Tierra sublevada

A- A A+

A partir de la década de 1990, el surgimiento de nuevas tecnologías capaces de reducir montañas a polvo con extrema facilidad sumado a la insaciable demanda del mercado por materias primas, llevaron a las mineras transnacionales a buscar yacidas en todo el mundo. En la América Latina, políticos vendepatrias se apresuraron en proporcionarles legislaciones extremadamente permisivas e incentivos fiscales.

El laureado cineasta argentino Fernando 'Pino' Solanas lanza su más reciente trabajo, el documental Tierra sublevada oro impuro donde reseña los acontecimientos vinculados a la minería en los últimos veinte años en su país. Cronológicamente comienza con el entonces gerente semicolonial de la Argentina, Carlos Menem propagandeando la aprobación de las nuevas leyes para la minería (las exigidas en la cartilla del Banco Mundial, y adoptadas en más de 70 países) y convocando las corporaciones para la explotación. A continuación, la llegada de las mineras con sus promesas de empleo abundante, desarrollo, responsabilidad social, respeto a la ética, por el medio ambiente... Luego en el comienzo de las actividades queda evidente la amarga realidad: los pocos empleos creados por las mineras en las ciudades próximas son para personal de la limpieza y otras tareas mal remuneradas; el método de la explotación (minas a cielo abierto, mismo sistema usado en Paracatu-MG por la canadiense Kinross) tiene un enorme poder destructivo y usa grandes cantidades de arsénico, cianuro y mercurio para la separación de los metales, elementos extremadamente venenosos que contaminan la tierra, los ríos y se infiltran en las aguas subterráneas. Además, los millones de toneladas de material sulfuroso rechazado, rápidamente por la acción del clima, se convierten en acido sulfúrico que al evaporarse vuelve como lluvia ácida. Las poblaciones próximas a las minas, tradicionalmente campesinas, comienzan a ver sus animales enfermar y morir, es imposible continuar con la agricultura, todo va siendo envenenado. Muchos, resignados, abandonan las tierras que sostuvieron sus familias por generaciones. La prensa y los políticos predican "ellas son el progreso, el futuro para la región, luego los beneficios alcanzarán a todos". Vigilantes privados y policías se ocupan de controlar los descontentes.

Las poblaciones que no consiguen organizarse agonizan. Las que luchan y resisten cosechan vitorias. Esta es la razón del documental. Un aula de ciudadanía, sobre todo para aquellos que consideran como su ejercicio prioritario, el acto de comparecer a votar en día de elección.

Solanas tras entrevistar en Buenos Aires al secretario de minas de Argentina y oír su defensa de los centenares de emprendimientos, parte para el noroeste del país. Visita las provincias de Catamarca, San Juan, La Rioja, Tucumán y Salta, donde se encuentran la mayoría de los grandes proyectos. Llega hasta la empresa Minera Alumbrera: aeropuerto particular, cercas de alambre de púa, apropiación de carreteras vecinales, patrullas de seguridad que repelen cualquier aproximación. Se tiene la clara noción de que se trata de una ocupación extranjera, no una base militar, pero una base de saqueo. Y todo eso enclavado en una región empobrecida. Escuelas cerradas, poblados fantasmas. Todos los días 88 millones de metros cúbicos de agua son chupados por la minera. Donde otrora florecía la agricultura sólo sobran unos pocos dependientes de la limosna de los políticos.

¿Cuál es el logro que deja para el país hospedero? Según el Secretario de minas 3% del valor extraído. ¿Pero cómo funciona eso?: el mineral es embarcado en navíos y al llegar en el exterior a su puerto de destino la empresa hace una declaración de los tipos de metales y sus cantidades. Ninguna autoridad argentina fiscaliza. Sobre el 3% del valor declarado son descontados todos los insumos. Incontables incentivos, exenciones, reintegración de impuestos ayudan las mineras. Al final es el país quien acaba pagando.

El poder del dinero

El logro de la minera llega a ser tres veces superior al presupuesto de la provincia en que está instalada. Cuantías que posibilitan bancar campañas publicitarias, compras de reportajes con periodistas de renombre y hasta adquirir todos los medios de comunicación de una región.

Compran sentencias judiciales y campañas políticas.

Contribuyen con millones para las universidades públicas. Pero no es filantropía. Es un dinero corruptor. Sucede que es de las universidades que salen los laudos de impacto ambiental.

Lecciones de resistencia — Agua vale más que oro

Solanas recorre miles de kilómetros. Entrevista ingenieros, profesores, estudiantes, pequeños agricultores, indígenas, gente del pueblo y nos repasa sus valiosas experiencias de lucha:

— El gran delito de las mineras es el saqueo, pero este queda impune porque el Estado crea legislación para encubrirlo. El camino posible para la batalla judicial es el de la contaminación. Pero nada resuelve dejar todo en las manos de los abogados ya que las mineras consiguen cualquier laudo que las exime. Lo que ‘sensibilizó' los jueces fueron dos acciones: pequeños propietarios de tierras les llevaron fotos de sus animales muertos y sus cultivos arrasados y, más importante, la movilización popular con carteles y barullentas manifestaciones, no en las plazas públicas, pero en la puerta del fórum. Con ese método tras unos meses consiguieron la condenación a prisión del gerente de la minera, algo inédito en América Latina.

— Los pueblos indígenas tienen una gran tradición de amor a la tierra. Son inmunes a campañas publicitarias. Muchos de los poblados donde viven son bautizados con el nombre de sus ancestrales, héroes en la lucha contra el saqueo español.

— La docencia es ejercida en lugares lejanos, principalmente por personas de fuertes ideales. Esta característica sumada a sus conocimientos y contacto con las personas, convirtieron los profesores en el motor de la toma de conciencia y organización popular en los poblados próximos a las minas.

— Estudiantes secundarios participaron activamente en la resistencia: en las manifestaciones y pintando los muros de las ciudades.

— Movimientos populares para exigir que autoridades se reúnan con la población a fin explicar su acción ante la mina. Si estas no tienen las respuestas correctas más movilización. Así consiguieron la derrocada de un gobernador.

— Corte selectivo de carreteras. Un pequeño grupo hace vigilia en una carretera. Cuando avistan vehículos de la minera hacen accionar las campanas de la iglesia. Rápidamente la población deja lo que esté haciendo y acude los compañeros deteniendo solamente esos vehículos. Con este método o acampando permanentemente en carreteras, aguantando frío y muchas dificultades, lograron que las mineras desistieran de proyectos. Hasta equipamientos quedaron abandonados junto a las carreteras.

— En cada poblado próximo a las mineras se fueron organizando las Asambleas Ciudadanas. En siete provincias se logró modificar la legislación prohibiendo la minería a cielo abierto. Pero la lucha no puede parar. Regularmente acontecen reuniones para compartir experiencias y coordinar la resistencia a nivel nacional. Son muchas las frentes, pero lo más importante ahora es detener el Pascua-Lama . Por este motivo, compañeros chilenos también participan de los encuentros de la Unión de las Asambleas Ciudadanas.

Muchos datos e historias narrados en este documental son desconocidos por la mayoría de los argentinos debido al bloqueo que los medios de comunicación han montado en torno al tema. Estrenado a finales de 2009 no limitó sus exhibiciones a los cines. Los realizadores lo han llevado gratuitamente a las plazas públicas de las pequeñas ciudades, con un fuerte efecto multiplicador de concientización. Aún este año, Pino Solanas promete lanzar una segunda parte: Tierra sublevada oro negro con la misma óptica, pero enfocada en el tema del petróleo.

Pascua-Lama saqueo a 4.000 metros de altura

En 1997 Carlos Menem y su homólogo chileno Eduardo Frei (sí, es el mismo "socialista" candidato a presidencia, derrotado en el último pleito) firmaron el Tratado de Integración y Complementación Minera por el cual, se puede decir, los dos países dejaron de ser fronterizos. Los más de 5.000 km que tenían que frontera en común por una franja de 100 km de anchura pasaron a ser una región autónoma, una empresa binacional bajo el dominio de las mineras. Esto inclusive abarca la región más al sur del continente donde ni siquiera existen minerales. Tal vez en el futuro hasta bases militares sean instaladas. La afortunada empresa premiada es la canadiense Barrick Gold Corporation en la cual la familia Bush es socia y tiene una extensa ficha criminal. Es acusada de corromper gobiernos, promover conflictos armados en el África con ayuda de mercenarios y agentes de la CIA, además de tráfico de armas y drogas. Ahora, en la Cordillera de los Andes, está implementando el mayor proyecto de explotación de oro del mundo el Pascua-Lama. Las reservas calculadas son de 18 millones de onzas de oro además de enormes cuantías de plata y cobre. Cuando este emprendimiento esté en pleno funcionamiento su consumo de energía eléctrica alcanzará a los 10% de la producida en la Argentina. En la extracción de cada kg de oro, se consumen 380 mil litros de agua pura (que recogerán de gratuitamente) y son mezclados a 849 Kg de cianuro. Los sucesores de Menem y Frei han viniendo moldeando las legislaciones en ambos países, sacrificando la soberanía, para garantizar a la Barrick el lucro máximo y la impunidad. En este sentido, la servil mandataria argentina Cristina Kirchner removió recientemente el último obstáculo que podría inviabilizar los planes de la Barrick: liberó la destrucción de los glaciares andinos al vetar una ley que las protegía. Una vez más los incentivos fiscales, reembolsos, exenciones (hasta los combustibles que necesiten les serán suministrados libres de impuestos) e incontables facilidades hacen difícil calcular si dejarán algún logro o si Chile y la Argentina acabarán pagando para ser saqueados.

Sublevación ciudadana en Andalgalá

En Andalgalá, interior de Catamarca, estudian la implantación de un proyecto tres veces mayor que el de La Alumbrera. Desde diciembre el pueblo viene resistiendo a la entrada de las máquinas que llegan para estudiar el subsuelo en búsqueda de oro. Si interesar a las mineras la población será desalojada.

En la noche de 15 de febrero fuerzas del gobierno sembraron terror. Desconectaron la luz de la ciudad y a continuación, policías provinciales y federales atacaron la población con balas de goma, paladas y bombas de gas. Todo para abrir camino a las máquinas de la minera. El pueblo desarmado resistió valientemente hasta el amanecer. Decenas quedaron heridos. Más de treinta presos. La población incendió el edificio de la municipalidad, atacó el fórum y oficinas y vehículos de la empresa minera. Pero valió la lucha: las máquinas no pasaron y el juez que había autorizado la operación suspendió el emprendimiento.

El intendente dijo que los que resistieron (unos cinco mil ciudadanos) eran "delincuentes drogados y alcoholizados".

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: anovademocracia@gmail.com

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Mário Lúcio de Paula
Jornalista Profissional
14332/MG

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Mário Lúcio de Paula
Matheus Magioli
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Ellan Lustosa
Mário Lúcio de Paula
Patrick Granja