Abundancia y terror en las tierras de la antigua Fundación Bradesco

A- A A+

Traducción: Enrique F. Chiappa

En la estela del terror desencadenado contra los campesinos pobres, posseiros*, pequeños productores y pequeños comerciantes del Sur de Pará, en el día 23 de noviembre de 2007 la Operación "Paz en el Campo" llegó a la antigua Hacienda Bradesco, actualmente Proyecto de Asentamiento Padre Josimo Tavares, en Concepción de Araguaia, Pará. Policías quemaron barracas de los campesinos con todo lo que estaba adentro. Más de 600 alqueires* de cultivo produciendo están siendo robados y destruidos.

http://anovademocracia.com.br/40/10-planta.jpg
A fartura da plantação

Por lo menos 200 campesinos y campesinas desalojados del área conocida en la región por "Reserva Bradesco" participaron, el 8 de enero, en Redención, de la Audiencia Pública convocada por la Comisión de Derechos Humanos, sobre las atrocidades, torturas, robos, y violaciones de los derechos humanos cometidas por las fuerzas represivas que actúan en la "Operación Paz en el Campo" en la Hacienda Forkilla, como denunció, con exclusividad, nuestra edición anterior de AND.

Y las denuncias de los campesinos de la Bradesco revelaron de forma cristalina todas las contradicciones de la lucha por la tierra en el país, tanto por su carácter particular en la región, como en lo general, comprobando los argumentos que refuerzan la actualidad y necesidad de una revolución agraria y democrática en Brasil.

Esclavitud y semifeudalidad

El sur de Pará es la región de Brasil que registra más casos de trabajo esclavo. Cerca de 70% de los casos denunciados ocurren en este estado. Casi todas las grandes propiedades de la región utilizan trabajo esclavo o análogo a esta situación. En el segundo semestre de 2007 fue noticia la intervención del diputado Giovanni Queiroz, del PDT, portavoz de los latifundistas de la región, para dificultar la fiscalización del propio Ministerio del Trabajo (bajo gestión de su partido) que identificaba trabajo esclavo en la Pagrisa.

La Hacienda Bradesco es conocida nacionalmente por su gran extensión, cerca de 60 mil alqueires, y por su histórico de trabajo esclavo. Según la Comisión Pastoral de la Tierra (CTP), fue de allá que vino la primera noticia difundida nacionalmente de trabajo esclavo en un Brasil ya republicano, en 1977. En la ocasión, trabajadores que consiguieron escapar de la propiedad denunciaron la situación. Inclusive, en la época denunciaron que en 1974 (período de la gerencia militar en que ocurrió la Guerrilla de Araguaia) sesenta trabajadores de la Hacienda fueron quemados vivos.

http://anovademocracia.com.br/40/10-despejo1.jpghttp://anovademocracia.com.br/40/10-despejo2.jpg
Uma família na hora do despejo

La lucha por la tierra

En 1997 (gerencia de Cardoso, con Almir Gabriel en Pará, año en que ocurrió la "Masacre de Eldorado de Carajas), la Hacienda Bradesco fue ocupada por la primera vez por 800 familias de campesinos. Las familias consiguieron ser asentadas. En la época, la gerencia Cardoso, bajo gran presión internacional, propagandeaba transformar el "Proyecto de Asentamiento Padre Josimo Tavares" en un asentamiento modelo para el país.

El área total del latifundio de la antigua Fundación Bradesco era de cerca de 60 mil alqueires. Más de 29 mil permanecieron para área de reserva. El gobierno entonces convenció a los campesinos a reducir el tamaño de los lotes de cada familia, diciendo que promovería el "manejo sustentable de la floresta".

Cerca de cuatro años atrás (gerencia FMI-PT), las 400 familias de campesinos pobres, posseiros y pequeños productores de la región, apretados por el latifundio y por una reforma agraria que nunca se realizó, acampadas junto a la estrada, decidieron entrar en parte de esos 29 mil alqueires, por ser tierra pública.

—Al principio, nosotros estábamos acampados al borde de la estrada, y hubo un incentivo de Fray Henry, de la Comisión Pastoral de la Tierra, y de muchas otras personas, para que buscásemos una tierra. Una tierra para que acampásemos dentro. En esta época éramos unas 300 familias. Entonces fuimos para la Bradesco. Consideramos que esa era la tierra ideal para instalarnos — explica el campesino Lourival Almeida, que vivía en la Bradesco a más de cuatro años.

La cuestión ambiental

Un año después de entrar en el área, estas familias pasaron a ser presionadas principalmente por los órganos federales (INCRA e IBAMA), bajo los más variados argumentos (uno afirmando que el área era reserva del Asentamiento Padre Josino Tavares, y el otro una reserva ambiental). Sin embargo, estos órganos jamás se tomaron el trabajo de identificar exactamente si el área que los campesinos ocupaban era realmente una reserva o si estaba destinada a futuros asentamientos.

Los campesinos llegaron a ser desalojados, mas sin otra opción, retornaron al mismo lugar.

Hasta por que ese tal "manejo sustentable de la floresta " asumido por el gobierno federal en sucesivas gerencias, hasta hoy no dio señal de vida.

Y en todos estos años, en que estas familias vivieron y produjeron en la Bradesco, ellas asistieron a la connivencia del Incra e Ibama con madereros ilegales, extracción de oro, y turismo, en el mismo área en que eran perseguidas y amenazadas.

Si llevamos en cuenta la codicia internacional por la explotación mineral de la región, capitaneada por la Vale del Río Doce, es importante oír las denuncias de los campesinos desalojados de la Bradesco, de que el área "reservada" posee reservas minerales de níquel, oro, cobre en la sierra que corta la propiedad.

http://anovademocracia.com.br/40/10-fruta.jpg
Fruta pisoteada pela polícia

Reforma Agraria oficial X campesinos independientes del Estado

A pesar de no tener un grado de organización avanzado, pero por el hecho de estar produciendo sin la tutela del Estado, las 400 familias de la "Reserva dela Bradesco" prosperaron, mientras que las 800 familias de "colonos" (como son llamados los campesinos que fueron asentados oficialmente por el INCRA), no por su carácter o voluntad (como quieren los reaccionarios que pretenden criminalizar a los campesinos que abandonan o comercializan sus lotes) mas, por su condición, están literalmente quebradas, ahogadas en deudas y teniendo muchas veces que recurrir a la extracción de maderas.

—Existe todo tipo de grano en la plantación de la Hacienda Bradesco— levantó la voz uno de los campesinos, Raimundo de Oliveira, un señor de edad, que para comprobar "sus" verdades presentó un mapa de satélite identificando exactamente el área en que se encontraban los campesinos, videos fotos de las plantaciones, y con el coraje y la dignidad que solamente los justos pueden expresar, hizo con que el representante del IBAMA en la Audiencia Pública tuviese que explicarse diciendo que apenas estaba "hacía un año en la región".

Las denuncias de otros campesinos de la "Bradesco" acompañaron a las del Sr Raimundo. Frutas, granos, gallinas, cerdos, ganado, peces lo que estaba a punto de ser cosechado y que estaba siendo saqueado por otros mientras el área permanecía ocupada por las fuerzas represivas del Estado.

La violencia policial del Estado administrado por el oportunismo — "Paz en el Campo"

La operación "Paz en el Campo" llegó al acampamento de la Hacienda Bradesco en el día 22 de noviembre. Para la acción en esta área, la Policía Federal actuó junto con el INCRA, IBAMA y de la Prefectura de Concepción de Araguaia, a través de la Secretaría del Medio Ambiente.

Los policías, fuertemente armados, apenas avisaron a las familias que deberían retirar todas sus cosas de dentro de las casas y salir del área.

— Nosotros no tuvimos ninguna comunicación de la operación. Ellos daban 10, 20 minutos para que tiráramos nuestras cosas de adentro, en una época que estaba lluviosa. Teníamos que tirar nuestros víveres, muebles, todo lo que estaba adentro colocar afuera. Ellos no nos mostraron nada, apenas decían que tendríamos que resolver con el INCRA, que era el responsable. Nosotros salimos pacíficamente. Quién consiguió tirar, tiró. Quien no consiguió, perdió — cuenta Lourival Almeida.

La mayor parte de las 400 familias que vivían en el acampamento no consiguió retirar todas sus pertenencias de las casas. Y allí mismo, enfrente a padres, madres y niños, los policías colocaron fuego en todo. Hubo gente que vio sus documentos ser consumidos por el fuego, así como la comida y sus pocos mueblesque, con mucho trabajo, consiguieron adquirir. Algunas familias que no estaban en el acampamento en el momento de la Operación o que huyeron por miedo de la violencia policial ya que todos sabían de los absurdos y de las torturas cometidas contra los campesinos de la Forkilla, en fin, estas familias perdieron todo.

—Ellos quemaron las casas en nuestra frente, enfrente de los niños. Un niño de tres años pedía para no quemar su casa, imploraba, lloraba entonces un policía le dio R$ 50 —afirma Lourival Almeida.

—Ellos (Incra) dijeron que iban a sacarnos de cualquier manera. Allá nosotros teníamos casas de verdad y ellos quemaron todo. Las familias perdieron muchos víveres por que se mojaron con la lluvia después que quemaron las casas. Nosotros salimos sin derecho a nada. — acrecienta Raimundo Alves, que también vivía en la Hacienda Bradesco hacía más de cuatro años.

Después del desalojo violento, los campesinos decidieron ocupar la sede del Incra, en Concepción de Araguaia.

http://anovademocracia.com.br/40/10-cinzas.jpg
Cinzas da casa queimada

El INCRA bajo administración petista

Creado por la gerencia militar de viejo Estado, actualmente el INCRA en Pará es administrado, en su gran mayoría, por cuadros oriundos de la CTP. Casi todos con militancia en la "lucha por la tierra". ¿Y como procedió?

Que respondan los hechos. Las 400 familias de la "Bradesco" expulsas de sus posesiones después de la instalación del terror con la "Operación Paz en el Campo" de la Gobernadora Ana Julia Carepa (trotskista, "izquierda"del PT), después de ocupar el Incra, fueron transferidas para un área de aproximadamente 50 alqueires, que todavía va a ser desapropiada, totalmente comprometida por veneno aplicado por el antiguo latifundista que, inclusive, ya mató animales de las familias que para allá fueron transferidas.

A pesar de saber de la"cuestión de la Bradesco" hace por lo menos tres años, los "señores" del Incra no fueron capaces de providenciar en este tiempo ninguna alternativa capaz de permitir que los campesinos, envés de tener sus casas quemadas y sus plantaciones robadas, fuesen compensados por su trabajo y transferidos para un área en que por lo menos pudiesen plantar.

El INCRA punió la abundancia de la Bradesco con tierra envenenada y cesta básica deteriorada, en una región de tierras fértiles, y latifundios improductivos, esclavistas y asesinos.

Hipócrita, el INCRA y el IBAMA impiden que los campesinos colecten los frutos de su trabajo, que están siendo robados por terceros.

Es el Estado policial, servil del latifundio y de la gran burguesía, imponiendo el terror y la miseria adonde los campesinos conmemoraban la abundancia y la libertad.

Queda la revuelta

Y cuando las más de 400 familias de la "reserva de la Bradesco" que lucharon, plantaron produjeron, construyeron casas, educaban sus hijos y planeaban el futuro, y están hoy sin nada, el Banco Bradesco anuncia su lucro líquido de 8 mil millones en 2007, 60% mayor que en 2006. Y entonces ¿quienes son los bandidos? ¿Qué se debe hacer? La respuesta de los campesinos es unísona:

¡Volver para la tierra!


Posseiro* Aquel que ocupa una tierra sin dueño o cuya propiedad esta siendo discutida.
Alqueire* Medida de superficie agraria equivalente a 4,84 hectáreas

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira