Editorial – ¿Qué hay, cara pálida?

Editorial – ¿Qué hay, cara pálida?

Print Friendly, PDF & Email

A pesar de toda la escenificación  farsante, las elecciones y sus  candidatos, con el cinismo y las payasadas que les son  peculiares, falsean o intentan  distraer la atención  del pueblo de la real gravedad de la situación del país. Brasil está al borde de la guerra civil generalizada, incentivada por el incremento de la guerra reaccionaria que el viejo Estado desfecha contra el pueblo pobre para contener su revuelta creciente ante tantas injusticias. Injusticias estas oriundas de un sistema político desmoralizado y quebrado, cuya base es el capitalismo burocrático en profunda crisis de descomposición.

La gravedad  de la crisis de todo el sistema es garrafal, además de la creciente  intervención militar en la vida nacional,  se combina con  las visitas de altos emisarios del imperialismo yanqui que suceden en nuestro país.

Cuando cerrábamos la edición  pasada de AND, el día 13 de agosto, llegaba a Brasil uno de estos. Esta vez se trataba de su  secretario de Defensa, James N. Mattis, que cumplió agenda en Brasilia y en Río de Janeiro.

Según informaciones del Consulado de USA en Río de Janeiro, “en Brasilia, el secretario Mattis se reunió con el ministro de las Relaciones Exteriores, Aloysio Nunes, para discutir las relaciones de defensa bilateral, la situación  crítica en Venezuela, la marcha de los acuerdos bilaterales y otras  cuestiones de interés  mutuo. El secretario Mattis también se reunió con el ministro de la Defensa, Joaquim Silva e Luna. Ellos discutieron la cooperación  en el área de armamento, el aumento de la interoperabilidad entre las Fuerzas Armadas, el intercambio de personal  y el avance de la colaboración en investigación y desarrollo  en las áreas de ciencia y tecnología”.

Los países son presentados en un aparente pie de igualdad, y los temas ya fueron tratados durante el pasaje del vicepresidente y del secretario de Estado de USA. Ellos trataron, en la ocasión, por ejemplo, sobre la cuestión  de Venezuela, para la cual proponen como “solución” una decidida iniciativa multinacional, compuesta por países como Brasil, Perú, Colombia, Ecuador y Argentina.

A pesar de toda descalificación y demonización  que se hace del régimen chavista de Maduro y tantas amenazas descaradas a la soberanía de la nación y pueblo  venezolanos, sabemos que los intereses yanquis, particularmente sobre el petróleo, vienen siendo religiosamente asegurados por aquel gobierno, sin ninguna sombra de amenaza.

Pero las visitas de Mattis a Brasil y vecinos no son meras coincidencias. La confusión  es sobre Venezuela, sin embargo el plan yanqui es para toda Sudamérica. Incitar conflictos en las fronteras con Venezuela es el ardil actual para insinuar problemas de seguridad  regional. En esta embestida se oculta la determinación  yanqui de instalar en Brasil una base militar, en el caso, Alcântara, cínicamente tratada en la oportunidad  como “colaboración en investigación y desarrollo  en las áreas de ciencia y tecnología”. En esa iniciativa,  USA cuenta con  el favorecimiento del bandido Temer y con  el silencio cómplice y vende-patria de los candidatos a presidente del país y sus  intereses electoreros.

Sin embargo, fue en su pronunciamiento realizado en la Escuela  Superior de Guerra (ESG) que Mattis dejó más clara su misión. Él se empeñó en agradar los corazones y mentes de la alta oficialidad brasileña, y lo hizo con  un meloso discurso, congratulando la actuación  de Brasil en la II Guerra Mundial, principalmente en la batalla  de Monte Castillo y en las intervenciones imperialistas contra países oprimidos en que Brasil tomó parte.

La ESG fue creada después de la II Guerra Mundial, por orientación y bajo  dirección del USA, insertada en la estrategia   de la “Guerra Fría”. Su  aparición fue definida para conjurar el peligro de la derrota global del imperialismo, surgido como un problema práctico de corto y medio  plazos, cuando la correlación  de fuerzas  mundial entró en equilibrio estratégico entre socialismo e imperialismo, principalmente con el triunfo de la Revolución China, en 1949. De esta estrategia surgió la Doctrina  de Seguridad  Nacional, hasta hoy vigente, según la cual  las Fuerzas Armadas de las semicolonias yanquis tendrían como tarea principal la defensa interna de combatir  el comunismo, dejando la misión  de su  defensa externa para USA. Todo eso fantaseado de defensa de la libertad, de los derechos humanos, de la “democracia”, finalmente, a través de la realización de elecciones.

Y esto  como si no bastasen todos los vínculos de sometimiento  durante décadas, mantenidos a través de los “programas de cooperación ” (léase trabajo ideológico anticomunista) regados por nutridos aportes en “entrenamientos” en sus renombradas academias “fuertes” y famosas “Escuelas de asesinos ”, además de las actividades conjuntas de “simulacros de guerra en operaciones de fuerzas  multilaterales” de países de Sudamérica, bajo las órdenes del Mando Sur yanqui.

En su discurso en la ESG,  se ve que Mr. Mattis se esforzó por mostrarse celoso compañero y, porque no decir, amenazador defensor de nuestra  seguridad: “Nosotros miramos para el futuro, debemos crear la confianza  hoy. USA busca ganar su confianza diariamente, queremos ser escogidos como su compañero, especialmente cuando el problema aparecer – cuando necesiten lidiar con los flujos de refugiados a través de sus  fronteras, cuando acontecer un desastre en una marina surdamericana y un  submarino hundir, cuando haya amenazas a su  soberanía o a su   estilo de vida.”.

Revelando los planes yanquis de mantener  su supremacía económica y militar sobre el hemisferio, disimuladamente afirmó: “Continuamos hoy enfocados en el fortalecimiento de nuestros  relacionamientos de militar para militar porque buscamos un hemisferio colaborativo, próspero y seguro – en el cual  individual y colectivamente  mantengamos la conciencia  situacional en todos los dominios: en el aire, en la tierra, en el mar, ciertamente en el espacio hoy, y en el ciberespacio. Esta es una época en  que compartimos informaciones sobre nuestro ambiente con nuestros vecinos; es  un hemisferio en que nos concentramos en prioridades nacionales, regionales y hemisféricas, seguros de que podremos enfrentar futuras sorpresas, sean ellas amenazas de actores estatales, actores no estatales, incluso  la madre  naturaleza, o cualquiera  otro oponente que pueda amenazar el futuro bienestar de nuestros  ciudadanos que vosotros y  yo juramos proteger”. ¡Qué lindo! ¿No?

Toda ese palabreado para confundir. La época contemporánea mundial y nuestra  historia están repletas de ejemplos  de cómo  se da  la alianza y la cooperación  imperialista, sirviéndose de políticos,  empresarios y militares reaccionarios, entreguistas, débiles y volubles  para mantener la opresión  y la explotación  sobre la nación  y su  pueblo.

Señores imperialistas yanquis, si algo de USA, de hecho, del pueblo estadunidense, puede servirnos como ejemplo  es el hecho de él haber realizado dos revoluciones para asegurar la unidad  e independencia y el progreso general de su  Nación. Revolución de la cual  somos carentes y cuya tarea está pendiente y atrasada, pero que por ella siempre luchó nuestro heroico pueblo. Y esa  lucha fue secularmente sofocada a hierro, fuego y sangre  por las Fuerzas Armadas locales, serviles del imperialismo y de los grandes burgueses y latifundistas. Pero que, ciertamente, crean, alcanzaremos a través de la Revolución Democrática, Agraria y Antiimperialista, a pesar de los señores, de sus  lacayos y de sus  monstruosidades.

¡El imperialismo es un tigre de papel!

¡Yankees go home!

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: