12 millones de muertos invisibles

A- A A+
Pin It

Mientras la gripe porcina no sale del noticiario, las enfermedades desatendidas siguen matando sin causar alarde. Generalmente sus víctimas están en las clases sociales más bajas. Sólo en Brasil, malaria, tuberculosis, lepra, dengue y leishmaniosis infectan más de 650.000 personas por año. En el mundo todo, mueren 35 mil personas todos los días.

http://www.anovademocracia.com.br/55/05b.jpg

Los números son alarmantes. Mientras la afamada gripe porcina mató algunas centenas de personas, enfermedades como Sida, tuberculosis, malaria y mal de Chagas, entre otras, matan más de 12 millones de personas todos los años. ¡Son 35 mil muertes por día! Y si los números son alarmantes, la diferencia en el tratamiento del monopolio de la prensa es escandalosa. Mientras una no sale de los informativos, las enfermedades que asolan la humanidad simplemente no son informadas.

El alarde hecho encima de la nueva gripe tiene su utilidad. Primero, no deja tiempo para hablar sobre el genocidio promovido por USA en Irak y en Afganistán. En segundo lugar, ayuda a los informativos a omitir la raíz del problema, que está en la polución causada por la empresa yanqui Smithfield Foods en tierras mexicanas. La discrepancia entre la mortalidad de la gripe causada por los cerdos capitalistas y la mortandad avasalladora de las enfermedades desatendidas revela lo ridículo de todo este  teatro.

De acuerdo con un alerta divulgado por el internet por médicos y científicos de varios países, incluyendo Brasil, lo que existe es una negligencia de los gobiernos en relación a las enfermedades que alcanzan preferentemente las capas más pobres de la población:

— Aunque estas enfermedades afecten centenas de millones de personas, faltan vacunas, diagnósticos y medicamentos, que sean seguros, adaptados a las condiciones de vida de las personas afectadas, efectivos, y cuyos precios sean accesibles, para combatirlas.

En 1990, el Fórum Global de Salud apuntó el llamado “Hiato 10/90”. El término se refiere a un conjunto de enfermedades que alcanzan sólo 10% de la humanidad, pero que reciben 90% de las inversiones para estudios e investigaciones científicas. Las enfermedades desatendidas están fuera de este grupo. El resultado es que esta omisión del sistema capitalista acaba favoreciendo los intereses de grandes monopolios farmacéuticos y empresas asociadas, que siguen fabricando sólo determinados tipos de remedios:

— El modelo de desarrollo de medicamentos basado en el lucro no es adecuado para desarrollar herramientas de salud esenciales para enfermedades desatendidas. Niveles más elevados de protección de propiedad intelectual no resultaron en más producción y distribución de medicamentos para las necesidades globales de salud — denuncia el alerta divulgado en el internet.

— Las empresas acaban preocupándose sólo con los medicamentos que dan lucro, entonces los gobiernos necesitan preocuparse con la salud de la población — dijo en 2006 el presidente de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), Paulo Buss, uno de los representantes de Brasil en la asamblea anual de la Organización Mundial de Salud.

Entre la década de 1980 y el inicio del nuevo milenio, la financiación global para la investigación en salud triplicó, pasando de U$S 30.000 millones para U$S 106.000 millones. Sin embargo, los sectores más pobres no disfrutaron del progreso. Como ejemplo se puede citar el bajísimo índice (1%) de medicamentos aprobados entre 1975 y 1999 para enfermedades tropicales y la tuberculosis, que afectan directamente esa parcela de la población.

Sólo en Brasil, enfermedades ya erradicadas en buena parte del mundo como malaria, tuberculosis, lepra, dengue y leishmaniosis infectaron más de 650 mil personas en el año de 2005, según los datos oficiales. Entre estas, miles murieron en el transcurso de las enfermedades.

Datos del Ministerio de la Salud apuntan una media de 85 mil casos de tuberculosis registrados en el país cada año — 35% del total encontrado en Américas. El índice provoca cerca de cinco mil muertes anuales y clasifica Brasil como detentor del mayor número de muertes por la enfermedad entre los países del continente.

Se estima que 17 millones de personas estén infectadas por el parásito causador del mal de Chagas, el Trypanosoma cruzi, y que cerca de 120 millones de personas estén bajo riesgo de infección en regiones endémicas de América Latina. En Brasil, son cerca de 3 millones de personas infectadas.

A este cuadro desastroso se suman la medicina privada restrictiva y el sistema público ineficiente, donde para obtenerse el resultado de un examen es preciso esperar hasta 40 días útiles — tiempo que puede decidir la vida de una persona, dependiendo de la enfermedad que le aflija.

Por fin, el documento divulgado por el internet resalta la falta de voluntad política para resolver ese drama que mata millones de personas en todo el mundo cada año:

La ciencia básica para enfermedades infecciosas existe y la biomedicina está desarrollándose con mucha rapidez, pero sin determinación política, este progreso no puede ser utilizado para desarrollar productos esenciales.

Sólo que no resuelve esperar por la buena voluntad de gobiernos comprometidos con el sistema capitalista. Esa determinación política solamente será convertida en beneficios para las mayorías cuando el pueblo organizado se apropiar de las industrias farmacéuticas y/o tomar el control de las herramientas del Estado.

Principales enfermedades desatendidas

Mal de Chagas

El mal de Chagas es causado por el Trypanosoma cruzi, un parásito transmitido a los humanos y a otros mamíferos por insectos hematófagos, por transfusión de sangre contaminada, o de madre para hijo, en el embarazo. La enfermedad amenaza un cuarto de la población de América Latina.

Enfermedad del sueño
Causada por dos protozoarios, la infección es transmitida por las moscas tsé-tsé, que se reproducen en áreas pantanosas. En 1999, 45 mil casos fueron reportados a la Organización Mundial de Salud (OMS), pero el número puede llegar a 500 mil.

Leishmaniosis
Brasil, Bolivia y Perú contabilizan 90% de todos los casos mundiales. Los tres tipos de la enfermedad son causados por el Leishmania, un parásito microscópico transmitido por la picadura de mosquitos.

Malaria
La enfermedad es causada por protozoarios del género Plasmodium, transmitidos por la picadura de la hembra del mosquito Anopheles. La malaria está presente en más de 100 países y amenaza 40% de la población mundial. Cada año, 500 millones de personas son infectadas.

Traducciones: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: anovademocracia@gmail.com

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Mário Lúcio de Paula
Jornalista Profissional
14332/MG

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas
Fausto Arruda
José Maria Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Mário Lúcio de Paula
Matheus Magioli
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond
Sebastião Rodrigues
Vera Malaguti Batista

Redação 
Ellan Lustosa
Mário Lúcio de Paula
Patrick Granja