La intervención militar fracasará

A- A A+

Charge: Vini Oliveira

 

En pronunciamiento realizado el día 27 de febrero  pasado, el general Walter Sousa Braga Netto afirmó, según el portal G1, que el "objetivo de la intervención federal es 'recuperar la credibilidad ' de la seguridad pública en el estado". Afirmó aun que  "Río de Janeiro es un laboratorio para  Brasil", dando a entender que Río funcionará como tal para posibles intervenciones en otros estados de la federación.

Las Fuerzas Armadas (FF.AA.), como columna vertebral del Estado brasileño y organización  política de la gran burguesía y del latifundio, serviles del imperialismo, principalmente yanqui, sirven para asegurar el mantenimiento de este sistema de explotación  y opresión  de las masas trabajadoras y la subyugación  de la Nación. Ante eso y su  carácter de clase, la misión  asumida por el general está hadada al más completo fracaso.

Históricamente las intervenciones de las FF.AA. han dejado inauditas "pacificaciones", después de las cuales  restaron ríos de sangre  y la paz de los cementerios. Basta observar la Guerra de Paraguay, actuando como servicial del colonialismo inglés; las intervenciones de Canudos, Contestado, Trombas y Formoso , todas en la era republicana y transformadas en guerra contra el pueblo pobre; finalmente, su historia siempre demuestra sus lazos de clase  con  el latifundio, la gran burguesía y su  servicio al imperialismo.

Además de este aspecto histórico sistémico y continuado, el objetivo establecido por el general de recuperar la credibilidad  de la seguridad pública de Río de Janeiro se reviste de  una gran falacia por tratar el efecto por la causa y no  llevar en cuenta, entre otros, los siguientes aspectos:

1º. La intervención  federal en la seguridad  de Río de Janeiro, es decir,  intervención militar, acontece en un momento de profunda crisis económica, política, social y moral que alcanza a todas las instituciones del viejo Estado, en una crisis general de credibilidad.

2º. Que la crisis  económica, base material de toda situación actual, es crisis general de descomposición  del capitalismo burocrático vigente en el país y resultante de la condición semicolonial y semifeudal, dentro de la profunda crisis mundial del imperialismo, caracterizándose, también, como crisis de dominación  sobre el pueblo y de la subyugación nacional.

3º. El estado de Río de Janeiro se tornó para el Brasil y para el mundo la vitrina  de este estigma nacional.

4º. Un gobernador desacreditado y que, públicamente, abdicó de la gestión, reconociendo su  falencia no sólo en cuanto a la  seguridad pública como de los demás sectores de la administración.

5º. Una policía que posee un grado superlativo de implicación  con el tráfico y con  milicias, estas, casi siempre compuestas de policías  militares (de la activa o reformados)..

6º. La crisis  de la seguridad pública está condicionada por la crisis  económica representada por la falencia  de la administración del estado, que es parte del viejo Estado brasileño en descomposición. Condicionada también por la crisis  política, caracterizada por el desgobierno en todos los sectores de la administración; por la crisis  social, que impuso el desempleo generalizado en el país y, especialmente, en Río de Janeiro; y por la crisis  moral, revelada por la inmoral corrupción del escalón superior de la administración pasada, envolviendo el gobernador, sus principales auxiliares y asesores , el legislativo, en la figura de su  presidente y subordinados y por el Tribunal de Cuentas , envolviendo casi todo el consejo.

Así, por los objetivos anunciados y operativos ya en curso con ocupaciones de las favelas, el decreto federal en la seguridad  pública de Río de Janeiro, resultando en la intervención  militar, es tan solamente la ampliación  e intensificación de la guerra civil reaccionaria contra los pobres que este viejo Estado ha aplicado de modo inalterado.

Cercar favelas e identificar sus  habitantes para causar una sensación de seguridad  es la revelación  más cruda de la total falencia del enaltecido "Estado democrático de derecho " y de la avanzada etapa de descomposición  del viejo Estado brasileño. Es también confesión descarada de su  naturaleza opresora y represora  del pueblo para mantener este caduco sistema de explotación. Delante de la inevitable reacción de la furia popular contra la ampliación  de los asesinatos y masacres  de sus  hijos, principalmente jóvenes (cómo ocurrido recientemente en la favela de Salgueiro, en São Gonçalo), el comandante del Ejército se anticipó en declarar cínicamente que no se venga con "Comisiones de la Verdad", confesando así la planificação  de la guerra contra el pueblo y su  plan de asegurar  inmunidad jurídica a las tropas en sus actos de genocidio .

Sin embargo, lo que está en cuestión  bajo la apariencia  de "crisis de seguridad  pública" y "poder del crimen organizado" es la crisis  general del vigente sistema de explotación  y opresión. Por esta razón, la intervención  militar en curso, anunciada con bravatas de generales  y apoyada  y publicitada  hasta el hartazgo por los monopolios de prensa  y comunicación, tendrá rotundo fracaso. Los planificadores saben de esto, pues su objetivo con ella es ensayar y preparar el futuro golpe de Estado contra la inevitable  insurgencia revolucionaria popular.

Sin embargo, tal como los mandantes y ejecutores  de esta intervención saben los crímenes que irán a cometer contra nuestro  pueblo trabajador, este sabrá, a pesar de la desigualdad de medios  e ingentes sacrificios necesarios, organizar y emprender  a la altura su justa rebelión.

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira