Presión de los generales hace STF aplazar juicio del habeas corpus de Luiz Inácio

A- A A+

Después de una  serie de declaraciones  de los generales del Alto Mando de las Fuerzas Armadas (ACFA), el juicio sobre la parcialidad  de Sérgio  Moro y el Habeas Corpus (HC) de Luiz  Inácio fue, en la práctica, aplazado por el Supremo Tribunal Federal (STF), después de una  sesión plenaria a toque de caja ocurrida el día 25 de junio.

Centro de Comunicação Social do Exército/Divulgação
Tutela do ACFA ao STF prossegue para cumprir as etapas do golpe militar em marcha

En el plenario, los ministros del STF Edson Fachin, Celso de Mello y Cármen  Lúcia decidieron aplazar el juicio del HC por sospechas de parcialidad  del entonces juez, Sérgio Moro, manteniendo el líder petista preso. Ya Gilmar Mendes y Ricardo Lewandowski, derrotados, votaron para que el juicio sobre la parcialidad  de Moro también fuera aplazado, sin embargo concediendo provisoriamente libertad a Luiz  Inácio hasta su reanudación.

El pedido de HC fue encaminado al STF por la defensa del petista en noviembre de 2018, sin embargo estaba bajo vistas pedidas por Gilmar Mendes. La defensa argumenta que la decisión  de Moro fue parcial y, por lo tanto, debe ser anulada, concediéndose libertad al reo. El pedido fue puesto en pauta por Gilmar en medio a las filtraciones de mensajes  publicados por el The Intercept, que expusieron la conspiración  del Ministerio Público Federal (MPF) con el ex juez.

Generales agitan las bayonetas

Para evitar que Luiz Inácio fuera suelto, el ACFA, a través de sus  generales en el gobierno, presionó el STF.

La posición  más incisiva vino del general Augusto Heleno, ministro del Gabinete de Seguridad  Institucional (GSI). Él afirmó que “quieren macular la imagen  del doctor Sérgio Moro” y que “su integridad y devoción  a la patria están por encima de  cualquier sospecha”. En tono de amenaza, disparó: “Van a ser desenmascarados, otra vez. El juicio popular dará a los detractores la respuesta  que merecen”. La declaración  fue publicada en una red social.

Augusto Heleno, a propósito, días antes, después de tomar  conocimiento de   una entrevista en  que Luiz Inácio acusa Bolsonaro de haber forjado el episodio de la puñalada, tuvo una reacción bastante agresiva en medio  a una reunión en el Palacio del Planalto. En la ocasión, él sugirió, a los bramidos y golpeando la mesa, que el petista sea condenado a “prisión perpetua”.

Otro general reservista que tomó posición bastante explícita contra cualquier soltura del líder del PT fue Villas Bôas, ahora asesor especial del GSI. “Desde el punto de vista del ministro en sí, recelo que eso venga a tomar un bulto que perjudique el país”, dijo en una entrevista en Senado, el día 13 de junio. Él hizo referencia y comparó  esa a otra  filtración de conversaciones que causó inestabilidad: la de Joesley Batista y Michel Temer, cuyo contenido expuso que el jefe máximo de la República en la época  estaba envuelto en casos de corrupción  y generó  una ola de inestabilidad  que, inclusive, llevó a una  gran agitación en los cuarteles a favor de un golpe militar tradicional.

Villas Bôas, antes, vía red social, ya se había pronunciado brevemente. En la ocasión, declaró que los mensajes dan “margen para que la insensatez y el  oportunismo intenten vaciar” la Operación, en una clara referencia a la soltura del petista y, consecuentemente, de varios  otros presos.

El vicepresidente y general Hamilton Mourão también se pronunció. Él afirmó que el ex juez es una persona “de la más inmaculada confianza” y calificó  los mensajes con Dallagnol sólo como “conversaciones privadas”. Naturalmente, el general no explicó por qué en tales “conversaciones privadas” el ex juez Sérgio Moro sugirió nuevas operaciones, coordinó algunos aspectos de la actuación del MPF y hasta ordenó la  no participación de  una procuradora en una audiencia.

Ya el general y ministro de la Defensa, Azevedo e Silva, dijo: “el ministro Moro tiene nuestra total confianza. Nuestra total confianza. Él es un ministro, él es un hombre de mucho  respeto y de bien”, rechazándose a tomar posición sobre los mensajes. La declaración  fue dada día 10 de junio.

Antes de ser dimitido de la Secretaría de Gobierno, el general y ex-ministro Santos Cruz llamó la filtración  de “osadía criminal”, pero no llegó a opinar sobre el contenido de las conversaciones. “No puedo hablar. No leí ninguna línea para comentar. Entonces, no puedo comentarte nada. Ahora, lo que yo pienso, del principio de la cosa, es que usted no puede admitir esa osadía criminal. Es sólo eso”, dijo a la G1, el día 10 de junio.

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira