Atentado contra abogado del pueblo

A- A A+

Traducción: Enrique F. Chiappa

João Tancredo recibió cuatro tiros en Río de Janeiro después de recoger denuncias contra un agente de la policía militar.

La primera cosa que haremos será
matar a todos los defensores del pueblo
(Ricardo, en Enrique VI, Parte II, Acto IV,
Escena II, de William Shakespeare
)

Era mediodía de sábado, 19 de enero, cuando el abogado João Tancredo dirigía su Toyota Corolla por la calle Bulloes Maciel, a 3 Km del barrio Vigario Geral, zona norte de Río de Janeiro. En ese trecho es necesario reducir la velocidad para entrar en la autopista Línea Vermella por que el tránsito que viene de Duque de Caxias es intenso. Fue en ese punto en que una motocicleta se aproximó con dos personas, con cascos oscuros. De repente un bulto y cuatro tiros en dirección al rostro del abogado, que se salvó gracias al blindaje del vehículo.

El automóvil paró en el arcén. Luego enseguida, más tiros, ahora contra la moto. Era un auto-patrulla, en estado precario, que intentó perseguir los agresores. Sin éxito.

El abogado volvía de la Favela Furquim Mendes, donde oyó relatos de vecinos con respecto a ejecuciones sumarias cometidas por un policía militar conocido por el apodo de "Predador". Los testigos contaron que en el domingo 25 de noviembre pasado, policías entraron y dispararon balas para todos los lados en la Favela Furquim Mendes, en la zona norte de Río de Janeiro. Cuatro permanecieron próximos al campo del Giganton, encima de una casa. Tiraron contra un traficante armado de fusil y en otras personas que estaban alrededor. Cinco murieron. El mismo grupo de policías es acusado de ejecutar un pastor con un tiro en la nuca.

Después de oír las denuncias, João Tancredo anotó los nombres y direcciones de los testigos y prometió volver con otras organizaciones y movimientos sociales que denuncian la criminalización de la pobreza. Al salir de la favela fue atacado en su auto.

El caso fue registrado en la 38ª Comisaría (Irajá), adonde el comisario se apuró a decir que la principal línea de investigación sería la de tentativa de robo. Esta hipótesis fue descartada por las principales organizaciones y movimientos sociales de Río de Janeiro, que se reunieron tres días después para evaluar la situación. El propio João Tancredo declaró:

— No tengo dudas de que fue un atentado comandado por ese sujeto, un tal de Predador. Gustaría de tener dudas, pero no tengo. Es un absurdo la policía trabajar con las hipótesis de robo o secuestro.

La familia del abogado divulgó una nota en la que contesta la línea de investigación de la policía y afirma no tener dudas de que se trata de un atentado, además de afirmar que continuará luchando:

"No tenemos dudas de que João sufrió un atentado, pues los tiros fueron disparados sin cualquier aviso y todos en su dirección. Vemos claramente que el atentado no fue solamente contra João, mas también contra todos los que luchan por los derechos fundamentales y por la intransigente defensa de la dignidad de la persona humana. Atentados y amenazas no retirarán jamás nuestra familia de los movimientos sociales y entidades que trabajan arduamente en la defensa de los Derechos Humanos, por una sociedad justa."

En otro trecho, la nota convoca a todos para continuar luchando por la identificación de los culpados por las ejecuciones realizadas en la ciudad:

"Esa denuncia debe servir de estímulo para que los movimientos sociales, las instituciones, los ciudadanos, en fin, toda la sociedad civil, busque los responsables por las ejecuciones diariamente realizadas impunemente en Río de Janeiro."

Instituciones como la Asociación Jueces para la Democracia (ADJ) y el Grupo Tortura Nunca Más divulgaron comunicados exigiendo investigaciones imparciales y criticando la tentativa de descaracterización de crímenes contra defensores del pueblo.

De acuerdo con el juez de derecho João Batista Damaceno, integrante de la AJD, todo lleva a creer que se trató de un atentado debido a la forma y local del abordaje y a la conducta de los agresores:

— Ya se habla de un cierto individuo conocido como Predador, que era la persona contra la cual Tancredo estaba recogiendo pruebas de ejecuciones. Se dice que el Predador llevó una bronca de sus superiores. Esto es grave por que demuestra que todavía existen los aparatos estatales y para-estatales envueltos con los exterminios que fueron montados en Brasil al final de los años 50 y después al final de los 60, en esta oportunidad para la represión política, y que desencaminó también para la eliminación sin motivación política. Estos aparatos continúan a ser instalados a tal punto que se llega a autorizar o reprender uno de sus miembros.

El atentado ocurrió a apenas dos meses y medio después de la divulgación del ‘Manifiesto Contra las Políticas de Exterminio del gobierno Sergio Cabral’, cuando João Tancredo estuvo en la mesa al lado del juez Damaceno. Como destacó el profesor de la UFRJ Roberto Leher, "en Colombia los asesinatos de militantes de los derechos humanos son del orden de centenas por año." El año pasado, el gobernador de RJ visitó el país vecino y anunció que implementaría aquel mismo modelo de seguridad pública. Sergio Cabral no se manifestó con respecto al atentado sufrido por João Tancredo.

Damaceno explica que después de la divulgación del Manifiesto, el gobierno pasó a utilizar el término "política de enfrentamiento" lo que, según el juez, no corresponde a la realidad:

— No hay enfrentamiento. Las personas están siendo ejecutadas sin ningún enfrentamiento con la policía. Y un buen ejemplo fue el caso de la Favela de la Corea. No existió acción capaz de respaldar una alegación de legítima defensa. Y a pesar de eso el gobierno continúa diciendo que se trata de una política de enfrentamiento. En realidad se trata de una política de tentativa de limpieza, como ya fue tentado en otros momentos. Es una concepción de que el criminal es un cuerpo extraño en la sociedad, una visión orgánica de que la sociedad es un cuerpo sano y que puede tener algunas partes gangrenadas y que necesitan ser removidas. Sin la comprensión de que el crimen es una construcción social y que la criminalidad infiltra las construcciones sociales, y que todos están sujetos a cometer cotidianamente conductas definidas como crímenes, en mayor o menor grado.

El abogado João Tancredo defendió con éxito familias de víctimas de la Masacre de la Baixada (2005) y fue uno de los responsables por la profundización de las investigaciones del Masacre del Alemán (2007). Tuvo actuación destacada en la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos de la OAB/RJ, haciendo con que la entidad volviese a cumplir el papel de representante de los ciudadanos del estado.

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira