Recordando Kishenji Amit Bhattacharyya*

A- A A+

En 24 de noviembre de 2011, el cuerpo del líder maoísta Kishenji fue encontrado con múltiples lesiones en la selva de Burishole, en el área Jhargram, del distrito de Medinipur, en Bengala Occidental. Uno de los principales agentes de las fuerzas conjuntas de Chidambaram-Mamata, Sr. Vijay Kumar, de la comisaría de la Fuerza Central de Reserva de la Policía - CRPF, describió esta acción como una "operación limpia y bien sucedida". El cuerpo mutilado presentaba marcas no sólo de heridas a bala, pero heridas de cuatro tipos. Un tipo de herida fue de bala, el segundo fue herida causada por armas afiladas, el tercer tipo eran heridas por quemaduras y el cuarto eran heridas causadas por golpes con objetos contundentes, en diferentes partes del cuerpo, como los dedos. Hechos como este revelan que Kishenji fue capturado en otro lugar, torturado hasta la muerte, después su cadáver fue colocado en el local y un teatro fue montado para sostener la tesis del llamado "encuentro"1 .

El ministro-jefe de Bengala Occidental, después de mantenerse callado durante tres días, presentó una teoría, en una reunión de campaña por la elección, de que las fuerzas conjuntas dijeron para Kishenji rendirse antes de tirar – una explicación refutada por los aldeanos en conversación con el equipo de investigación, formada por 22 miembros de organismos de derechos civiles, que visitó el local y áreas adyacentes, en 1º de diciembre de 2011. Y ese llamado "encuentro" fue planeado en una época en que había un proceso de diálogo entre los interlocutores del gobierno de Bengala Occidental y liderazgos maoístas. El intelectual revolucionario Varavara Rao, miembro del grupo que llevó el cuerpo de Kishenji para su ciudad natal, Peddapally, en el distrito de Karimnagar, declaró que durante los últimos 43 años él vio cadáveres – de personas muertas en verdaderos o falsos "encuentros" – pero nunca antes él testificó un cuerpo que presentara tantas marcas de heridas. Este brutal asesinato del líder maoísta Kishenji por las fuerzas combinadas de Chidambaram-Mamata entrará para la historia como crimen contra la humanidad.

Los 37 años de larga vida política revolucionaria de Mallojula Koteswar Rao2 solo podrían ser narrados y analizados por aquellos que fueron sus compañeros próximos de armas, en tiempos de adversidad y alegría. Para una persona como yo, que, básicamente, pertenencia a un mundo académico, que busca estudiar el movimiento maoísta a distancia y que no tuvo cualquier oportunidad de intercambiar impresiones con él, escribir sobre Kishenji es, ineludiblemente, enfrentar un montón de dificultades. Me gustaría pedir a los lectores de este pequeño documento mío, que mantengan en mente esa limitación.

Después de la muerte de Kishenji, personas de diferentes esferas de la vida han manifestado su opinión sobre todo eso; la mayoría de ellas habla sobre su línea política. Yo no quería escribir sobre la línea política de él (y este tampoco es el contexto para eso), porque la línea política de Kishenji no es diferente de la línea política del Partido Comunista de la India (Maoísta). Y sería mejor si los comentarios sobre la línea política vinieran de parte de aquellos que participan, ellos propios, de la práctica revolucionaria, de modo a hacer eso más significativo. Aunque afirmando esto, yo también reconozca el hecho de que la verdad y la sabiduría pueden estar también en la conciencia social de las personas sensibles. Yo no sé mucho sobre el contexto en el cual el líder maoísta fue detenido y muerto. En el editorial de Bandibarta (Boletín de los Prisioneros, un periódico de Bengala) nº 4, edición de noviembre-diciembre de 2011, expresé mi opinión sobre eso. En este artículo voy a escribir sobre algunos aspectos del héroe que cayó y del impacto que él, como un líder revolucionario comunista, tuvo en Bengala Occidental.

Mallojula Koteswar Rao nació en 1954, en la ciudad de Koddapally, en el distrito de Karimnagar, en Andhra Pradesh. Como estudiante en el secundario participó activamente del movimiento separatista para la creación del estado de Telangana, en 1969. Como aconteció con muchos de sus contemporáneos, la lucha de Naxalbari, en 1967, y la lucha Girijan, en Srikakulam, que vino en su estela, influenció profundamente su mente. Él era entonces un estudiante de graduación en la Facultad de SSR Karimnagar. En 1974, después del término de la primera fase de la lucha del PCI (Marxista-Leninista), él entró en el partido como un activista. Se juntó al RSU (Unión de los Estudiantes Radicales) y fue para la clandestinidad durante el régimen de emergencia, bajo Indira Gandhi. Él trabajó en las aldeas y desempeñó un papel activo en denunciar el programa de 20 puntos del Partido del Congreso3.

La segunda conferencia del RSU fue realizada en febrero de 1978 y la primera conferencia del RYL (Liga de la Juventud Radical) en mayo de 1978. Estos dos encuentros fueron importantes en la vida política de Koteswar Rao. Él participó del movimiento "Ida a la aldea" – movimiento que fue iniciado por Charu Mazumdar, después de Naxalbari, cuando él aclamó la juventud y los estudiantes a ir hacia las aldeas y que se integrasen con los campesinos pobres sin tierra, como un paso preliminar para la transformación revolucionaria y que, posteriormente, se hizo parte del comunismo revolucionario en la India. Este parece haber sido el primer paso en el sentido del bautismo de Kishenji en el proceso de integración con los campesinos. En septiembre de 1978, participó de un movimiento campesino conocido como "Jagityal Joitrajatra" (Marcha de la Victoria a Jagityal), que fue el punto culminante del movimiento de masas para ocupar la tierra, por parte de campesinos sin tierra, en cerca de 150 aldeas y distritos que comprenden Karimnagar Adilabad. Fue ese movimiento que dio origen a futuros líderes maoístas como Ganapati, Kishenji y otros. Kishenji era, hasta entonces, el secretario del PCI (ML), en el distrito de Karimnagar. De acuerdo con relatos de la prensa, él fue asociado con el comité conjunto Adilabad-Karimnagar, comité distrital de Karimnagar, como secretario del comité provincial en el estado de Andrha Pradesh y asumió responsabilidades de organización y militares en muchas partes de Dandakaranya. A mediados de los años de 1990 asumió el liderazgo del movimiento en la región de Jangalmahal, Bengala Occidental, como también en otros estados. Se dice que Kishenji estuvo envuelto, personalmente, en ambos movimientos de Singur y Nandigram. Todos nosotros hemos oído hablar sobre su papel de liderazgo durante el histórico movimiento de unificación de Lalgarh. A partir de entonces, el nombre del Kishenji se hizo un nombre familiar en Bengala Occidental.

Conteúdo exclusivo para assinantes do jornal A Nova Democracia

Kishenji llamó el Movimiento Lalgarh de "el segundo Naxalbari". Desde el punto de vista histórico, Naxalbari es único, es un divisor de aguas en la historia de la India. Este movimiento fue de corta duración, en el lugar donde surgió. Sin embargo, el mensaje de transformación revolucionario de la sociedad hindú a través del camino de la revolución agraria, bajo la orientación del Pensameno Mao Tsetung, se esparció. El Movimiento Lalgarh también se esparció por toda la región de Jangalmahal y fue un salto cualitativo después de Singur y Nandigram. Lo que testificamos en Lalgarh es la fusión entre el movimiento democrático de los adivasis, dalits y otras personas de las clases más pobres, por un lado, y la lucha armada revolucionaria, por otro. Una gran variedad de iniciativas fue promovida, con la formación del Comité Popular Contra las Atrocidades Policiales (PCAPA); representación igual para hombres y mujeres dentro del PCAPA, los hombres y las mujeres jóvenes de la PCAPA; lucha por la dignidad a pesar de la represión brutal del Estado; movimiento anti-bebidas alcohólicas; lucha por una nueva cultura con canciones y poemas que reflejasen las luchas del pueblo y dibujos de rebeliones pasadas de los adivasis; lucha contra la contaminación ambiental causada por la instalación de fábricas de hierro-gusa; la adopción de nuevos métodos de lucha; la flexibilidad y, junto con estos, modelos alternativos de desarrollo – distribución de tierras, para la construcción de represas para irrigación, de carreteras, cultivo con irrigación con tubos , creación de centros de salud y de centros gratuitos de entrenamiento – todo eso para apoyar el modelo maoísta Dandakarania de desarrollo. Si historiadores y científicos sociales aceptaron eso o no, ellos mantienen una distancia segura de aquellos movimientos y son sostenidos en sus actividades intelectuales por tales movimientos y realmente deben mucho a aquellos que son los verdaderos creadores de la historia.

Dos años atrás Kishenji se hizo un nombre muy conocido y la imprenta tuvo un papel en eso. Situaciones como: la conversación telefónica de Kishenji con la prensa; el rapto de Atindranath Datta, representante del gobierno en Sankrail; la liberación de 15 mujeres prisioneras venidas del área de Jangalmahal, del Presidio Central de Medinipur, en pago de la liberación de Atindranath Datta, que fue liberado por Kishenji delante de los medios de comunicación; y la aparición de Kishenji frente a la prensa con una mujer adivasi de edad, cuya familia había sido blanco de asedio policial y tortura antes del rapto de Datta. Todos estos hechos ahora son parte de la historia. Aquel fue un momento en que muchos jóvenes se sentaron delante de las televisiones para oír la voz de Kishenji. Hablando en Telugu, con acento de Bengala, su discurso y las respuestas para la prensa, su osadía, su dedicación a la causa por la cual él venía luchando y su auto sacrificio causó una profunda impresión entre las personas, independientemente de sus opiniones. Las personas lo trataban con respeto, espanto y admiración. Hubo un tiempo en que Kishenji fue la personalidad más atractiva a los ojos de la prensa. Algunos lo honraron con el título de "Hombre del Año". Cuando cubrió su rostro, por razones de seguridad, fue descrito también como "el fantasma que camina". Hubo varios relatos sobre donde él estaba o lo que estaba planeando hacer. Hubo relatos sobre haber sido herido en un supuesto "encuentro" en la selva de Bankishole.

Puedo recordar mis días en el Presidency College, en Calcuta, en el inicio de 1970, cuando Charu Mazumdar4 se hizo una leyenda viva. Muchas historias circularon en los medios de comunicación sobre su paradero. "Hoy él estaba en Behala, al día siguiente estaba en Puri, escapó de la batida policial", y así la historia continuó. Charu Mazumdar murió en Lalbazar, en la prisión, en 28 de julio de 1972. Murió durante un régimen que inició asesinatos en falsos "encuentros". Hoy, Kishenji es asesinado bajo un régimen que hace lo mismo que el régimen anterior. Desde entonces, hasta 24 de noviembre de 2011, casi cuatro décadas se pasaron. Ningún otro líder revolucionario durante ese largo periodo, desde 1972, causó tal impresión indeleble en la mente del pueblo de Bengala Occidental. Se puede concordar o discordar con la ideología y los métodos de lucha defendidos por Kishenji, sin embargo, todos los demócratas, personas honestas y sensibles del país irán a considerarlo en alta estima, por su dedicación inexorable a la causa, por su heroica intrepidez, sacrificio y martirio con el noble propósito de crear una nueva sociedad, donde los valores humanos triunfan sobre la ventaja económica. En el verdadero sentido del término, Kishenji era un líder del pueblo oprimido; al mismo tiempo, él también era uno de ellos, que trató el sufrimiento de sus compatriotas como su propio, y fue su integración con el pueblo y sus calidades personales que deben haber hecho lo que él realmente era.

Una persona como yo – que es tanto un estudiante cuanto un profesor de Historia, y que está envuelta en la investigación del movimiento maoísta en su fase actual – enfrentará mayor dificultad. Uno de los principales arquitectos del movimiento maoísta partió de este mundo "como – en las palabras de Kabir Suman – un héroe". Personalmente, yo quise entrevistarlo y tener una larga discusión con él sobre varios asuntos relevantes para el escenario político contemporáneo. Esa posibilidad ya no existe. Así, fue una pérdida irreparable para el estudio de la Historia.

Para mí, no es posible evaluar la medida en que la muerte de Mallojula Koteswar Rao afectará el movimiento maoísta. Sin embargo, el punto crucial es que el movimiento naxalita-maoísta se mantiene hace 44 años, enfrentado la brutalidad y crueldad, de todos los tipos, del Estado y continúa ganando fuerza. Eso sólo puede deberse al hecho de poseer una fuerte base social, por representar un instrumento para la transformación social en medio del pueblo, por poseer una base de masas muy sólida, lo que hizo tan larga su duración. De lo contrario, no sería posible explicar tan larga existencia de un movimiento comunista revolucionario en nuestro país. La base de ese movimiento está en la resistencia del pueblo contra la opresión de las clases reaccionarias en la India y la dominación del capital extranjero sobre nuestra economía y la rapiña de nuestros recursos, en complicidad con las clases dominantes locales. Mientras esta realidad existir, el hambre de las personas para el cambio no irá a disminuir. El asesinato de un líder revolucionario no puede cambiar esa tendencia general de la Historia. Esa es la ley de la Historia.

_______________________
*El profesor hindú Dr. Amit Bhattacharyya alecciona en la facultad de Historia de la Universidad de Jadavpur, en Calcuta, y es miembro del Comité por la Libertad de los Prisioneros Políticos en la India. El año pasado él estuvo en Brasil. En la ocasión, presentó el ciclo de charlas "India: dominación imperialista y resistencia popular" en universidades brasileñas.

1 Artificio bastante utilizado por las fuerzas de represión del viejo Estado hindú, simular el escenario de "encuentros" (enfrentamientos) para justificar el asesinato de militantes comunistas y liderazgos populares que se opongan a la vieja orden. Se asemeja a los "autos de resistencia" en Brasil, labrados por la policía cuando ejecuta personas en supuestos enfrentamientos en las calles de las ciudades y en el campo.

2 Verdadero nombre del dirigente comunista.

3 Programa de reformas económicas antipueblo aplicado por la gerencia de Indira Gandhi a mediados de los años de 1970.

4 Dirigente de la fracción roja del Partido Comunista de la India (Marxista-leninista) los años de 1960, vanguardió la lucha contra el revisionismo kruschovista. La fracción roja liderada por Charu Mazumdar promovió la escisión proletaria y reconstituyó el partido como Partido Comunista de la India (Marxista-leninista), defendiendo el Pensamiento Mao Tsetung como el marxismo-leninismo de la época. Creó el Grupo Guerrillero del Pueblo y dirigió el levantamiento campesino en la aldea de Naxalbari, en Bengala Occidental, que tomó tierras de los latifundistas, quemó registros de propiedad, abolió las deudas de los campesinos pobres, juzgó y ejecutó los principales enemigos del pueblo.

Traducciones: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.


NÃO SAIA AINDA… O jornal A Nova Democracia, nos seus mais de 18 anos de existência, manteve sua independência inalterada, denunciando e desmascarando o governo reacionário de FHC, oportunista do PT e agora, mais do que nunca, fazendo-o em meio à instauração do governo militar de fato surgido do golpe militar em curso, que através de uma análise científica prevíamos desde 2017.

Em todo esse tempo lutamos e trouxemos às claras as entranhas e maquinações do velho Estado brasileiro e das suas classes dominantes lacaias do imperialismo, em particular a atuação vil do latifúndio em nosso país.

Nunca recebemos um centavo de bancos ou partidos eleitoreiros. Todo nosso financiamento sempre partiu do apoio de nossos leitores, colaboradores e entusiastas da imprensa popular e democrática. Nesse contexto em que as lutas populares tendem a tomar novas proporções é mais do que nunca necessário e decisivo o seu apoio.

Se você acredita na Revolução Brasileira, apoie a imprensa que a ela serve - Clique Aqui

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira