Sigue la matanza de pobres en las periferias de São Paulo

A- A A+
http://www.anovademocracia.com.br/100/08.jpg
O Comitê ocupou a sede da Secretaria Estadual de Justiça de São Paulo

En las favelas y barrios pobres de la ciudad de São Paulo y región metropolitana sigue ocurriendo una auténtica masacre contra las masas. Como AND informó el mes pasado, centenares de personas – en su mayoría, jóvenes, negros y pobres – han sido asesinadas a sangre fría por hombres encapuzados en motocicletas o coches  sin identificación. Según investigaciones de la propia policía paulista, muchas de las víctimas estarían siendo juzgadas por policías militares antes de ser ejecutadas.

– En varios crímenes de homicidio nosotros detectamos que las víctimas, antes de ser muertas, tuvieron sus atestados de antecedentes accedidos por la policía. Eso es muy emblemático – dijo el propio delegado general Marcos Carneiro Lima, jefe de la Policía Civil de São Paulo.

Solamente en noviembre, el número de personas asesinadas en São Paulo y región metropolitana puede sobrepasar la asustadora marca de 300 homicidios. Sin embargo, solamente a finales del mes, el gerente estadual Geraldo Alckmin admitió que los crímenes pueden estar siendo cometidos por policías militares. El mes de septiembre, fueron 135 muertes, y en agosto, 106. En comparación con septiembre de 2011, cuando fueron registrados 69 homicidios dolosos, el índice fue 95,6% mayor. Solamente entre la noche del día 16 de noviembre y la madrugada del día 19,  cerca de 20 personas fueron muertas en ataques o en supuestos enfrentamientos con la policía en São Paulo y en la región metropolitana.

Entre la noche del día 21 y la madrugada del día 22, en menos de siete horas fueron 18 baleados, de los cuales diez murieron en la Gran SP. Entre las muertes, cuatro ocurrieron en supuestos enfrentamientos con la Policía Militar.

El día 22 de noviembre, integrantes del Comité contra el Genocidio de la Juventud Negra y Periférica de SP ocuparon durante cuatros horas la sede de la Secretaría Estadual de Justicia de São Paulo. Los manifestantes querían ser recibidos por la secretaria Eloisa Arruda y por el secretario de Seguridad Pública y ex-procurador general de Justicia, Fernando Grella, que tomó posesión momentos antes. El día anterior el ex-secretario, Antonio Ferreira Pinto, pidió exoneración del cargo. Fernando Grella Vieira, de 54 años, que asumió la carpeta, fue procurador-general de Justicia del estado de 2008 a 2012 y asumió la secretaría de Seguridad Pública en marzo de 2009. En 2006, durante los crímenes de mayo, fue invitado por el entonces gerente estadual Cláudio Lembo para comandar la Secretaría de Administración Penitenciaria – creada por el propio Ferreira Pinto en 1992, luego después de la masacre del Carandiru.

Conteúdo exclusivo para assinantes do jornal A Nova Democracia

En la protesta del día 22, el Comité exigió la desmilitarización de la policía y la responsabilización del gobernador Geraldo Alckmin y del ex-secretario Ferreira Pinto por ser complacientes con la violencia policial que ha asolado los barrios pobres de São Paulo.

Entre los manifestantes estaban varios parientes de víctimas de la matanza promovida por las policías paulistas. Uno de ellos era el electricista Daniel Eustáquio de Oliveira, de 50 años, que perdió el hijo en la madrugada del día 30 de junio. Según testigos, César Días de Oliveira y su amigo de infancia Ricardo Tavares da Silva, ambos de 20 años, fueron ejecutados por policías militares.

– Cuando supe que él había muerto comencé a llorar. La auxiliar me dijo que los policías lo mataron porque él había resistido a la prisión. En la hora yo paré de llorar y dije que iba a probar que mi hijo era inocente. Yo nunca tuve miedo porque, cuando que dijeron que los policías habían matado mi hijo, yo morí junto – dijo el trabajador.

Días después, después de una breve investigación basada en datos levantados por el padre de la víctima, cinco policías fueron detenidos administrativamente acusados de asesinar los dos jóvenes con más de 120 tiros.

– Su madre se quedó muy desesperada, hasta hoy no se recuperó. Pero imagina cuántas personas esos policías habrían matado si yo no hubiese hecho nada – dijo el electricista.

Otra manifestante presente, la jubilada Maria José Cordeiro, tuvo el hijo, Cássio Luan Cordeiro da Silva, asesinado el día 30 de septiembre. El caso también fue registrado como resistencia seguida de muerte, o auto de resistencia, ya que, según los policías que mataron el joven, él habría corrido al ser abordado.

– Pero él tenía tiros en el corazón, si hubiera huido los tiros serían en la espalda, ¿no? Mi hijo era honesto, trabajador. Si yo fuese rica, estaba en la Globo, pero como soy pobre estoy aquí, en la lucha. Y voy a continuar hasta el fin – dijo Maria José, debilitada por un accidente vascular cerebral.

Además de los asesinatos, integrantes de ONG y movimientos sociales que actúan en el interior de esos barrios pobres alertan para el creciente número de jóvenes desaparecidos. La educadora Fabiana Ivo, de la Red de Educación Ciudadana, dice que la organización ha hecho levantamientos sobre las desapariciones. El primo de Fabiana fue blanco de un atentado en un bar en la madrugada del día 7 de noviembre en Diadema, en el ABC Paulista. En la ocasión, dos hombres en una moto tiraron contra un grupo de personas que estaba en un bar. El primo de Fabiana fue alcanzado en el brazo.

– Venimos trabajando con levantamientos en los distritos del Campo Limpo, Jardím São Luís, Jardín Ângela y Capão Redondo. Dentro de esos distritos hemos recibido informaciones sobre jóvenes, de 13 a 29 años, que están desapareciendo – denuncia.

En otro caso, el día 21 de noviembre, la joven Luciene Neves, de 24 años, estaba en un bar en el barrio Jardín São Luís, zona Sur, cuando un hombre en una moto disparó y alcanzó seis personas. Además de Luciene, también murieron Marcos Faustino y un hombre conocido como Alexandre. En los fines de semana, Luciene organizaba grupos de ayuda a dependientes de drogas y ex-presidiarios en una iglesia del barrio.

– Es mucha violencia, es un dolor que no pasa, no tiene cómo. Matar mi hija que estaba llegando del trabajo, eso es cobardía. Son familias que están muriendo, son personas trabajadoras, no es algo cualquiera, no es animal que está muriendo. Queremos justicia. No podemos dejar de creer. Todo lo que yo pueda hacer, yo voy a hacer por ella – dijo la madre de la joven en entrevista al portal G1.

En otro caso emblemático, el día 10 de noviembre, el peón Paulo Batista do Nacimento, de 25 años, fue asesinado por policías, como mostraron imágenes hechas por un camarógrafo aficionado posicionado en un balcón frente al local del crimen. Las imágenes muestran el momento en que Paulo, desarmado, es rendido por policías, ejecutado y su cuerpo colocado dentro del patrullero de la PM. Al registrar el caso, los policías alegaron que abordaron sospechosos en un coche robado, hubo intercambio de tiros y el cuerpo del sirviente fue encontrado momentos después en una callejuela próxima al local del supuesto tiroteo.

Cuatro días después, en São Bernardo do Campo, hombres dentro de un coche dispararon contra el vehículo donde estaba el bebé Pedro Henrique Patrocínio Manga, de 1 año y 8 meses, y su madre. Alcanzado en la cabeza, el niño murió rápidamente. Según investigaciones de la Policía Civil, momentos antes, ocupantes del mismo coche habrían disparado contra frecuentadores de un bar y asesinado un joven de 17 años.

– Yo no quiero vivir en este mundo sin mi hijo – dijo la madre del niño, Tamires Santos Silva Manga, de 22 años

– Yo no tengo más como colocar nada en mi cabeza, sólo que mataron mi nieto. Él era todo para nosotros. Estamos atónitos, basta ver cómo está mi hija. Lo peor es saber que todo eso no va a dar en nada. No existe ley. Él pasó el día jugando con la abuela y con su madre. Cuando él me abrazaba, no quería más soltarse – dijo el abuelo materno y chofer de transporte escolar, José do Patrocínio Silva, 53 años.

Mientras derrama la sangre del pueblo pobre en las calles de São Paulo, el Estado reaccionario sigue ocupando permanentemente favelas en la capital, zonas Este, Norte y en Guarulhos. Desde el inicio de la operación Saturación, fueron ocupadas las favelas de Paraisópolis , São Remo y Campo Limpo. En esas regiones, habitantes denuncian que PM han llevado a cabo invasiones de residencias sin mandato oficial, sesiones de tortura y toques de queda.

Traducciones: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.


Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira