Liga de los Campesinos Pobres responde a Bolsonaro: ‘Los campesinos llevaran adelante su lucha con sus armas empuñadas’

A- A A+

En la apertura de la Agrishow, en Ribeirão Negro, el último día 29 de abril, Bolsonaro defendió que los latifundistas que asesinen quién invadir sus tierras no sean ni procesados y ni  condenados por sus crímenes. Así como  prometió enviar al Congreso un proyecto de ley  que caracterice la lucha  por la tierra  como terrorista.

Enquanto dá cobertura para crimes do latifúndio, Bolsonaro amplia benefícios para grandes fazendeiros

También anunció para los ladrones de las tierras públicas y de los campesinos pobres, los latifundistas, mas específicamente para los barones del agronegócio, que el seguro rural en su primer año de gobierno  será de mil millones de reales  (aumento de 125 %), así como  pidió intereses menores de los préstamos contraídos por los latifundistas con el Banco de Brasil: más beneficios para estos parásitos que sólo exportan y no  colocan un grano de alimento en el plato de los brasileños.

Antes, ya había renovado el privilegio de esos tiburones, con exención de 40 mil millones de impuestos  de los insumos agrícolas, en su gran mayoría vendida por multinacionales cartelizadas.

En el discurso en la Agrishow, de concreto, nada de nuevo , sólo más de lo  mismo , además de la defensa abierta del pistolerismo y del genocidio en el campo. Servil y descarado, dijo lo que piensa y lo que agradaría a los dueños de la fiesta.

Las multimillonarias exenciones de impuestos  para los barones del agronegócio y las transnacionales de la agroindustria, junto con los multimillonarios intereses pagados a los banqueros y las remisiones de logros para el extranjero de las grandes empresas, nunca dejaron de ser practicadas por ningún gobierno que lo antecedió en los últimos 30 años, sólo para quedar en aquello de los que les gusta  llenar la boca embelleciendo el tal “Estado Democrático de Derecho ” de esa vieja orden de explotación  y opressão . Esto sí quebró el Brasil, y no  los míseros gastos del Estado con salud, educación y jubilación, como proclaman a los cuatro vientos los que hoy planean el asalto a la Seguridad.

Impunidad para matar campesinos, indígenas, quilombolas, abogados, padres y militantes proletarios que luchan por tierra, pan, trabajo y justicia, tampoco  es nuevo. Siempre fue así.

Tratar como terrorista la lucha  consecuente del pueblo por derechos y reivindicaciones  y la protesta popular contra los abusos e injusticias de este viejo Estado de latifundistas  y grandes burgueses, la antecesora  de Bolsonaro  ya lo había hecho, después de las grandiosas rebeliones de la juventud de 2013 y 2014, con  la Ley Antiterrorista. Y el imperialismo, principalmente norteamericano, ya opera con este mantra en el país desde el golpe civil-militar de 1964.

Lo que hay de  nuevo en todo eso, siempre practicado y nunca hablado, es que vino de la boca del Presidente de la República, electo en verdad  sólo con 30% de los votos de los brasileños en condiciones de votar, en las elecciones más desmoralizadas de todas las ediciones de la farsa electoral de los últimos 30 años.

Es para intentar salvar este brutal sistema de explotación  y opresión  de tiburones  de la tierra y de las finanzas, serviles de los imperialistas norteamericanos, de su  crisis agónica, en medio de la crisis general y mundial del imperialismo, que el genocida Estado putrefacto y en  descomposición desencadenó su ofensiva reaccionaria preventiva contra el pueblo y contra el Brasil.

Quitando los bancos, ya que el imperialismo es la fase del capitalismo del predominio del capital monopolista financiero, ¡el mejor negocio del mundo es ser latifundista en Brasil! Roban las tierras públicas y particulares, practican trabajo esclavo, no pagan impuestos, tienen seguro contra perjuicio (logro garantizado) y pueden  matar impunemente. Cuánto privilegio, absurdos, privilegios, cuánto liberalismo, cuanta “modernidad” y cuánto  fascismo.

Con sus descaradas declaraciones, Bolsonaro, que disputa con los generales la forma de régimen  de la contrarrevolución para salvar de su  ruina el sistema de los sanguijuelas del pueblo y de la nación, proclama como mayor valentón el devaneo de terror del latifundio, de la grande burguesía y del imperialismo de ahogar en baños de sangre  la secular y sagrada lucha por la tierra  de los campesinos de nuestro  país. ¡Va a fracasar!

Bolsonaro con sus declaraciones y provocaciones  es sólo la punta  del iceberg en Brasil del fascismo que está, otra vez, levantando la cabeza  en todo el mundo. Bolsonaro está convocando sus seguidores fascistas, fanáticos y obscurantistas para incentivar la guerra civil al genocidio de los pobres en el país. Pero los campesinos de Brasil han luchado a lo largo de los siglos por  un pedazo de tierra  para plantar y crear sus familias y construir con sus hermanos obreros una nación y un  Brasil Nuevo.

Como los indígenas masacrados en este país los campesinos lucharon en centenas de levantamientos  armados y nunca pararon de luchar. El hecho de que las derrotas de estos siglos de luchas  ocurran, ora por falta de condiciones  objetivas y ora por falta de  una dirección esclarecida, no los condena eternamente a la derrota. Muy al contrario, fue exactamente su  persistencia en la lucha, a pesar de las derrotas y aprendiendo  de ellas, que pudieron conocer el camino de la victoria. La reacción  piensa que siempre derrotará las masas, pero los campesinos han aprendido mucho y lucharán, no según la provocación  de sus  enemigos jurados, pero a  su modo, a su  manera, y en el momento que mejor les convenga llevarán adelante fatalmente esa lucha con sus armas empuñadas.

¡Y para los campesinos, sobrevivir es conquistar un pedazo de tierra  para trabajar!

¡Viva la sagrada lucha por la tierra!

¡Tierra para quién en ella vive y trabaja!

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira