De Bernstein a Liu Chao-chi

A- A A+

 La “teoría de las fuerzas productivas” es una tendencia ideológica del revisionismo internacional. Según esta “teoría”, la revolución  socialista es absolutamente imposible en un país donde el capitalismo no está altamente desarrollado, donde las fuerzas productivas no alcanzaron un alto nivel y la economía  rural es dispersa y atrasada. Según ella, el socialismo se producirá naturalmente en el caso de permitirse que el capitalismo se desarrolle plenamente primero y que las fuerzas productivas se hayan desarrollado enormemente.

Con más de medio siglo, de Bernstein Kautsky, Trotsky a Chen  Tú-siu y Liu  Chao-chi, este puñado de renegados del proletariado quiso hacer esta teoría absurda pasar por materialismo histórico, usándola como argumento teórico para oponerse a la revolución proletaria.

No fue por casualidad que la “teoría de las fuerzas productivas” haya surgido en el fin del siglo XIX y principio  del siglo XX. Entonces, el capitalismo mundial se había desarrollado hasta su etapa agónica, o sea, la etapa del imperialismo, en la cual  la revolución  proletaria pasó para la orden del día. Para satisfacer las necesidades de los imperialistas, los revisionistas de viejo  tipo de la II Internacional - Bernstein, Kautsky y Cia. - esparcieron esta falacia con  la intención de oponerse y estrangular la revolución  proletaria a partir del seno del movimiento obrero.

Bernstein fue el primero a presentar  esta falacia en 1899, en su libro Las premisas del socialismo y las tareas de la socialdemocracia. Él sostuvo que el capitalismo podría entrar pacíficamente en el socialismo a medida que las fuerzas productivas sociales se desarrollasen altamente. Por lo tanto, dijo, la revolución  por la fuerza  armada se convertiría en pura fraseología. Declaró arbitrariamente que la victoria  del socialismo sólo podía depender del progreso general de la sociedad, en especial del aumento de las riquezas sociales o del  crecimiento de las fuerzas productivas sociales, acompañados de la maduración de la clase obrera en términos de  conocimientos y moralidad. Concluyó: en cuanto al  sistema capitalista, no se debe destruirlo, pero fomentar su desarrollo.

El renegado Kautsky tampoco economizó esfuerzos por preconizar la reaccionaria  “teoría de las fuerzas productivas”. En su libro El camino para el poder, escrito en 1909, alegó que sólo donde el modo capitalista de producción  estuviera altamente desarrollado, existía la posibilidad  de transformar, mediante el poder estatal, la propiedad  capitalista de los medios de producción  en propiedad pública.

Lenin emprendió repetidas y enérgicas luchas contra la reaccionaria  “teoría de las fuerzas productivas” antes y tras la  Revolución Socialista de Octubre. Destacó que la victoria  de la revolución socialista sería conquistada primero en Rusia, el eslabón débil del mundo capitalista. El triunfo de la Revolución de Octubre  confirmó plenamente la certeza de la brillante conclusión de Lenin.

Tras la  victoria de la Revolución de Octubre, Kautsky continuó esgrimiendo la desgastada arma de la “teoría de las fuerzas productivas”. Se hizo aún más desenfrenado al  oponerse a la Revolución de Octubre  y a que el pueblo soviético siguiera el camino socialista. Cerrando los ojos para la realidad, Kautsky inclusive clamó, en 1930, que la revolución  que había ocurrido en Rusia sólo podía servir para abrir el camino para el pleno desarrollo del capitalismo, y que, sólo cuando el capitalismo estuviera altamente desarrollado sería posible establecer una sociedad socialista.

Por lo tanto, alegó que los países industrializados de Europa Occidental precederían inevitablemente los países europeo-orientales en su marcha para el socialismo. También cacareó que sin un nivel educacional relativamente alto ni una industria altamente desarrollada no era posible en absoluto conseguir y mantener  una producción agrícola masiva y, así pues , la colectivización  agrícola en la Unión  Soviética no era más que un experimento absurdo, que encontraría definitivamente el fracaso. Esto quería decir que debido al  retraso de las fuerzas productivas, el proletariado ruso no podía mantener en sus manos el poder que había tomado, teniendo que dejar que la burguesía  lo dominara.

Heredando la “teoría de las fuerzas productivas” pregonada por Bernstein y Kautsky, Trotsky también atacó furiosamente la teoría  de Lenin acerca de que la victoria  del socialismo era posible primero en un país, y atacó  la Revolución  de Octubre. En 1922, en su epílogo al programa de paz, Trotsky deliró, diciendo que Rusia  no había alcanzado o ni  siquiera se aproximado de la etapa de establecer  una sociedad socialista..., y que el socialismo sería posible sólo cuando existiera una base de fuerzas  productivas desarrolladas y prósperas.

Afirmó, además, que un ascenso real de la economía socialista en Rusia se haría posible sólo después que el proletariado triunfara en varios de los más importantes países europeos. Esto quería decir que la Unión  Soviética, que se encontraba atrasada económicamente, no estaba calificada para construir el socialismo. Tal falacia estaba destinada, en la esencia, a crear una opinión pública contrarrevolucionaria para un restablecimiento capitalista en la Unión  Soviética.

El gran maestro Lenin condenó de  manera vehemente estos argumentos peregrinos. Subrayó repetidas veces el enorme papel que la revolución  desempeñaba en el desarrollo de la producción y que la toma del poder y el cambio de las relaciones de producción  desempeñaban en la promoción  del desarrollo de las fuerzas productivas. Señaló incisivamente que, con el Partido Bolchevique, con su consolidada alianza obrero-campesina y bajo  la dirección  de dicho  Partido, era enteramente posible convertir a Rusia  en un poderoso país socialista tras la  revolución. Dijo: “¿Por qué, entonces, si para implantar el socialismo es necesario determinado nivel cultural (aunque  nadie pueda decir cuál es ese determinado ‘nivel cultural’), no podemos comenzar por la conquista, por la vía  revolucionaria, de las premisas necesarias para obtener este determinado nivel y ‘después’, basados en el poder obrero y campesino  y en el régimen soviético, emprender la tarea  de alcanzar  los demás países?”. Además, al criticar agudamente los partidarios de la “teoría de las fuerzas productivas”, expresó: “Pero lo entienden [el marxismo] de   una manera hartamente pedante. No comprenden lo principal de él: precisamente su dialéctica revolucionaria”.

La renegada camarilla revisionista soviética traicionó completamente el marxismo-leninismo y restauró  el capitalismo en todos los aspectos en la Unión  Soviética. Por sus necesidades contrarrevolucionarias alegaron que, bajo condiciones socialistas, la economía  es más importante que la política y que la cuestión  de la producción debía ser colocada en primer lugar,   debía ocupar el centro de todas las actividades de la organización del partido y debía  preceder a todos los trabajos de organización  del partido. Tal disparate no es más que una reproducción de la “teoría de las fuerzas productivas” propuesta por los revisionistas de viejo  tipo.

La “teoría de las fuerzas productivas” en China fue primero preconizada por el renegado Chen Tú-siu. En 1923, en su  obra La revolución  nacional china y todas las clases, recalcó unilateralmente que, en China, “la industria se encuentra en su infancia y la cultura atrasada” y que “inclusive la burguesía  aún es muy infantil”. Se opuso frenéticamente a que el proletariado dirigiera la revolución  y tomara  el poder. Vociferó: “Bajo circunstancias normales, el poder estará naturalmente en las manos de la burguesía inmediatamente tras el  éxito de la revolución nacional”. Inclusive, en 1938, cacareó que “aún existía bastante espacio para el desarrollo del capitalismo en China”. Diciendo eso, esperaba vanamente  liquidar en lo fundamental la revolución.

Tomando el legado de los renegados Bernstein, Kautsky, Trotsky y Chen  Tú-siu, el renegado, agente del enemigo y vende-obreros Liu Chao-chi pregonó constantemente la reaccionaria  “teoría de las fuerzas productivas”. Combatió la revolución  proletaria y la dictadura  del proletariado y cometió  crímenes monstruosos.

El gran líder Presidente Mao nos enseñó: “El sistema socialista terminará por sustituir el sistema capitalista; esta es una ley objetiva, independientemente de la voluntad del hombre”. Aquellos que tratan de impedir el avance de la historia no tendrán un buen fin. Así como sus sucesores Bernstein, Kautsky y Chen  Tú-siu, Liu Chao-chi fue ahogado por la poderosa torrente histórica.


*Tomado de Pequín  Informa  nº38, septiembre de 1969.

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: anovademocracia@gmail.com

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Mário Lúcio de Paula
Jornalista Profissional
14332/MG

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas
Fausto Arruda
José Maria Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Mário Lúcio de Paula
Matheus Magioli
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Ellan Lustosa
Mário Lúcio de Paula
Patrick Granja