100 años de la gran Revolución Socialista de Octubre

A- A A+

La crisis del Gobierno Provisional y la Conferencia de Abril

http://www.anovademocracia.com.br/187/12a.jpg

En 18 de abril (1º de mayo)* de 1917, el proletariado revolucionario y el pueblo de Rusia celebró por primera vez abiertamente el día de solidaridad proletaria internacional. En las numerosas manifestaciones que desfilaron por las calles de las ciudades exhibiendo carteles con las consignas “Viva la fraternidad de los pueblos!”, “Paz sin anexiones ni indemnizaciones”, “Proletarios de todos los países, uníos”.

En celebración a la gloriosa fecha, Lenin profirió un discurso a los manifestantes en el Campo de Marte de la capital, explicitando el significado del 1º de Mayo y las tareas de la Revolución Rusa. Y, más tarde, intervino también en el mitin del 1º de Mayo de los obreros de las fábricas de pólvora de Okhata, realizado en la plaza del Palacio.

Se realizaron grandes manifestaciones de 1º de Mayo en decenas de ciudades rusas como Cronstadt, Reval (actualmente Tallinn), Riga, Ivanovo-Voznesensk, Níjni Nóvgorod, Kiev, Cárcovia, Oriol, Penza, Baku, Mykolaiv, Minsk, Sebastopol, Odessa, en la cuenca del Donets y en muchos otros lugares por todo el país.

A pesar del principal lema de las numerosas manifestaciones ser “Paz sin anexiones ni indemnizaciones”, el Gobierno Provisional proseguía sus manejos contra el pueblo. Y, a través de su ministro de los Negocios Extranjeros, Miliukov, declaró a los aliados, en ese mismo día 18 de abril, la lealtad a los tratados zaristas que pretendían continuar derramando la sangre del pueblo que fuese necesario para que los imperialistas consiguieran su “victoria final”.

La noticia llegó al conocimiento de los obreros y soldados al día siguiente y, en 20 de abril, el Comité Central (CC) del Partido bolchevique convocó las masas a protestar contra la política imperialista del Gobierno Provisional.

En las fábricas y cuarteles de la capital ocurrieron mítines de protesta y macizas manifestaciones espontáneas surgieron. Los días 20 y 21 de abril (3 y 4 de mayo)*, salieron a las calles en manifestaciones más de 100 mil obreros y soldados, movidos por la indignación contra la “nota de Miliukov”. En los carteles se leían las palabras: “Que se publiquen los tratados secretos!”, “Abajo la guerra!”, “Todo poder a los Soviets!”.

Los obreros y soldados marchaban de los suburbios hasta el centro de la ciudad, en dirección al Palacio Mariinsky, sede del Gobierno Provisional, enfrente del cual se concentraron a los millares.

El Comité Ejecutivo del Soviet de Petrogrado, en una vana tentativa de calmar los manifestantes envió el menchevique Matvéi Skóbelev y el socialista-revolucionario Gots. Sus intervenciones no tuvieron éxito. Los manifestantes, entre ellos, soldados del regimiento Finliandsky, del regimiento de granaderos, del 1° regimiento de ametralladoras, del 180° regimiento de infantería de reserva, de la división blindada y de otras unidades militares, así como marineros de la escuadra del Báltico aprobaron una resolución exigiendo el inmediato despido de Miliukov .

Más tarde, Lenin escribió sobre las manifestaciones: “En 20 y 21 de Abril Petrogrado hirvió. Las calles rebosaban de pueblo; grupos, ayuntamientos y mítines de diferentes dimensiones se formaban por toda parte día y noche; las acciones y manifestaciones de masas se sucedían ininterrumpidamente […]”.

Durante los días 20 y 21 de abril el Soviet de Petrogrado  tuvo toda la posibilidad de tomar pacíficamente el Poder, pero la mayoría menchevique y socialista-revolucionaria en el Soviet, revelando su carácter oportunista pro-burgués, cedió a los chantajes e intimidaciones del gobierno, que amenazó dimitirse colectivamente. Así, el Comité Ejecutivo del Soviet de Petrogrado  se contentó con una “aclaración” del Gobierno Provisional, que a nada lo obligaba, y todo hizo para extinguir la protesta en la capital y en el resto del país.

En la nota “A Todos los Ciudadanos”, el día 21 de abril, el Comité Ejecutivo del Soviet de Diputados Obreros y Soldados de Petrogrado , en defensa del Gobierno Provisional, llegó a lanzar el siguiente llamamiento: “En nombre de la salvación de la revolución, del desorden que la amenaza, dirigimos un llamamiento ardiente: Mantengan la tranquilidad, la orden y la disciplina!”.

Los contrarrevolucionarios más descarados, como el general Kornílov, declaraban que las manifestaciones deberían ser disueltas a tiros y llegó, inclusive, a dar órdenes para la artillería dirigirse a la Plaza del Palacio. Sin embargo, las tropas se negaron a las cumplirlas.

También el día 21, la asamblea de representantes de la guarnición de Petrogrado  decidió sólo obedecer al Soviet de Petrogrado, negando expresamente el mando militar de Kornílov, y el Soviet del barrio de Víborg  exigió investigación de las órdenes dadas por el general Kornílov que podrían haber tenido consecuencias lamentables en las calles.

Se iniciaba así la crisis del Gobierno Provisional, marcada por los acontecimientos de 20 y 21 de abril. Y, aunque este Gobierno contara con la funesta política oportunista de mencheviques y socialistas-revolucionarios, no podrían seguir engañando el pueblo por mucho tiempo, dado su carácter burgués y vinculación con los intereses imperialistas anglo-franceses. Era la primera brecha importante que se abría en la política oportunista de los mencheviques y socialistas-revolucionarios para su desenmascaramiento frente a las masas.

Durante las manifestaciones, un pequeño grupo del Comité del Partido bolchevique en Petrogrado (Bagdatiev y otros) lanzó la consigna de deposición inmediata del Gobierno Provisional, actitud que contrariaba la línea del Partido y que el Comité Central del Partido bolchevique criticó severamente. Sobre esa cuestión, Lenin subrayó en la resolución del CC: “La consigna ‘Abajo el Gobierno Provisional’ no es justa en este momento porque sin una mayoría sólida (es decir, consciente y organizada) del pueblo del lado del proletariado revolucionario tal consigna o es fraseología o se reduce objetivamente a tentativas de carácter aventurera”. Lenin consideraba que las consignas fundamentales del momento eran: “1) explicación de la línea proletaria y vía proletaria para acabar con la guerra; 2) crítica de la política pequeño-burguesa de conciliación con el gobierno de los capitalistas; 3) propaganda y agitación grupal en grupo en cada regimiento, en cada fábrica, particularmente entre la masa más atrasada, los criados, los obreros no especializados etc., porque fue particularmente en ellos que durante los días de crisis la burguesía intentó apoyarse; 4) organización, organización y una vez más organización del proletariado [...]”.

En 29 de abril, Alexander Guchkov anunció que abandonaba el cargo de Ministro de la Guerra y de la Marina y, tres días más tarde también Miliukov fue alejado del Gobierno Provisional por la gran presión de las masas. Y, en 2 de mayo los periódicos publicaron noticias sobre el despido de Kornílov.

Frente a la crisis del Gobierno Provisional, la reacción de los mencheviques fue bien característica. Inicialmente censuraron tanto los bolcheviques como los cadetes por ser intransigentes y extremistas, acusándolos de agudizar los acontecimientos, llegando al punto de, como señaló Lenin, “acusar los bolcheviques (por absurdo que fuera eso) de los disparos en la Avenida Nevsky; pero cuando el movimiento terminó, esos mismos socialistas-revolucionarios y mencheviques, en su órgano oficial, el Izvéstia (mensajero) escribieron que el ‘movimiento popular’ ‘barrió los imperialistas Miliukov y otros’, es decir, alabaron el movimiento!”.

Los dirigentes mencheviques y socialistas-revolucionarios  aceptaron también la formación de un Gobierno Provisional de coalición, en el cual, al lado de los burgueses, estaban los mencheviques Skobelev e Irakli Tsereteli, y los socialistas-revolucionarios Chernov y Alexander Kerensky,  entre otros. Con eso, pasaron así por completo para el campo de la burguesía contrarrevolucionaria.

La crisis fue superada, pero como escribió Lenin a propósito de la situación, “las causas de la crisis no fueron eliminadas, y es inevitable la repetición de semejantes crisis”.

La Conferencia de Abril del Partido Bolchevique

El día 24 de abril, fue promovida a VII Conferencia (Conferencia de Abril) del Partido bolchevique, la cual, por primera vez desde su existencia, se reunía abiertamente.

http://www.anovademocracia.com.br/187/12b.jpg

La Conferencia de Abril mostró el impetuoso desarrollo del Partido. Asistida por 151 delegados, representando un total de 80 mil miembros organizados, la Conferencia discutió y trazó la línea del Partido en todos los problemas fundamentales de la guerra y de la revolución: la situación del momento, la guerra, el gobierno provisional, los Soviets, el problema agrario, el problema nacional etc.

La Conferencia de Abril estableció que una de las tareas más importantes del Partido era explicar incansablemente a las masas que el “Gobierno Provisional es, por su carácter, el órgano de dominación de los latifundistas y de la burguesía” y desenmascarar la política oportunista de los  mencheviques y socialistas-revolucionarios.

En esta Conferencia, Kamenev y Rykov  se levantaron contra Lenin, asumiendo la posición menchevique de que Rusia no estaría preparada para la revolución socialista, proponiendo a la clase obrera limitarse a “controlar” el Gobierno Provisional. La Conferencia rechazó la propuesta de Kamenev.

Zinoviev también intervino contra la proposición de la creación de una nueva Internacional Comunista, defendiendo la unión de Zimmerwald1, que aún no había roto de hecho con los defensivistas2 burgueses. Lenin condenó enérgicamente esta actitud, calificándola de “arquioportunista y perniciosa”.

Sobre el problema agrario, la Conferencia, después de oír el informe de Lenin, aprobó una resolución por la confiscación de las tierras de los latifundistas para ponerlas a disposición de los Comités de campesinos y por la nacionalización de todas las tierras del país. De esa forma los bolcheviques convocaban los campesinos a luchar por la tierra.

El informe del camarada Stalin sobre el problema nacional fue de gran importancia. Sobre esta cuestión, Lenin y Stalin afirmaban que el Partido proletario debía apoyar el movimiento de liberación nacional de los pueblos oprimidos contra el imperialismo. Así, el Partido Bolchevique defendía el derecho de autodeterminación de las naciones, por la igualdad de derecho de las naciones y por la destrucción de todas las formas de opresión y desigualdades nacionales. Piatakov y Bukarin  manifestaron una posición social-chauvinista contraria a la proposición aprobada por el Partido.

La importancia histórica de la VII Conferencia (Conferencia de Abril) consistió en que el Partido bolchevique adoptó por completo las Tesis de Abril de Lenin no sólo en teoría, pero en la práctica. Levantando el programa leninista de pasada de la revolución Rusa a su segunda etapa, formuló objetivamente el plan de la lucha por la transformación de la revolución democrático-burguesa en la revolución socialista y avanzó en la reivindicación del pasaje de todo el Poder a los Soviets. Bajo esta consigna, los bolcheviques prepararon las masas para la revolución socialista.

Con base en las resoluciones de esta importante Conferencia fue desarrollado un intensísimo trabajo por la conquista de las masas, por su educación combativa y por su organización. La línea del Partido, en este periodo, tenía por base conquistar la mayoría dentro de los Soviets y aislar de las masas los partidos menchevique y socialista-revolucionario, por medio de la aclaración paciente de la política bolchevique y desenmascaramiento de la política de compromiso de aquellos partidos con el Gobierno Provisional.

Además del trabajo en el seno de los Soviets, los bolcheviques desarrollaron un gigantesco trabajo en los sindicatos, comités de fábrica y empresas industriales. Pero el trabajo era aún más intenso en el seno del Ejército, donde trabajaban incansablemente en los frentes y retaguardia para organizar soldados y marineros. Para la agitación y propaganda en medio a los soldados, el periódico publicado por los bolcheviques y destinado al frente, intitulado Okopnaia Pravda (Verdad de las Trincheras), cumplió un destacado papel.

_______________________
Notas:

* Utilizaremos aquí siempre las fechas conforme el Calendario Juliano, destacando siempre en las fechas más importantes su correspondencia también en el calendario gregoriano.

1 - La unión de Zimmerwald  fue resultado de una Conferencia internacionalista que se realizó en la ciudad de Zimmerwald, Suiza, en 1905, después de la extinción de la Segunda Internacional social-chauvinista. Tomaron parte de esta Conferencia delegados representantes de Alemania, Francia, Italia, Rusia, Holanda, Suecia, Bulgaria, Suiza, Polonia, Rumanía y Noruega. El Partido bolchevique tomó parte de esta reunión formando un grupo de izquierda, con Lenin al frente. Inicialmente, Zimmerwald sirvió al desarrollo de un movimiento internacional contra la guerra imperialista, pero con el avanzar de los años de conflicto, a pesar de propagandear la paz, la organización no logró romper de hecho con los defensivistas burgueses.

2 -  Defensivismo: Posición política adoptada por los partidos socialdemócratas oportunistas de la Segunda Internacional que apoyaban las burguesías de sus países para el mantenimiento de la I Guerra Mundial Imperialista, votando a favor de los créditos de guerra. Los adeptos de esta posición se llamaban defensivistas. Sobre el defensivismo, Lenin afirmó en La Guerra y la Social-Democracia  de Rusia, publicado en octubre de 1914: “En un momento de la mayor importancia histórica mundial, la mayoría de los dirigentes de la actual Segunda Internacional Socialista (1889-1914) intenta sustituir el socialismo por el nacionalismo. Debido a su conducta, los partidos obreros de estos países no se opusieron a la conducta criminal de los gobiernos, pero llamaron la clase obrera a fundir su posición con la posición de los gobiernos imperialistas. Los dirigentes de la Internacional cometieron una traición en relación al socialismo, votando a favor de los créditos de guerra, repitiendo las consignas chauvinistas (‘patrióticas’) de la burguesía de ‘sus’ países, justificando y defendiendo la guerra, entrando en los ministerios burgueses de los países beligerantes [...]”.

______________________
Referencias:

– Historia del Partido Comunista (Bolchevique) de la U.R.S.S. Editorial Victoria. 1945. Redactado por la Comisión del Comité Central de la P. C. de la U.R.S.S., aprobado en 1938.

– Albert Nenarókov. Historia Ilustrada de la gran Revolución Socialista de Octubre – 1917 en Rusia, mes a mes. Ediciones Progreso, Editorial “Adelante!”.

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira