Aplazamiento demuestra más la sumisión de Dilma

A- A A+

http://www.anovademocracia.com.br/118/03.jpg

La divulgación del espionaje realizado por la agencia de seguridad nacional de USA en el Brasil recibió, inicialmente, una burocrática indignación de parte de la presidente del país. Delante de la gran repercusión, de verdadera indignación de los brasileños, después que la Globo presentó las dos denuncias de espionaje del gabinete presidencial y de la Petrobras, Dilma amagó con la posibilidad de cancelación de la visita de Estado que haría a aquel país. Retrocedió, sin embargo, delante de las presiones de Obama y sus funcionarios para convencer la gerente de la semicolonia de que las cosas son así mismo y que es mejor conformarse, pues USA no va a cambiar su conducta. Lo que sería una cancelación de la visita, de repente, cambió para un "aplazamiento combinado entre los dos presidentes".
Escena de sumisión explícita

Por más que los servicios de información del viejo Estado estén volcados para husmear el pueblo en lucha, es inadmisible que la gestión no supiese del espionaje, no sólo de la agencia de seguridad yanqui como de la CIA, del Mossad (Israel), del MI6 (Inglaterra) y otros servicios secretos. Lo que dejó mal los oportunistas, actualmente ocupantes de la gestión de turno, fue la publicación de las informaciones en posesión de Edward Snowden y la posibilidad de que otras revelaciones aún pudieran venir a público.

Como ya era de esperarse, no fue la agresión yanqui lo que más incomodó a la gestión petista y sí el probable constreñimiento que Dilma Rousseff enfrentaría delante de la posibilidad de ella estar en plena confraternización en el baile de la Casa Blanca mientras, en el Brasil, estén saliendo más informaciones sobre el espionaje. Esto le caería muy mal, electoralmente, según su especialista en márquetin.

Por otro lado, prosiguiendo con el juego de fingimientos, Obama, para no sufrir otro desgaste internacional en su ya menguado prestigio, armó la salida de un aplazamiento en común acuerdo entre los dos países, lo que fue listamente aceptado por la gestión de la semicolonia.

El Itamarati, también conocido como palacio de la hipocresía, durante todo el proceso, además de las acciones atolondradas frente a la invasión de su sede y de la fuga del senador boliviano de la embajada en Bolivia para el Brasil, se mantuvo dentro del viejo modelo de la cultura de sumisión al imperialismo en el cual lo que más importa, en una situación de ese quilate, es conseguir una buena disculpa para que los yanquis se salgan bien. Actitudes altivas y soberanas no constan de su menú.

En la tentativa de agradar a griegos y troyanos, la secretaría de prensa del Planalto divulgó una nota, probablemente soplada por Susan Rice, consejera de seguridad nacional del USA, en la cual queda confirmado el arreglo: "Teniendo en cuenta la proximidad de la programada visita de Estado a Washington – y en la ausencia de tempestiva investigación de lo ocurrido, con las correspondientes explicaciones y el compromiso de cesar las actividades de interceptación – no están dadas las condiciones para la realización de la visita en la fecha anteriormente arreglada. De esa forma, los dos presidentes decidieron aplazar la visita de Estado, pues los resultados de esta visita no deben quedar condicionados a un tema cuya solución satisfactoria para el Brasil aún no fue alcanzada".

Aún sobre la nota es importante destacar la afirmación de que "Nuestras relaciones comprenden la cooperación en áreas tan diversas como ciencia y tecnología, educación, energía, comercio y finanzas, envolviendo gobiernos, empresas y ciudadanos de los dos países´". Pero, si para los yanquis esa frase los deja bien, para los brasileños es un engaño, ya que en ninguna de estas áreas la relación es de cooperación y sí de total espoliación, como siempre acontece en las relaciones del imperialismo con las colonias y semicolonias.

La Petrobras duerme con el enemigo

El Congreso Nacional inmediatamente instaló la CPI del espionaje como que para estar en sintonía con los clamores de las calles. El resultado, con antecedencia, todos conocemos: nada. Pero, dentro de sus habituales escenificaciones, invitó para deponer a la Agencia Nacional de Petróleo y la Petrobras, ambas, a pesar de todo el esfuerzo para demostrar la seguridad de las informaciones sobre el petróleo nacional, no consiguieron deshacer las evidencias de que la Petrobras duerme con el enemigo, sino veamos:

La directora general de la Agencia Nacional del Petróleo (ANP), Magda Chambriard, garantizó que no es posible un espionaje en el banco de datos de explotación y producción de petróleo. Durante la audiencia pública en el Senado Federal, ella dijo que el banco no es conectado al internet. Además de eso, argumentó que él funciona en un edificio diferente de la oficina central de la ANP y hasta quiso hacer un chiste sobre la necesidad de poderes paranormales para robar datos de la ANP. Por otro lado, la presidente de la Petrobras, Gracia Foster, en la misma CPI afirmó, con una ingenuidad digna de los ángeles, que los circuitos integrados de la Petrobras son alquilados de la Oi, y de otras concesionarias públicas de telecomunicaciones americanas, italianas, españolas, francesas y mexicanas. Y, lo que es peor, también añadió que tres empresas americanas, entre ellas la Cisco, suministran soluciones de criptografía. Típico ejemplo de cómo colocar al zorro para cuidar del gallinero, la señora presidente de la Petrobras asegura que esa patota es toda buena gente, ¡qué cosa!

Estas señoras tienen el descaro de hablar en seguridad del petróleo nacional en testimonios de hacer reír a los que tienen un mínimo de conocimiento sobre las relaciones, de las empresas citadas, con el seguimiento de información del imperialismo. ¿Será que ellas creen que nos olvidamos del robo de los datos referente al campo de Júpiter en la bacía de Santos?

Sólo para recordar indicamos aquí el artículo publicado en cinco de marzo de 2008, en el sitio resistir.info/brasil/robo_petrobras.html,‎ "Petrobras confía su información a los piratas de la Halliburton", de autoría de Juan Luis Berterretche.

El autor denuncia que los datos sobre el descubrimiento de una gigantesca reserva de gas próxima al mega-campo de Tupi en la bacía de Santos, simplemente fueron robados en una operación de transporte de conteiner  bajo la responsabilidad de la Halliburton, empresa americana de propiedad de Dick Cheney, ex vicepresidente de Bush hijo y conocido estafador internacional. En el mismo artículo el autor traza el perfil del embustero. El robo constó de laptops, discos rígidos, un ordenador, memorias, grabador de CD e impresora, todo este material con informaciones técnicas sobre el nuevo descubrimiento. La denuncia es corroborada por el ingeniero Fernando Siqueira, dirigente de la AEPET (Asociación de los Ingenieros de la Petrobras) cuya declaración consta del artículo en el cual afirma que el "robo es reincidente, porque sabemos que hace un año y medio vienen siendo robados laptops en la casa de los técnicos envueltos con la bacía de Santos. Hubo un asalto en la casa de dos ingenieros y un geólogo de donde sólo llevaron los laptops". Sobre esto la policía federal no tiene ningún resultado a presentarnos. ¿Cómo entonces se puede hablar de seguridad de las informaciones sobre el pre-sal si los datos de la Petrobras son robados a la luz del día?
En la oportunidad de su discurso de apertura en la asamblea general de la ONU, Dilma se refirió al episodio afirmando que USA había violado la soberanía del Brasil y los derechos humanos de sus ciudadanos, limitándose, además de obvia y sumisa constatación, a proponer que la ONU establezca nuevos marcos regulatorios para el uso del internet. Aprovechó aún de la oportunidad para dar lugar a su ya habitual desfachatez, llegando al descaramiento de cometer la afirmación de que su gobierno "no reprimió" las protestas revoltosas de junio/julio pasados, pues que su gobierno habría "surgido también de las calles". 

En la edición anterior de AND ya reclamábamos de la urgencia del país romper relaciones con USA, delante de tamaña agresión a nuestro pueblo. No tenemos, sin embargo, la menor ilusión de que eso pueda ser hecho en los marcos de la gestión del oportunismo petista. Actitud de este porte sólo se puede esperar de un Estado efectivamente soberano e independiente, el cual por su parte, sólo puede surgir de um masivo proceso revolucionario. Y este es el gran desafío que está puesto para el pueblo brasileño.

Traducciones: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.

 

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Mário Lúcio de Paula
Jornalista Profissional
14332/MG

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Mário Lúcio de Paula
Matheus Magioli
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Mário Lúcio de Paula
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira