La seña para el baño de sangre "olímpico" en Río

A- A A+

Después del espectacular derrumbe de un helicóptero de la policía, más de cuarenta personas murieron en el más reciente episodio del conflicto entre cuadrillas de criminales, incluyendo la policía de Cabral, una de las partes más podridas de un Estado en descomposición. Después de la disputa, los enemigos del pueblo reposan tranquilos, mientras en las favelas como los Morros de los Macacos, São João, Matriz y Jacarezinho, trabajadores viven bajo un intenso régimen de terror diseminado por la PM, que impone cacheos humillantes, toques de queda, agresiones, torturas y asesinatos. Es la orden del día del Estado policial, un cotidiano de criminalización y exterminio de la pobreza, planeando, día tras día, nuevos y mayores masacres, con el falso pretexto de vencer la falsa guerra.


Helicóptero da Polícia Militar abatido por traficantes do Morro do Macaco

Por la sexta vez en diez años, traficantes minoristas de Rio de Janeiro, entraron en enfrentamiento en el Morro de los Macacos, por el control de las "bocas de fumo" (punto de venta de drogas) de la región. Al fin de los tiroteos y en los días siguientes, más de cuarenta cuerpos fueron contabilizados, entre ellos, tres jóvenes trabajadores. Aún no se sabe cuántas y cuáles muertes son de responsabilidad de la policía, que al intervenir en el enfrentamiento, tuvo uno de sus helicópteros acertado por traficantes. Tres policías murieron como consecuencia de la caída de la aeronave. Para llamar la atención y pedir socorro, ómnibus y neumáticos fueron quemados en las calles de Vila Isabel por habitantes de la favela, temerosos con el continuado sonido de las ráfagas de fusil que interrumpió la rutina de centenares de trabajadores en el retorno para casa. De acuerdo con el presidente de la Asociación de Moradores del Parque Vila Isabel, Mário Lima, diez días después de los enfrentamientos, un 60% de los habitantes dejaron el Morro con miedo de nuevos tiroteos y de la intimidatoria presencia de la PM.

— La policía que estaba en la entrada de la comunidad, que era del Choque y hace la ronda de la comunidad, nos trató con burlas, ironías, de la peor forma posible. Los rumores que corren en la comunidad, y ya oí eso de varios habitantes, dicen que un caveirão [coche blindado] de la PM daba apoyo al grupo que invadió. Es una historia que necesita ser averiguada por la policía — denunció Mário, completando que la favela está sin luz hace más de una semana.

Entre los muertos en la noche de la invasión del Morro fueron identificados el auxiliar administrativo Leonardo Fernandes Paulino, de 27 años, el mecánico Marcelo da Costa Ferreira Gomes, de 26 años, y el ayudante de albañil Francisco Ailton Vieira, de 25 años. Los jóvenes vivían en el Morro dos Macacos y volvían de una fiesta en la compañía del único superviviente — Francisco Halaíltom Vieira, de 23 años — aún internado en la UTI del hospital de Andaraí.

Haciendo coro con las fuentes "oficiales", al día siguiente, los tres jóvenes tuvieron sus rostros estampados en las páginas de los periódicos del monopolio de la prensa como "traficantes muertos en la disputa por las bocas de fumo".

— ¿Imputado como delincuente? ¡Jamás! Eran pobres, pero no necesitaban de esa vida — dijo la madre de Francisco Aílton y Francisco Halaílton, Maria Luíza da Silva, en el sepelio del hijo mayor.

Muere quien dispara

El cabo de la PM Izo Gomes Patricio recibió honras militares en su funeral mientras los tres jóvenes eran enterrados con un sentido protesto de sus parientes y amigos.

Los militares derrumbados en el Morro dos Macacos fueron rápidamente convertidos en héroes de gran bravura y rara pericia. Así, el monopolio de la comunicación siguiendo la línea impuesta por las clases reaccionarias intenta encubrir con un manto de sangre del pueblo lo que hacen esos verdugos cuando sobrevuelan los Morros descargando lluvias de balas indiscriminadamente sobre las casas.

Basta recordar las imágenes grotescas mostradas por la Red Globo en 17 de octubre de 2007, cuando con una tétrica narración era documentada una redada en la Favela da Corea, que dejó al menos 12 personas muertas. Las grabaciones mostraban dos hombres, visiblemente desarmados, siendo cazados por un helicóptero de la policía como en un safari. Desesperados, los supuestos criminales descendían por un barranco, corriendo de un diluvio de tiros disparados de la aeronave policial. Al fin de la persecución, los dos fueron muertos.

El "11 de septiembre" de Beltrame

Además del Morro dos Macacos (en Vila Isabel), otras favelas fueron invadidas y ocupadas por la Policía. Durante toda la semana siguiente, las fuerzas de represión nominaron "mentores" para el ataque al helicóptero, especularon "órdenes venidas de los presidios de seguridad máxima", revelaron grabaciones de conversaciones entre traficantes y contrabandistas de armas. Si sabían de todo, como intentan demostrar, ¿por qué fueron sorprendidos?

El Secretario de Seguridad de Rio, José Mariano Beltrame ya armó su embuste: "Fue nuestro 11 de septiembre". Todos saben muy bien lo que ocurrió en Afganistán después del genocida Bush tener su "11 de septiembre" en 2001.

Tal evento, pocos días después de la definición de Rio de Janeiro como sede de las Olimpiadas de 2016, suena como la seña para la "limpieza" de los barrios pobres prometida por los gerentes Luiz Inácio, Paes y Cabral como condición para la realización de los juegos con "seguridad".

Nuevos y grandes masacres están siendo preparados por el viejo Estado contra el pueblo pobre de Rio de Janeiro.

Casa de rico, limpia
Casa de pobre, sucia

Después que Cabral ocupó cuatro favelas de la Barra y zona Sur — regiones nobles de Río — con las UPP (Unidades de policía "pacificadora"), cuadrillas de criminales que dirigían el tráfico en esas comunidades migraron para la zona Norte y Baixada Fluminense — parte pobre de Rio de Janeiro. Con eso, aumentan, cada día más los conflictos entre traficantes minoristas por puntos de venta de drogas en favelas del suburbio de la ciudad, como el Complexo da Maré, donde, de acuerdo con ONGS, más de 40 personas ya fueron muertas desde octubre de 2008. Como dijo Beltrame, "un tiro en Copacabana es una cosa, un tiro en la Corea, en el Alemán, es otra. ¿Y entonces?".


Ônibus em chamas na favela do Jacaré

Y entonces, que mientras cuadrillas de traficantes y gerentes de turno, como Cabral, se mantienen intocadas, las masas arriesgan sus vidas, en un cotidiano cada día más miserable. En 2009, conflictos como el del Morro dos Macacos los días 15 y 16 de octubre, ya acontecieron en las favelas del Juramento, del Palacio y de la Ladeira dos Tabajaras, dejando casi 100 personas muertas, entre policías, traficantes minoristas y trabajadores pobres.

Menos de 24 horas después de la caída del helicóptero, Luiz Inácio anunció una inversión de 100 millones de reales en las policías de Cabral, para incrementar la masacre contra el pueblo y traer "seguridad" a Rio para la realización de los Juegos Olímpicos de 2016, con los cuales las masas contribuirán sólo con su sangre y su sudor.

Después de los acontecimientos en el Morro dos Macacos y São João, la caza a los supuestos líderes de las dos cuadrillas rivales que controlan el tráfico entupió decenas de favelas de la ciudad de policías, trayendo consigo toda la truculencia y el prejuicio contra el pueblo pobre, habitual de este Estado reaccionario.

Operaciones de la PM deflagradas en los días siguientes, en los Morros de Jacarezinho, Matriz, São João, Mangueira, Fallet, Fogueteiro, Santo Amaro, Juramento, Fumacê, Cachoeirinha, Antares y Borel, dejaron un rastro de muerte y revuelta. En la Vila Cruzeiro — una de las 19 favelas del Complexo do Alemão — seis personas se quedaron heridas en dos días de redadas. El primer día, tres habitantes baleados fueron acusados de pertenecer al tráfico, lo que según sus familiares, no es verdad. Fueron heridos Marcelo Luiz da Cruz, de 30 años, baleado en la cabeza; Márcio Almeida Gomes, baleado en las dos piernas y en los dos brazos; y el estudiante José Carlos Guimarães Júnior, de 18 alcanzado en la barriga. El padre del joven, José Carlos Guimarães, de 50 años, reveló.


Revoltados, moradores da favela Kelson's fazem protesto

— Tengo poco estudio, pero leo especialistas diciendo que esa política de enfrentamiento está equivocada. Ellos [los PMs] tienen que investigar para saber quién es quién. Llegan tirando y entonces siempre acontece eso. Esa es una actitud nazi — protestó el trabajador.

Al día siguiente, después de casi 6 horas de tiroteo, se quedaron heridos el jubilado Brunio de Barros, de 86 años, Expedito José Rodrigues, de 57 años y Severino Marcelino dos Santos, de 51 años, herido en la cabeza y aún hospitalizado en estado grave.

— Ellos [los PMs] son peores que bandidos. Hay mucha corrupción. Cuando la policía entró aquí para prender Elias Maluco, ellos entraron sin dar ningún tiro. Eso es cosa de ese gobernador [Sérgio Cabral], que manda que ellos entren aquí de ese modo. ¿Donde está la inteligencia de la policía? Si yo pudiese hacer un pedido, yo le pediría renunciar — protestó el comerciante y habitante de la Vila Cruceiro Nelson, de 51 años [UOL Noticias. 25/10/un 2009].

En la favela de Cachoeirinha, en Lins de Vasconcelos, habitantes denuncian una sesión de tortura durante redada realizada el día 22, casi una semana después de la caída del helicóptero de la PM en el Morro dos Macacos. Según denuncias, en la ocasión, policías militares invadieron la casa del estudiante Lucas Ribeiro de Freitas, de 18 años y lo sometieron a una prolongada sesión de golpes y tortura, incluyendo el método de ahogamiento en que una bolsa de plástico es amarrada a la cabeza de la víctima, que quedó conocido por medio de la película Tropa de Élite. Al ser notados por una vecina, los PMs huyeron y, enseguida, Lucas fue llevado rápidamente al hospital por familiares y una militante de la Red de Movimientos Contra la Violencia.

Y no para por ahí. El día 25, domingo, en la favela Kelson's, en la Peña, la ama de casa Ana Cristina Costa do Nacimento, de 24 años, fue baleada en la espalda y murió. Ella llevaba en sus brazos la hija, Caienny Nascimento de Aragón, de 11 meses, que fue herida en el brazo y continúa hospitalizada en estado grave. Habitantes acusan policías, que hacían una ronda, próximo al local, de disparar contra la mujer.

— El poste estaba claro, tenía luz, se conseguía ver que había una familia siguiendo para su casa y ellos entraron tirando. La policía sólo socorrió porque yo grité, porque si yo no grito... Pero tampoco sirvió de nada, porque ella ya se cayó en mis brazos muerta. No había ningún delincuente en la calle. Sólo niño y trabajador. Hoy fue mi esposa, mañana será otra. ¿Hasta cuándo iremos a vivir así? — preguntó el ayudante de depósito Anilton Matos Aragón, de 24 años, viudo de Ana Cristina. Él acompañaba la esposa, y dos, de los tres hijos de la pareja, en el momento del crimen.

Antes del sepelio de la joven, en el cementerio de Irajá, familiares y habitantes de la Kelson's realizaron protesta en la entrada de la favela, pidiendo punición para los PMs que la asesinaron. La represión no tardó a aparecer atacando la masa — en su mayoría mujeres y niños — con agresiones y de spray de pimienta.

— La culpa es de esos gobernantes incompetentes. En la hora de hablar en la televisión, hablan bien. Comen bien, todos fuertes y gordos. Pasan la vida viajando. ¿Y el pueblo? Yo, por ejemplo, perdí mi esposa y casi perdí mi familia. ¿Alguien va a hacer alguna cosa? — protesta nuevamente Anilton.

La abominable PM de Cabral

El pueblo pobre de Rio de Janeiro ya está habituado a presenciar escenas de desmedida violencia y corrupción practicadas por la PM, principalmente en las favelas del suburbio de la ciudad. En pocos casos, la brutalidad de los agentes de represión de este Estado permite flagrantes de la obscuridad y de la psicopatía de quien es entrenado sólo para matar, robar y oprimir las masas, como aconteció en la madrugada del día 18 de octubre. En la ocasión, el coordinador de proyectos sociales del grupo Afroreggae, Evandro João da Silva, de 42 años, caminaba por las calles del Centro de la ciudad, cuando fue abordado por ladrones, que lo balearon, robaron su chaqueta, sus zapatos y huyeron.

Dos días después, el monopolio de los medios de comunicación exhibió repetidas veces las imágenes de la cámara de seguridad de uno de los edificios por donde los ladrones pasaron. La grabación mostraba los delincuentes siendo interceptados por PMs, aún al lado del cuerpo de Evandro. En vez de prenderlos, los policías se apoderaron de las pertenencias de la víctima, liberaron los delincuentes y se fueron, ignorando la agonía de una persona herida a pocos metros de distancia.

Evandro murió antes de llegar al hospital y, tres días después, el cabo Marco de Oliveira Salles y el capitán Denis Leonard Bizarro fueron detenidos administrativamente por meras 72 horas.

Vale recordar que el día 6 de noviembre, acontecerá el nuevo juicio de 41 oficiales de la PM acusados de implicación con la mafia del "juego del bicho" (quiniela), entre ellos el actual jefe administrativo del Estado mayor, coronel Carlos Eduardo Millan Guimarães.

El primer juicio aconteció hace 11 años y sólo 21 de los 45 reos fueron condenados, sin embargo la sentencia fue anulada. Otros dos acusados de tener sus nombres citados en la lista de propinas encontrada en la fortaleza del banquero del "juego del bicho" Castor de Andrade, en Bangú, fueron el ex jefe de policía civil y actual diputado estadual, Álvaro Lins y el coronel Gentil Pitta Lopes, hermano del también coronel, Gilson Pitta Lopes, ex comandante general de la PM.

Hechos como estos, muestran el poder jerárquico que las más inescrupulosas figuras de la policía, son capaces de alcanzar en este Estado en descomposición, que tiene como únicas metas incorruptibles, tirar para matar, robar y oprimir al máximo las masas trabajadoras.

Traducciones: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira