Se abren las cortinas para la farsa electoral

A- A A+

El año de 2018 comenzó bajo el espectro de las encuestas electorales de 2017, en el cual se apuntaba Luiz Inácio y Jair Bolsonaro como probables candidaturas a disputar el balotaje de la farsa electoral, planeada para octubre del presente año.

Abrem-se as cortinas para a farsa eleitoral

Los monopolios de los medios de comunicación, también responsables por la formulación de tales encuestas, trabajan con el mensaje repetitivo de que los dos son los extremos del abanico ideológico representado en el circo electoral. Luiz Inácio a la izquierda y Bolsonaro a la derecha.

Por otro lado, los monopolios de comunicación, correspondiendo a los dictámenes del “mercado”, buscan de forma hasta desesperada inflar una candidatura que satisfaga el apetito del mismo. Hasta ahora todos los pretendientes se debaten en los márgenes de las encuestas, lejos de llegar a dos dígitos.

Alckmin, Rodrigo Maia y Henrique Meirelles se despliegan en mimos al “mercado” que exige como dote a los candidatos la “reforma jubilatoria”. En este asunto, Maia y Meirelles corren en el filo de la navaja, pues la derrota de la PEC en la Cámara de los Diputados ya quitaría ambos de la jugada.

Entre estos dos bloques se sitúan proyectos de candidatura a la acecha de colocarse como sucedáneos tanto de un bloque cuanto del otro. Son ellos: Ciro Gomes, Marina Silva, João Dória, Manuela D’Ávila, Álvaro Días, João Amoêdo, Guilherme Boulos y Fernando Collor.

Hasta aquí, como sería de se esperar, nada de nuevo. Son payasos insistiendo en ocupar un espacio en el picadero mientras el circo pega fuego hasta la cumbre.

El pantano de la ‘Lava Jato’

Concebida para dar una apariencia de higienización del carcomido sistema electoral brasileño en búsqueda de recuperar mínimamente la legitimidad, la Operación “Lava Jato” fue engolfada por este mismo podrido sistema por medio de sus tentáculos en las varias instituciones del viejo Estado. Estos sustentáculos están presentes en la Policía Federal, Procuraduría-General de la República, todos los ejemplares de la Judicatura, para no hablar del Congreso y de la Presidencia de la República y sus ministros, ocupados por cuadrillas de criminales de varios calibres. No fue tan difícil llevar la “Lava Jato” para el pantano, tomándose en cuenta que este es un sistema que “siempre fue así”, en las palabras del ex-diputado federal Pedro Corrêa del PP, condenado en el “mensalón” y en la “Lava Jato”.

El espectáculo promovido por la Policía Federal con media docena de agentes llevando el ex-gobernador Sérgio Cabral esposado en las manos y en los pies, nada más es que juego de escena para impresionar los incautos. Ella, bajo nueva dirección, es parte del engranaje tanto en cuanto a PGR y el Supremo. Ellos no están arriba ni abajo de la ley, están dentro de los grupos de poder que constituyen las fuerzas en pugna y colusión dentro del viejo Estado – ellos son la ley.

Partido Único

Cuando afirmamos que hasta aquí no existe nada de nuevo, nos referimos al hecho de que las siglas que se presentan para la disputa contienen en sus estatutos una cláusula invisible: la cláusula de la sumisión nacional, impuesta por el imperialismo, como cláusula pétrea para quien desea llegar a la gestión del viejo Estado brasileño. Es esta cláusula que, independientemente de su discurso, coloca la sigla dentro del Partido Único.

Para la comprobación de la existencia del Partido Único, el lector puede verificar que en la historia reciente en que desfilaron por la gestión del viejo Estado las principales siglas del espectro electoral y que, despreciando los detalles, cumplieron, en lo esencial, el mismo programa impuesto por el Fondo Monetario Internacional y por el Banco Mundial, prestando cuentas a la Casa Branca por la aplicación del mismo.

Sarney asumió la cabeza del viejo Estado como salvador y entregó el mismo en crisis profunda a Collor de Mello que, también, entró como salvador y, nuevamente, lo entregó en crisis aún más profunda a la pareja Itamar Franco y Fernando Henrique. De ahí, fue montado el Plan Real para quitar lo Brasil de la crisis y, al fin de la gestión, entregaron el Brasil en aún más profunda crisis cambiaria a Luiz Inácio. Este, tras catorce años de gestión del PT y su política de conciliación de clases, en el más elevado estilo servil, lo dejó a su correligionario y cuadrillero Temer, después de la deposición de Dilma, consiguiendo extrapolar la crisis económica para los niveles de la política, de la moral y de la ética.

No debemos olvidar que en la gestión de estas siglas nunca el imperialismo, la gran burguesía y el latifundio tuvieron tanto logro en sus transacciones, mientras que en todos ellos el pueblo y la nación es que están arcando con la crisis sobre sus hombros.

Bobos de la corte

Como confite de torta, las siglas oportunistas y revisionistas se presentan a la farsa electoral con su inconfundible indumentaria de bobos de la corte.

Encendiendo una vela y rezando para que el cadavérico sistema político electoral no muera, el oportunismo legitima, con su participación en la farsa electoral, la vieja democracia de las oligarquías latifundistas, de la gran burguesía y del imperialismo. De nada valen sus podridos argumentos de que es importante usar el periodo electoral para hacer la denuncia del “sistema”, o de que el pueblo sólo entiende política como elección.

Principalmente en periodos de crisis profunda como la que Brasil atraviesa, y más, dentro de un acentuado grado en la crisis general del imperialismo, esto debe ser hecho diariamente y, no sólo denunciar, pero organizar el pueblo para la lucha violenta por el Poder.

Lo Nuevo

Partiendo del nivel de las últimas elecciones, cuando un tercio del electorado se abstuvo, votó nulo o en blanco, podemos afirmar que lo nuevo es el creciente repudio no sólo a los políticos de las viejas oligarquías regionales, pero a todo el sistema.

Las masas deberán manifestar un repudio activo contra aquellos que, una vez más, montan palenques para prometer “salud, educación y seguridad”, en esta repetitiva baratija farsante.

Lo nuevo es la organización del pueblo en movimientos combativos y enfrentamientos de masas cada vez más beligerantes por la resolución directa de sus demandas inmediatas, apuntando para la construcción de los instrumentos fundamentales para llevar a cabo la Revolución Democrática en Brasil: el Partido revolucionario de vanguardia del proletariado y la base para el frente único que es la alianza obrero-campesina.

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira