Jirau: obreros son secuestrados por el Estado

A- A A+

La huelga de los trabajadores de la Usina de Jirau acabó en 02 de abril. Pero las condiciones de trabajo dentro de la obra aún continúan precarias. Además de eso, las contratistas que forman parte del consorcio constructor de la Usina y las empresas tercereadas acumulan deudas en Porto Velho y región.

http://www.anovademocracia.com.br/89/09a.jpg
Audiência dos trabalhadores abandonados pela WPG no TRT, em Porto Velho, Rondônia

A pesar de la propaganda de la vuelta a la normalidad en Jirau, nuestro reportaje verificó in loco que la situación no es tan pacífica cuánto el gobierno y el monopolio mediático pretenden mostrar.

Durante todo el mes de abril, la Fuerza Nacional de Seguridad y la Policía Militar continuaron dentro de la Usina. Según Paulo Marcelo Rodrigues, trabajador de la Camargo Correia y miembro de la comisión electa para negociar con las empresas, el tratamiento que recibían de la policía continuó tan humillante cuanto antes de la huelga:

– La policía continúa en la Usina y el trabajador sigue sintiéndose constreñido. Los trabajadores continúan siendo escoltados. Los que están allí apenas quieren garantizar el sostén de sus familias. Cualquier acto o movimiento puede desencadenar una represión. Muchos operarios fueron zurrados en la portería de la empresa e hicieron la denuncia policial.

En el fin de abril, la Agencia Nacional de Energía Eléctrica aprobó la anticipación en un mes para la entrada en operación de las primeras unidades de la hidroeléctrica, que debe comenzar en 1º de enero de 2013. Por más que el consorcio constructor haya afirmado que va a acelerar el ritmo de trabajo dentro de la Usina para garantizar la conclusión de las obras, el número de despidos en la Usina es muy grande. La Carmargo Correia no revela el número de operarios dimitidos por la empresa y  ni los que se desconectaron voluntariamente de las obras.

http://www.anovademocracia.com.br/89/09b.jpg
Polícia Federal cerca prédio do TRT durante protesto dos trabalhadores

Mientras nuestro reportaje estuvo en Porto Velho, verificó que varios trabajadores continuaban viviendo en hoteles de la capital y de la región, ya que los alojamientos quemados al fin de la huelga, el día 3 de abril, aún no habían sido rehechos. Por eso, una parte de ellos tampoco comparecía en el local de las obras. La supuesta vuelta "a la normalidad" en Jirau era, en realidad, un retorno al trabajo a pasos bastante lentos.

Después de varios días de negociación con las empresas Energía Sustentável del Brasil y Camargo Correia – una de las empresas que forman parte del consorcio constructor de la obra – los trabajadores consiguieron arrancar: 13% de aumento salarial y un aumento de R$50 en la cesta básica, que pasará de R$220 para R$270, a partir de mayo. Pero aún restan varias reivindicaciones: la salida de la policía del terreno de obras, la mejoría del plan de salud, etc.

Trabajadores secuestrados e incomunicables

Con el nombre de "Operación Volcano" la policía de Porto Velho montó una megaoperación para prender 24 trabajadores que participaron de la huelga en Jirau. Ellos fueron acusados por la empresa y por la policía de liderar el grupo de trabajadores que no aceptaba el fin de la paralización y que supuestamente habrían incendiado una parte de los alojamientos el día 03 de abril. Después de ese episodio, el viejo Estado, a través del Secretario de la Presidencia, Gilberto Carvalho, hizo declaraciones criminalizando los obreros y, junto con la empresa, exigió una caza a las brujas, con la presentación de los "responsables" por el "acto de vandalismo".

La cacería prosiguió con el secuestro de los obreros en diferentes locales, como hoteles, y su mantenimiento en cárcel privada, sin alimentación e incomunicables, por dos días en el interior del local de las obras. Sólo el día 9 de abril la policía presentó los 11 obreros juntos, con toda pompa y circunstancia, bajo acusación de formación de cuadrilla, daño al patrimonio, etc. Se supo después que a algunos les fue imputado el crimen de tráfico de drogas y otras acusaciones infundadas, en la clara tentativa de aumentar su calvario por el sistema penal.

http://www.anovademocracia.com.br/89/09b.jpg
Polícia Federal cerca prédio do TRT durante protesto dos trabalhadores

Ellos fueron llevados para el presidio Urso Branco y permanecen detenidos en el anexo "Pandinha", en la capital Porto Velho. El proceso sigue con el ministerio público, que deberá ofrecer denuncia contra los 24 acusados. Algunos de los encarcelados estaban incomunicables, siendo que Jhonata Lima Carvalho tenía paradero desconocido. El reportaje de AND no consiguió contacto directo con los obreros presos, pero el día 2 de mayo, cuando concluíamos la edición, conversamos por teléfono con el abogado Ermógenes Jacinto de Souza, que representa algunos de los obreros detenidos:

– Estuve hoy en el presidio y hablé con los 11 obreros. Ellos están muy abatidos, sufren mucha presión y recibieron apodos peyorativos de los policías y carceleros, como "vagabundos" y "comedores de lagartijas". No tienen colchones y duermen todos directamente sobre el cemento y no tienen acceso a material de uso personal, de higiene y limpieza. Las visitas no están autorizadas y ellos ya están presos hace casi un mes sin noticias de la familia.

Sin embargo, hay denuncias de que la Camargo Correia sería la principal interesada en un evento de las proporciones del incendio del día 3 de abril, porque recibiría un seguro que puede llegar a R$ 1.000 millones. Nada mal para la empresa que ya extrapoló todos los plazos para la construcción y que prácticamente duplicó el presupuesto de la obra a través de aditivos contractuales exigidos y aceptados por la gerencia Roussef. El valor estimado para la conclusión de la obra era de R$ 8.900 millones, pero actualmente está en más de R$ 15.000 millones.

Camioneros se levantan

La huelga ya había acabado, pero los camioneros que llevan todo tipo de material para dentro de la Usina amenazaban una nueva movilización para exigir derechos. Los camioneros permanecieron con los camiones paralizados en el patio de la empresa durante la huelga de los obreros, ya que no podían entrar para descargar las mercancías. Pero, después del fin de la huelga, nadie quiso asumir la responsabilidad:

– Las transportadoras no se manifiestan, las empresas dicen que no tienen nada que ver con eso. Una empresa pasa el problema para la otra y nadie asume. Hicimos una protesta pacífica en frente de la portaría para que alguien tome una providencia. Nosotros queremos que sea solucionado – explica Vantoir Gasparetto.

Según el camionero Rafael Robson de Oliveira, la situación es crítica:

– Nuestro Sindicato ya está intentando negociar y tiene que resolver el problema porque nuestras familias ya están pasando por necesidades. Son 37 camiones parados esperando una solución.

http://www.anovademocracia.com.br/89/09d.jpg
Dez dos onze operários presos. No dia 9, todos foram para o presídio Urso Branco

La empresa solicitó que ellos descargasen  los camiones, aún sin hacer el acierto por los días parados. Ante el rechazo, llegó ofrecer cerca de R$350 por día. Los camioneros rechazaron la propuesta y permanecían movilizados en el patio exterior de la empresa. Pero en la última semana de abril, los camioneros fueron sorprendidos con una acción cautelar de la justicia de Porto Velho que los obligaba a descargar las mercancías en la Usina.

Según el camionero Rafael Robson de Souza, que trabaja para la Ebmac, algunos camioneros aceptaron la propuesta de la empresa de recibir sólo R$9.500 por los días parados, descargaron y ya habrían salido de Jirau. Pero él y otros compañeros continuaban en Jirau y necesitarían defenderse de las acusaciones hechas en el proceso, ya que no firmaron el acuerdo ofrecido por la empresa. Hasta el cierre de esta edición, ellos aún no habían recibido nada por los días parados durante la huelga de los obreros.

WPG: continúa la lucha

Los que enfrentan la situación más complicada son los ex-operarios de la WPG. Los ochenta trabajadores permanecían alojados en un hotel de Porto Velho, esperando el juicio de una acción judicial que exige el cumplimiento de los derechos laborales. El día 27 de abril fue realizada la última audiencia del caso. El juez afirmó que el caso sería juzgado el día 03 de mayo y no dio mayores informaciones.

Los trabajadores comenzaron a solicitar la desvinculación con las empresas, aún sin saber si recibirán los derechos debidos. El Sticcero (Sindicato de los trabajadores en la construcción civil de Rondônia) prometió arcar con los costes del viaje de vuelta para casa de los obreros que no residen en la región. Pero no concedió ningún otro tipo de auxilio a los 80 trabajadores. La mayoría de ellos no tenía ningún centavo para costear la vuelta para casa. Según los obreros, ellos pidieron el apoyo del sindicato hasta la audiencia de mayo, pero el sindicato se negó y los dejó prácticamente en la calle.

Como AND informó en la última edición, ellos fueron contratadas por la WPG y subcontratados por las empresas Dominante y TPC. El propietario de la WPG desapareció sin rescindir el contrato de trabajo y sin realizar el pago de los trabajadores, proveedores y empresas tercereadas.

La situación de los trabajadores era bastante crítica, pues recibían sólo alojamiento y alimentación, garantizados vía decisión judicial que obligaba el Sticcero a garantizar la estada de los trabajadores en la capital. Sebastião Inácio da Silva, contratado por la TPC, cuenta que la mayor preocupación de los trabajadores era con sus familias:

– Hay gente con mandato de prisión por deber pensión alimenticia. Pero la situación más complicada es la de los trabajadores que viven fuera de Rondônia. Nosotros aún estamos comiendo, durmiendo, el problema son nuestras familias  que están pasando necesidades.

Uno de los trabajadores había traído la familia para Porto Velho, pues ya no tenía cómo mantenerla en el interior. El día 11 de abril, el trabajador Helvécio Elídio sufrió un Accidente Vascular Cerebral (AVC). Según un médico que acompañó nuestro reportaje al hospital, el AVC sufrido por el trabajador tenía relación con la situación social en que él vivía. 

Para los trabajadores, lo que estaba trabando el proceso es el hecho de haber dos acciones tramitando, una movida por el Ministerio Público del Trabajo y otra movida por el Sticcero:

– El Sindicato dice que no tenemos ningún vínculo, pero nosotros estamos aquí con los documentos de trabajo en abierto, sin saber que se resuelve. Entonces, el Ministerio Público entró con una acción, pidiendo todos los derechos que son garantizados por ley a los trabajadores: reconocimiento de la continuidad del vínculo laboral, indemnización por daños morales y pedido de prisión para los directores de la Energía Sustentável – cuenta Joel da Costa Correa, que trabajaba en la WPG.

El reportaje de AND acompañó una audiencia realizada por el Tribunal Regional del Trabajo, en Porto Velho, entre los trabajadores, el MPT, El Sticcero y la Energía Sutentável do Brasil. Como habían dos acciones tramitando, el juez solicitó que los trabajadores decidieran quién debería representarlos: el MPT o el sindicato. El abogado que representaba el Sticcero les avisó que si escogiesen el MPT como representante tendrían la alimentación y alojamiento cancelados. Aún así, los trabajadores optaron por la representación del MPT. Al final de la audiencia, el juez invalidó la votación por entender que perjudicaría los trabajadores. La acción movida por el Sindicato solicita el pago solamente de los días trabajados en 2011. Ya la acción del MPT-RO solicita el reconocimiento de la continuidad del vínculo laboral hasta  ahora, ya que la empresa no dio la baja en el documento de trabajo de ningún operario.

Los trabajadores no perdonan la actuación del Sindicato:

– El sindicato quiere vernos lejos, ellos ni vienen aquí. Nosotros tenemos miedo de que en una hora ellos nos digan para salir del hotel – relata Ivanildo Ribeiro.

Y la previsión de Ivanildo se confirmó el día 27 de abril, cuando el sindicato informó al gerente del hotel que cancelaría el pago del alojamiento y alimentación a partir del día siguiente, después de la audiencia que juzgaría el proceso. Los obreros están en la calle desde el día 28. Algunos volvieron para sus estados de origen con el pasaje suministrado por el sindicato, pero sin un centavo para alimentarse durante el viaje. Hasta el día 30 de abril, un grupo permanecía en la entrada del hotel, con las valijas, pero sin dinero. Ellos dicen que el sindicato no aceptó alojar ni siquiera una pequeña comisión que aguardará el juicio de la acción, marcado para el día 3 de mayo.

Crisis de representatividad

Con el fin de la huelga, el descontentamiento con el Sticcero es mayor entre los trabajadores vinculados a la WPG. Pero hay varios relatos de la falta de representatividad del sindicato junto a la categoría durante la huelga. En los últimos días de la paralización, los trabajadores llegaron a expulsar el sindicato de una asamblea. Convidado por nuestro reportaje, el vicepresidente del Sticcero, Altair Donizete, dio su propia versión para los hechos, culpando los trabajadores:

– Los trabajadores si aceptan el sindicato como representante de la categoría. Por el interés de retomar las negociaciones, uno acaba pidiendo para que el trabajador retorne al trabajo y él cree que el sindicato está del lado de la empresa. Pero eso es así mismo, el trabajador no entiende el sistema sindical.

Como si no bastase esa conducta de los sindicalistas junto a los trabajadores, algunos directores del sindicato y de la CUT (que desplazó la dirección nacional a Rondônia para acabar con la huelga en Jirau) intentaron impedir el trabajo del reportaje de AND, amenazando e intimidando la reportera en una reunión de negociación entre los trabajadores y la empresa (vea vídeo en el blog de AND).
Traducciones: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.


Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira