis mundial y sus reflejos en una economía de base enferma semicolonial y semifeudal como es la brasileña, potencializados por la gestión que, además de sumisa a los dictámenes del FMI y del Banco Mundial, es mediocre y fanfarrona, lanzarán combustible en la hoguera de la descomposición de esta base económica podrida, del agravamiento de las condiciones de vida de las masas y del agravamiento de la lucha de clases. Estas masas responderán, cada día más, con rebeliones, ya que aprendieron la lección de que, delante de una ofensiva de explotación, quien lucha más pierde menos. Luchas que pueden, con la dirección enérgica y acertada de la vanguardia proletaria, desarrollar y desembocar en la lucha revolucionaria por el derrocamiento de toda esta vieja orden de explotación y opresión y su vieja democracia hecha de farsa electoral, abusos, privilegios y corrupción y para el establecimiento de una nueva orden de Nueva Democracia.

Más que nunca debemos osar llevar a las masas las consignas de no votar, destruir el latifundio — entregando la tierra a los campesinos pobres sin tierra o con poca tierra —, confiscar todo el capital de la gran burguesía monopolista local y extranjera, así como expulsar todas las injerencias y acciones del imperialismo y sus tentáculos, liberando la Nación. Las fuerzas populares verdaderamente democráticas deben apostar, pues, en movilizar las masas del campo y de la ciudad, para elevar su politización, organización y métodos de lucha a niveles superiores para alcanzar la victoria. ¡Osar luchar, osar vencer!

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: