Lo que vendrá será igual a lo que se fue

A- A A+

73/03b.jpg

La toma de posesión de la nueva gerente del Estado brasileño para dar proseguimiento a la administración PT/FMI no promete novedades. Pasadas las elecciones, van cayendo poco a poco los mitos difundidos por los marqueteros que vendieron la candidata al electorado.

 Tal como Luiz Inácio en 2003, ella inicia su gestión haciendo juramentos de amor eterno al capital financiero y dando patentes demostraciones de su amor a través de medidas concretas para reducir los "gastos públicos", limitando el presupuesto y tomando medidas para frenar la inflación y así garantizar la continuación de la orgía de los especuladores en nuestro país. También inicia su gestión con una visita a la matriz del imperio donde recibirá las debidas recomendaciones de Barack Obama.

Los perendengues de la banda presidencial

Dilma Roussef recibe de Luiz Inácio la banda presidencial, o gerencial, para quedar más claras sus funciones, con una serie de perendengues, como la deuda pública en la casa de R$ 1,8 billones, la inflación en alta, el déficit en las transacciones corrientes, la desindustrialización en marcha acelerada, las obras del PAC inacabadas, entre otras. La "olita' prometida por Luiz Inácio se transformó poco a poco en el tsunami en que los efectos de la crisis general del capitalismo llegaron al Brasil. Como la AND ha afirmado, desde el inicio de la crisis en el USA en 2007/8, las colonias y las semicolonias es que serán llamadas a pagar la cuenta de la crisis del imperialismo, como de hecho el Brasil ya comenzó a pagar, transfiriendo miles de millones de dólares bajo los más diversos motivos, tales como remisión de logros de las montadoras, potencializadas por la dilatación de los plazos del crédito y de la renuncia fiscal, los mayores tipos de interés del mundo ofrecidos a los especuladores, los puertos liberados a las importaciones, además de pagar para mantener sus reservas en dólar en los cofres yanquis.

Las falsas promesas de campaña comienzan a sucumbir delante de disculpas ancladas en la "gobernabilidad responsable". Así, el ministro Mantega dice ser imposible pagar un salario mínimo superior a R$ 540,00 y que su fórmula para disminuir la inflación es excluir de su cálculo las variaciones en los precios de los combustibles y de los alimentos. El Sr Gabrielli, presidente de la Petrobras, dice que la explotación del pre-sal debe ser a medio plazo, pues la industria nacional y hasta mundial no disponen de equipamientos suficientes para la demanda del pre-sal. El electorero PAC2 también quedará para cuando "dios dé buen tiempo". Mientras tanto, las legiones de miserables, promovidas o no, por la propaganda mistificadora, a las clases C o D, claman por comida, vivienda, educación, salud, finalmente, claman por la vida que les fue prometida en la campaña electoral.

Toma que Sarney es nuestro

Desde cuando el negociado del 'mensalão' cayó, la construcción de la base aliada de sustentación a la administración PT/FMI tuvo que darse a partir de la incorporación de los sinvergüenzas de todos los matices a la máquina administrativa. La gestión del oportunismo tuvo que asumir compromisos electoreros con esta misma empodrecida escoria que ahora cobra la factura.

Temer, Sarney y los viejos zorros del parlamento no dejan por menos sus servicios en favor de la gobernabilidad y colocan en el ministerio sus momias como Moreira Franco, Garibaldi Alves, Edison Lobão, Pedro Novais, todos listos a encubertar los negociados de la vieja y carcomida oligarquía.

Para evitar cualquier sorpresa, el viejo y corrupto PMDB saltó al frente y construyó una coligación con la chusma de partidos de la podrida base aliada, conformando un bloque capaz de dar las cartas en el congreso y, en la práctica, direccionar las acciones de la gestión en la base de los intercambios de favores.

Si algún petista tenía la ilusión de que la gestión de Luiz Inácio sería la transición para una efectiva gestión petista, puede ir tirando eso de la cabeza, pues la gestión de Dilma Roussef, por los compromisos asumidos con el imperialismo, con la gran burguesía y con el latifundio de viejo y nuevo tipo no producirá otra cosa de que más de lo que fue la gestión de Luiz Inácio que, a propósito, promete no salir de escena. El programa aprobado en el último congreso del PT continuará como pieza demagógica a engatusar los ingenuos y novatos de la política.

Todo para servir al capitalismo burocrático

La falsa contradicción entre estatismo y mercado, ensayado en el discurso petista, en realidad, sólo encubre sus compromisos de dar continuidad al desarrollo del capitalismo burocrático en nuestro país. Intentan, pues, encubrir el carácter de clase del viejo y empodrecido Estado brasileño, en el fondo dominado por las mismas fuerzas que dominan el mercado, o sea, la gran burguesía y el latifundio, serviles del imperialismo.

Bastante representativo de este falso dilema es la polémica desarrollada a través de las páginas del periódico Folha de São Paulo entre el cineasta Luis Carlos Barreto y el maestro John Neschling acerca de la política cultural de la próxima gestión petista.

El tramo a continuación es de autoría del maestro, que defiende la permanencia de Juca Ferreira al frente del Ministerio de la Cultura:

"Barreto es del tipo de productor artístico que Berlusconi tiene como ideal para el siglo 21, aquel que recibe los beneficios del Estado, pero lo redime de la enfadosa responsabilidad de pensar la cultura y presentar democráticamente propuestas definidas de política cultural.

Evidentemente que, con ese perfil, Barreto jamás apoyará un ministro como Juca Ferreira. Ferreira representa un tipo de político que encara el Estado como un pensador y enunciador de política cultural, con proyectos definidos, y que asume la responsabilidad de viabilizar aquello que el mercado jamás tendrá interés en realizar."

El equívoco del maestro es pensar que el Estado en el capitalismo puede estar libre del mercado. Así, caro maestro, un "Estado como un pensador y enunciador de política cultural, con proyectos definidos, y que asume la responsabilidad de viabilizar aquello que el mercado jamás tendrá interés en realizar" sólo será posible después de una revolución de nueva democracia ininterrumpida al socialismo. Bueno, pero esto escapa al campo de interés del oportunismo, siendo tarea de las masas que se organizan de forma cada vez más consciente e independiente de toda la corporativización producida por la gestión PT/FMI, y que antes de lo que se piensa construirán la vanguardia capaz de dirigirla en este glorioso proceso.


Traducciones: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira