Saludemos el 25 de marzo de 1922

A- A A+
http://www.anovademocracia.com.br/42/quadro1.jpg
Uirassu Assis Batista, Telma Regina Cordeiro, Orvaldo Orlando da Costa, Rosalindo de Souza, Orlando Momente, Jana Moroni, Maurício Grabois, Maria Lúcia Petit da Silva, Lúcio Petit da Silva, José Huberto Bronca, João Carlos Haas Sobrinho, Idalísio Soares Aranha Filho*

Segunda parte

"Ya hace algún tiempo que en el día 25 de marzo algunas organizaciones políticas, entre grandes y pequeñas, se apresan a celebrar la fundación del Partido Comunista de Brasil. Esas organizaciones comúnmente reivindican como suya esa fecha histórica del proletariado y masas populares brasileñas. Por las posiciones ideológico-políticas y la práctica de la mayoría de esas organizaciones no hay identidad alguna con el grandioso propósito de los fundadores del partido. Tampoco hay identidad con la devoción y abnegación de tantos militantes de base que honradamente se dedicaron totalmente al partido. Tampoco, puede haber identidad con los heroicos compañeros del Levante Popular de 35, de la gloriosa Guerrilla do Araguaya y de tantos otros que vertieron su sangre, en el combate abierto o dentro de las cárceles y en la tortura, donando generosamente su vida a la causa proletaria. De esas organizaciones apenas hay la identidad con las posiciones oportunistas, reformistas y revisionistas que por períodos enteros predominaron en la dirección del partido y con episodios negros de traición al proletariado y de capitulación que tuvieron lugar en su dirección haciéndolo sucumbir. Las posiciones de dichas organizaciones no son nada más que la versión actualizada de aquellas pútridas concepciones.

La trayectoria del movimiento comunista en Brasil ha sido muy difícil y tortuosa. En ella el partido cometió varios errores, pero también construyó una gran experiencia. Llegó a un nivel elevado como partido marxista-leninista. Solo que en este momento de la lucha de clases y de la revolución proletaria mundial ya se exigía ser marxista-leninista-maoísta, lo que no fue debidamente comprendido. En la dirección, debido al dogmatismo de algunos y a los duros golpes de la policía política de la reacción que eliminó los mejores cuadros forjados por la clase, terminó por prevalecer una posición que capituló de la línea revolucionaria de la guerra popular. El maoísmo fue completamente rechazado y atacado y el partido fue liquidado como partido revolucionario del proletariado. Los revolucionarios proletarios, principalmente los de las nuevas generaciones, deberían tirar serias lecciones y emprender la lucha por la reconstitución del partido comunista—marxista-leninista-maoísta en el fuego de la lucha de clases, combatiendo el imperialismo y la reacción de manera inseparable del combate al revisionismo y a todo oportunismo, para levantar la revolución brasileña a nuevas y grandes alturas dentro de la nueva ola de la revolución proletaria mundial, que ya se inició."

De la declaración dada por un militante maoísta del movimiento clandestino por la reconstitución del Partido Comunista de Brasil.

Tercera etapa

El V Congreso, en 1960, será precedido de intensa lucha interna en el partido. Los revisionistas encabezados por Prestes no toleraban la lucha interna y expulsaron la mayoría de los que no aceptaban los ataques cobardes contra Stalin. Mismo así, la lucha contra el oportunismo gana fuerza. Pedro Pomar encabezará en los debates del V Congreso, el ataque a las tesis oportunistas del nacional-reformismo. En 1962, los cuadros que componían el campo revolucionario llevarán a cabo la lucha para depurar el partido del grupo revisionista de Prestes. Estando en minoría, promueven la división con los revisionistas, iniciando el proceso de Reconstrucción del partido. Este hecho marcará el inicio de una nueva y tercera etapa de la historia del partido, etapa de las más ricas e importantes de su maduración que, en teoría y práctica, el PCB (ahora bajo la sigla de PCdoB, para diferenciarse del grupo revisionista) se constituirá de hecho en cuanto partido comunista marxista-leninista.

Es relevante destacar que el partido fue uno de los primeros del mundo a combatir abiertamente las posiciones traidoras de Kruchov. La carta de Mauricio Grabois a Kruchov, en que ataca sus posiciones revisionistas y en defensa de Stalin, llevó Kruchov a atacar los comunistas brasileños, citándolos en los debates surgidos con la Carta China (1) en 1963. También anteriormente al V Congreso (1960), Pedro Pomar, presente en el Congreso del Partido Comunista de Romania, rechazó de forma contundente los ataques a los dirigentes del Partido del Trabajo de Albania, ausentes a aquel evento, hechos por Kruchov que los acusara de aventurerismo.

Será esta la etapa en que el partido pasará a vivir, por la primera vez, la lucha abierta contra el revisionismo moderno, al acercarse del Pensamiento Mao Tsetung (como se designaba el maoísmo en la época). Momento en que la lucha entre marxismo-leninismo y revisionismo moderno ganará dimensión mundial. Mao, al frente de esa gran batalla, irá desenmascarar el oportunismo de Kruchov como revisionismo moderno, sistematizándolo en las fórmulas de las "Tres pacíficas y los "Dos Todos (2). En el mismo período el partido tendrá que combatir también el oportunismo de "izquierda, surgido como reacción al pacifismo del grupo de Prestes (ALN de Carlos Maringhella, MR8, PCBR, etc. Y las de otros procesos como VPR, Polop, etc.)

La Revolución Cubana, que tanta importancia y significado tuviera para la lucha de los pueblos de América Latina, acabó causando perjuicios, debido a que la mayoría de su dirección rápidamente se alineara a con el revisionismo Kruchovista. La repercusión de la Revolución Cubana en el movimiento revolucionario brasileño fue muy grande y consecuentemente la influencia de sus tesis de carácter revolucionario pequeño-burgués. Concepciones que despreciaban principios y postulados marxistas fundamentales como la necesidad de la dirección proletaria, expresa en la ideología y en el partido proletario. Estos eran entonces sustituidos por concepciones de "frentes revolucionarias, "frentes de izquierda y teorías militares que predicaban el militarismo como las del tipo "foquista. El fenómeno de esa influencia, además se explica por la situación del sofocamiento y ardor revolucionario represado por el reformismo, pacifismo, electoralismo (hijos del revisionismo) del grupo liderado por Prestes. Esta contradicción aguda se rompe por el camino más fácil, que desprecia una dura y tenaz lucha ideológica. Así, millares de revolucionarios brasileños se perdieron en los desvíos de "izquierda, impacientes para llevar una lucha ideológico-política que fuese más profunda, descubriendo las raíces del mal que tanto afectaba el movimiento revolucionario en el país y buscase la forja en la ideología proletaria.

http://www.anovademocracia.com.br/42/quadro3.jpg
Cilon da Cunha Brun, Bergson Gurjão Farias, Áurea Eliza Pereira Valadão, Arildo Valadão, Antônio Guilherme Ribeiro Ribas, André Grabois, Antônio de Pádua Costa, Antônio Carlos Monteiro Teixeira, Amaro Luiz de Carvalho, Adriano Fonseca Filho, Valquíria Afonso da Costa, Líbero Giancarlo Castiglia

Este será un problema grave del movimiento revolucionario en que pese a todo el heroísmo revelado por tantos combatientes en la lucha armada contra el gerenciamiento militar fascista pro-yanqui. El PCdoB tendrá que combatir también el oportunismo de "izquierda, revelándolo como una expresión del revisionismo kruchovista en América Latina (revisionismo armado) (3). Con todo, el partido no conseguirá librarse de desvíos graves como el dogmatismo. La dirección del PCdoB, formada por experimentados cuadros comunistas, mismo que asumiendo el pensamiento de Mao Tsetung, lo hacía formalmente y estancando burocráticamente la lucha interna. No comprenderá algo esencial del maoísmo, la lucha de dos líneas (4), como el correcto método de forjarse el partido. Tal incomprensión será crucial para impedir el partido de asimilar el maoísmo plenamente.

No irá examinar y comprender los verdaderos orígenes del reformismo en el partido. Continuará sin la correcta comprensión sobre la burguesía brasileña, sus fracciones y papel en la lucha de clases. A pesar de que el PCdoB propugnase la estrategia maoísta de cercar la ciudad a partir del campo, o sea, tomar el campesinado como fuerza principal en la primera etapa de nuestra revolución, no comprenderá que, donde más se condensaban en el país las contradicciones fundamentales y la principal de ellas era la región nordeste y no la norte, donde centraría la fuerza principal estratégica. Al no comprender y no practicar la lucha de las dos líneas, no solo llevó al fraccionamiento el partido (PCR bajo el liderazgo de Manuel Lisboa y Amaro Luiz de Carvalho (el Caipira) y PCdoB Ala Vermella (5)), como imposibilitó el desarrollo de la dirección en la correcta comprensión de la concepción de la guerra popular. Y este fue el escenario de la derrota de la Guerrilla de Araguaia, así como el bloqueo de su balance crítico en el partido y consecuente capitulación y deterioro completo a partir de la muerte de la mayoría de los cuadros revolucionarios.

Importantes documentos partidarios marcarán este período de la tercera etapa de la historia del partido: Carta de 12 puntos a los Comunistas Revolucionarios, del PCR de Manuel Lisboa; Crítica a la Unión de los Brasileños para Derrotar la Crisis, la Dictadura y Neocolonialismo, del PCdoB-AV y Guerra Popular prolongada, camino de la Lucha Armada en Brasil, del PCdoB. Documentos que tratan de la cuestión teórica de la revolución brasileña, guiados por los aportes de Mao Tsetung y al mismo tiempo confrontantes entre sí en diversas cuestiones. Además hay que destacar otros de autoría de Pedro Pomar: Grandes Progresos en la Revolución Cultural de 1969, acerca del desarrollo de la Gran Revolución Cultural en China, La Gloriosa Bandera de 35, El Partido- necesidad histórica y Sobre el Araguaia, documento sobre el balance de la experiencia de la guerrilla de Araguaia.

En virtud de la total incomprensión sobre la cuestión de la lucha de las dos líneas por la dirección del partido, la derrota de la Guerrilla de Araguaia y el sabotaje de la lucha por el correcto balance de tan importante experiencia, sumada a la eliminación de los mejores cuadros comunistas completada con el episodio de Lapa (6) (1976), será inevitable la capitulación. La capitulación de la línea revolucionaria de la guerra popular encabezada por la dirección de João Amazonas llevó al partido a la conversión al revisionismo y su completa liquidación como partido marxista-leninista, transformándolo en una organización oportunista ahora con la sigla del PCdoB.

Esa línea de capitulación, dirigida por João Amazonas, como negación del camino revolucionario, apenas pudo establecerse en el partido después de la eliminación de los principales cuadros comunistas en la dirección, sustentadores del camino de la lucha armada. Sin cuadros más preparados para el combate a los subterfugios revisionistas, Amazonas encontrará camino libre para pasar al ataque abierto y declarado al maoísmo, usando la línea dogmático-revisionista de Enver Hoxha (7) para disfrazar su traición.

http://www.anovademocracia.com.br/42/quadro2.jpg
Hélio Luiz Navarro de Magalhães, Helenira Rezende de Souza Nazareth, Guilherme Gomes Lund, Gilberto Olímpio Maria, Elmo Corrêa, Divino Ferreira de Souza, Dinalva Oliveira Teixeira, Dinaelza Soares Santana Coqueiro, Demerval da Silva Pereira, Daniel Ribeiro, Custódio Saraiva Neto, Ciro Flávio Salasar Oliveira

Con la capitulación de la dirección, reforzada más aun por su complementación con los cuadros oriundos de la APML(8), el partido fue convertido en uno más entre los partidos oportunistas revisionistas. Transformará en ícono muerto la heroica experiencia revolucionaria de los años anteriores, utilizada ahora apenas como "trofeo para continuar engañando la juventud en busca de la militancia política. Pasará entonces a integrarse por completo a la vida oficial del viejo Estado brasileño, en el legalismo, electoralismo y cretinismo parlamentar hasta la más degenerada situación en que se encuentra en nuestros días como parte de la vieja orden burocrática pro-imperialista, como fuerza auxiliar del gerenciamiento de turno de Luiz Inácio.

Los acontecimientos que marcarán 1976 serán más dramáticos aun para el movimiento revolucionario en todo el mundo. Con la restauración burguesa en China, promovida por el golpe de Estado de Teng Siao-ping, que llevará a la sangrienta masacre de los cuadros maoístas, se cierra todo un largo período, la primera gran ola de la revolución proletaria mundial, anunciada por la publicación del Manifiesto del Partido Comunista, en 1848, marcada por la Comuna de Paris de 1871 como su "ensayo general e impulsada con la Revolución Bolchevique de Octubre de 1917. En Brasil, las transformaciones en el PCdoB en los años siguientes al dramático episodio de Lapa, liquidándolo como partido revolucionario, culminará toda una fase riquísima de la tercera etapa de la historia del partido.

Los 30 años que se seguirán a la destrucción del partido (de 1978 a nuestros días), serán marcados por el obscurantismo de la prevalencia del oportunismo en el movimiento popular. La ausencia del partido del proletariado, en medio a la ofensiva general de la contrarrevolución mundial, conformó el terreno, para erguirse un verdadero cartel del oportunismo formado por las tendencias más nocivas al proletariado: las corrientes clericales, trotskistas, los cuadros egresos del sindicalismo travestido de radical, ex guerrilleros arrepentidos y demás renegados del marxismo-leninismo. Todos empeñados en sumarse al coro anti-estalinista de la reacción mundial sobre el "fin del comunismo y "fracaso del socialismo. Este aglomerado, al cual vinieron a juntase los revisionistas de todas las siglas, pudo al final, alcanzar al tope del aparato del viejo Estado reaccionario para desempeñar el papel de su gerente de turno. Tal situación, al lado de grandes peligros y atrasos que representan para la lucha del proletariado y de liberación del pueblo brasileño, trajo luz a la real naturaleza reaccionaria y pro-imperialista de sus posiciones.

La autocrítica de Prestes

Cuando retornó al país en 1979, Luiz Carlos Prestes rompió con la organización que dirigiera por más de 40 años. Imposibilitado de cambiar las posiciones ideológico-políticas revisionistas ya cristalizadas en aquella agremiación, en un ejemplar esfuerzo autocrítico lanzó su Carta a los Comunistas, en un llamado a retomar el camino revolucionario. Sin sombra de duda, este gesto es demostrativo de su condición de comunista, sin embargo, el contenido de su autocrítica, que políticamente da un giro a la izquierda, en lo ideológico se reveló muy limitada. Mantuvo la misma hostilidad a Stalin y su dirección norteada por el revisionismo kruschovista y ni siquiera consideró la experiencia extraordinaria de la Revolución China, aquel que fue el nivel más elevado de la revolución proletaria mundial — la Gran Revolución Cultural Proletaria — y menos aún al gran ideólogo y dirigente comunista Mao Tsetung.

También se eludió con la Perestroika de Gorbachov, la cual le parecía ser un movimiento de recuperación del socialismo, cuando esta, como rápidamente quedó demostrado, no pasaba de un nuevo truco revisionista destinado a levantar una ofensiva contrarrevolucionaria a escala planetaria. Sin embargo, al contrario de otros recalcitrantes que tanto lo acusaron de revisionista y nunca fueron capaces de cualquier reconocimiento de su propio revisionismo, Prestes con su autocrítica, por si sola, dio una gran contribución a la causa proletaria en Brasil. Prestes continúa siendo la mayor y principal personalidad del movimiento popular en la historia de Brasil. Los revolucionarios que hoy se proclaman sinceramente seguidores de Prestes deben esforzarse en profundizar la autocrítica lanzada por él, para comprender que el marxismo como ciencia se desarrolla y que tal desarrollo ya atingió una tercera etapa, el marxismo-leninismo-maoísmo y que solamente bajo su guía es posible reconstituir el Partido Comunista de Brasil.

Luchar por la reconstitución del partido debe ser tarea de los revolucionarios proletarios

Las luchas económicas de los trabajadores, por aumentos salariales y para defender sus derechos, resultarán en fracasos, si no tuvieren en perspectiva la destrucción de toda orden del viejo Estado burocrático. Apenas con la edificación de un nuevo poder, una nueva democracia que exprese los intereses de las clases oprimidas y asentada en la alianza operario-campesina, que confisque todas las tierras del latifundio, los capitales de la gran burguesía y del imperialismo se garantizará la transición al socialismo. Y esto depende de la existencia de un verdadero partido revolucionario del proletariado. Y esta es la lección que nos da la historia del movimiento comunista en el mundo y en Brasil. En la cuestión de la existencia o no de un auténtico partido del proletariado, el partido comunista, armado de una ideología científica, reside el punto crucial, del avance o no de la revolución en el país.

El desenlace del agravamiento de la condición semicolonial del país, el aumento creciente e inevitable de la lucha popular terminará imponiéndose. En el núcleo de las luchas de los campesinos pobres por la tierra, contra el sistema latifundista semifeudal, las luchas de existencia de la clase operaria, de los estudiantes, de las mujeres del pueblo y demás clases populares frente al estado de miseria y oscurantismo actual en nuestra sociedad, desarrollará la revolución. Del mismo modo como crece la resistencia popular en todo el mundo, ciertamente están forjándose nuevos combatientes del proletariado y de todo el pueblo para las nuevas batallas revolucionarias en todo el país. Las luchas implacables contra todo el oportunismo recogerán, poco a poco, de las desilusiones con el proceso electoral farsante, la corrupción, el desempleo y el hambre y todos los otros flagelos que expresan la farsa de la república y democracia existente, la fuerza para levantar el movimiento revolucionario y comunista en Brasil.

La tarea del proletariado brasileño por su partido revolucionario continúa inconclusa. Pero ella no debe ser entendida como la creación de un partido totalmente nuevo, tampoco la de su "refundación, versiones anti dialécticas y anti históricas que rechazan el proceso histórico como un todo. El partido comunista fue creado en 1933 y atravesó décadas de tormentosas y complejas luchas, atingió un elevado nivel de su constitución, pero fue liquidado como partido revolucionario. La cuestión que se coloca para los verdaderos revolucionarios proletarios, que no se quebraron ni se vendieron frente a la ofensiva general de la contrarrevolución mundial, es la tarea de reconstruirlo. Reconstruirlo como partido comunista marxista-leninista-maoísta.


1) – Carta China – Como quedó conocida la "Proposiciones acerca de la línea general del movimiento comunista internacional emitida en 14 de junio de 1963, por el Partido Comunista de China en defensa del marxismo-leninismo y de combate a las tesis del revisionismo moderno de Kruvhov. En su carta de 14 de julio de 1963, de respuesta a la Carta China, el CC del PCUS llama Grabois de "grupo antipartido.
2) – "Tres Pacíficas y "Dos Todos – En su esencia las tesis revisionistas de Kruchov abogaban la "Coexistencia pacífica no como Lenin la definiera en los primeros días del Poder Soviético como relaciones solamente entre países de régimen social diferentes, sino para regular todas las relaciones entre clases antagónicas y entre los países dominados y el imperialismo; la "Transición pacífica con que revisaba el concepto marxista de la violencia revolucionaria, afirmando no ser posible realizar las transformaciones sociales por la vía revolucionaria, dada la existencia de la bomba atómica y el peligro de una guerra termonuclear, y más, que la vía parlamentar pasara a ser el camino para llegarse al socialismo; la "Emulación pacífica con que completaba su revisión del marxismo-leninismo sobre la lucha de clases, propugnando que la competición pacífica del desarrollo económico y social entre socialismo y capitalismo llevaría a los hombres de forma general a la comprensión sobre la superioridad del socialismo y consecuente opción por él. Con los "Dos todos. "Estado de todo el pueblo y "Partido de todo el pueblo destituía el carácter de clase proletario el Estado Socialista y el Partido Comunista. Revisaba la concepción marxista-leninista sobre el Estado, según la cual este fenómeno de la sociedad de clases, siendo nada más que "el instrumento especial de represión de la clase dominante. Según el nuevo revisionismo de Kruchov el Estado en el socialismo, la Dictadura del Proletariado, perdiera la razón de ser y pasara a ser Estado de "todo el pueblo, pues en el socialismo no existirían más clases sociales.
Consecuentemente, para esta concepción, derivaba que en los países capitalistas la democracia burguesa en su forma parlamentar dejaría de ser la Dictadura Burguesa, pasando a la condición de Estado de todo el pueblo, debiendo ser disputado y ocupado pacíficamente por el proletariado. El Partido Comunista dejaría de tener carácter de clase proletaria y se tornara el partido de "Todo el pueblo.
3) – Esa crítica al oportunismo de "izquierda está expuesta en los documentos del PCdoB "La Línea Revolucionaria del PCdoB.
4) – Lucha de dos líneas – Concepción desarrollada por Mao Tsetung como método para conducir la lucha interna en el partido comunista. Parte de la concepción materialista dialéctica de que todo es contradicción, siendo así el partido es una unidad de contrarios, una contradicción. Afirma que en el interior del partido se reflejan las contradicciones de clases de la sociedad, las contradicciones entre lo viejo y lo nuevo, entre lo correcto y lo errado. Así, los comunistas reconociendo el partido como una contradicción deben organizar la lucha de dos líneas para forjar y defender la línea proletaria contra las líneas burguesas y otras no proletarias. Mao llama la atención también para la necesidad de saber manejar correctamente la lucha de dos líneas para el éxito del partido. Enfatiza que la lucha es para alcanzar la unidad en un nivel cada vez más elevado. En el balance general del proceso de la Revolución China Mao habla sobre las "Diez grandes luchas de dos líneas y su papel fundamental en la construcción del partido. Durante la Gran Revolución Cultural Proletaria se destacó en la lucha interna del partido y en la sociedad el lema: "crítica-lucha-transformación que expresaba el proceso de unidad-lucha-transformación-nueva unidad.
5) – PCdoB Ala Roja – Partido surgido de las divergencias de innúmeros militantes del PCdoB con las posiciones del comité central y su tesis para la 6ª Conferencia. Por influencia de la Gran Revolución Cultural Proletaria lanzaron el documento "Crítica al Unión de los brasileños para librar el país de la crisis, derrotar la dictadura y el neocolonialismo criticando duramente lo que apuntaban por desvíos oportunistas en la tesis central de la conferencia. Este es un importante documento del movimiento comunista brasileño que tiene dos aspectos. Uno que representa una justa crítica a la tesis del comité central a la 6ª Conferencia y otro que expresa desvíos "foquistas con respecto a la concepción de la guerra popular. La intolerancia del comité central al no aceptar la lucha interna y desarrollarla, llevó al aislamiento de los partidos de la crítica que posteriormente vinieron a conformar el Partido Comunista de Brasil Ala Roja. En su documento de "Dieciséis Puntos la Ala hace autocrítica de los desvíos presentes en el documento "Crítica al Unión de los brasileños… pero rápidamente abandonan el maoísmo, definiéndose entonces apenas por marxista-leninista y a partir de allí denominándose Partido Comunista Ala Roja.
6 – Masacre de Lapa – Episodio dramático en que la casa de seguridad utilizada para las reuniones del comité central del PCdoB, localizada en el barrio Lapa en San Pablo, fue cercada por una gran operación del II Ejercito. Los componentes de la reunión iban siendo presos cuando salían en calles distantes del local. Cuando la represión atacó con armas de fuego, en la casa se encontraban Pedro Pomar, Angelo Arroyo y Maria Trindade. Pomar y Arroyo fueron masacrados. João Batista Drumond, uno de los presos al dejar el local, fue bárbaramente torturado y asesinado.
7 – Enver Hoxha – Dirigente del Partido del Trabajo de Albania y jefe en la Revolución Albanesa. Tomo posición en defensa de Stalin frente a las cobardes acusaciones de Kruchov, así como de las decisiones del XX Congreso de PCUS. A pesar de que inicialmente combatió el revisionismo moderno de Kruchov, durante la Gran Revolución Cultural de China cambió de posición y se tornó hostil al maoísmo. Por causa de su dogmatismo acabó reviendo posiciones antes asumidas en la lucha contra el revisionismo moderno, tal como la del reconocimiento de que en el socialismo las clases y la lucha de clases continúan existiendo.
8 – APML – Organización originada en el cristianismo revolucionario en el inicio de la década de 1960, adhirió posteriormente al marxismo-leninismo y al final de los años de 1960 asumió el maoísmo. En la lucha entre ingresar o no en el PCdoB se dividió. La parte que ingresó en el PCdoB rápidamente abandonó el maoísmo y sus cuadros ocuparon la dirección del partido con la muerte de los mejores cuadros comunistas que el partido había forjado.
Traducciones: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.

{mospagebreak}

Pedro Pomar

A imagem “http://www.anovademocracia.com.br/42/16d.jpg” contém erros e não pode ser exibida.Pedro Pomar nació en Óbidos, Pará, en 23 de setiembre de 1923. Tempranamente ingresó en el Partido en el inicio de los años de 1930 y en Belem participó de las actividades que desembocaron en el Levante Popular de 1935. De su participación en tantas luchas en la construcción y organización del partido y de la lucha del proletariado y del pueblo brasileños, se destacan algunas que demuestran su estatura de comunista y jefe revolucionario. Participó intensamente de la CNOP y de las actividades de reorganización con la Conferencia de Mantiquera (1943) y de las actividades de propaganda impulsando la imprenta popular. Participó del campo revolucionario del comité central del partido en la lucha contra el reformismo, el liquidacionismo y el revisionismo en la década de 1950. En el escenario de extrema tensión que ya vivía el movimiento comunista internacional, presente en el congreso del PC de Romania, en 1959, como representante del PCB, respondió a los ataques que Kruchov hiciera al Partido del Trabajo de Albania, ausente en aquel evento. Contra la corriente criticó la actitud de Kruchov y se solidarizó con el Partido del Trabajo de Albania y el gobierno de ese país. Ya en 1960, como delegado al V Congreso del Partido sustentó titánica lucha contra las posiciones lideradas por Prestes y lanzadas por la Declaración de Marzo de 1958. La tesis central de Prestes, a respecto de la caracterización de la sociedad brasileña, afirmaba como principal tarea revolucionaria promover el desarrollo del capitalismo en Brasil. Fue contra las tesis reformistas y antimarxistas como esta en que Pomar se colocó en la primera trinchera en la defensa del marxismo-leninismo.

Como destacado reorganizador del partido en 1962 y consecuentemente anti-revicionista, rápidamente identificó en el pensamiento de Mao Tsetung la fuerza revigorada del marxismo-leninismo. En 1968, con su artículo "Grandes progresos en la Revolución Cultural en China, captó el significado de la Gran Revolución Cultural Proletaria que dirigía el Presidente Mao en China, afirmando ser esta una "contundente derrota para la coalición mundial contrarrevolucionaria del imperialismo, de la reacción y del revisionismo contemporáneo. …Al movilizar las masas de centenas de millones, en un movimiento de envergadura sin precedentes, la Revolución Cultural Proletaria, en menos de dos años, ya se extendió a toda China y desbarató la trama revisionista burguesa, que objetivaba la restauración del capitalismo.… "Ella es resultado inevitable de la exacerbación de la lucha de clases en China y en todo el mundo… "La Revolución Cultural Proletaria vino a demostrar la importancia histórico-mundial del pensamiento de Mao Tsetung, como el marxismo-leninismo de nuestro tiempo. Y concluyendo: "Los comunistas brasileños, que recibieron con entusiasmo los grandes éxitos de la Revolución Cultural Proletaria, buscan estudiar sus enseñamientos y divulgar sus experiencias. Al mismo tiempo erguen, cada vez más alto, la bandera roja del pensamiento, que descortina para nuestro pueblo el camino de la revolución y de la guerra revolucionaria de liberación.

Ya después de la derrota de la Guerrilla de Araguaya, en su lucha en el Comité Central del partido para reorganizar el correcto balance de aquella importante experiencia afirmó que "En Brasil el problema del camino revolucionario para librar el pueblo de la explotación y de la opresión ha sido dificilísimo. Y la determinación de transitarlo se tornó el objetivo de las diferentes fuerzas revolucionarias, especialmente de las marxistas-leninistas. En torno del camino, de la concepción y método de la lucha armada siempre surgieron grandes divergencias.

Concluyendo que la derrota en la Guerrilla de Araguaia no había sido apenas de carácter "militar y temporario como afirmaba el informe Arroyo y la posición impuesta por el grupo de João Amazonas, demostró que su causa estaba en una comprensión errónea de la concepción de la guerra popular. Evocando el sacrificio heroico y supremo de los combatientes de Araguaia, Pomar hizo la defensa de la guerra popular prolongada, de su carácter científico y de teoría militar del proletariado y de la necesidad de comprender las lecciones de esta experiencia y asimilar en lo más profundo posible la justa concepción para retomar y continuar la lucha armada revolucionaria y llevarla a su triunfo en el país. Concluyó afirmando que "la bandera de la lucha armada que empuñaron tan heroicamente y por la cual se sacrificaron los camaradas de Araguaia debe ser erguida más alta. Si conseguimos de hecho ligarnos a las grandes masas del campo y de la ciudad y ganarlas para la orientación del Partido, no importa cuál sea la ferocidad del enemigo, ciertamente la victoria será nuestra.

Carlos Mariguela

http://www.anovademocracia.com.br/42/16b.jpgCarlos Marighela — destacado dirigente del PCB, Marighella nació en Salvador (5/12/1911) en Bahia; ingresó al partido joven y luego se mudó para San Pablo para actividades de organización del partido. Preso con la derrota del Levante Popular de 1935, brutalmente torturado cumplió largos años en la prisión en la Isla Grande. Marighela se eligió diputado constituyente en 1946 y tuvo activa participación parlamentar. No participó de la ruptura de 1962, pero luego después del golpe de 1964, rompió con el grupo de Prestes y fundó la ALN (Acción Liberadora Nacional) juntamente con Joaquim Cámara Ferreira, se aproximó de Cuba a través de la OLAS (Organización Latinoamericana de Solidaridad). Sus escritos sobre guerra de guerrilla y especialmente sobre la guerrilla urbana no apenas para la ALN como para otras organizaciones revolucionarias de Brasil y de América Latina. Su justa revuelta contra el burocratismo, el pacifismo y el oportunismo de los partidos revisionistas lo llevó a dar mayor importancia a las frentes tornando secundario el papel del partido como vanguardia de la lucha del proletariado. Esta incomprensión juntamente con la adopción de teorías militaristas, lo llevó a cometer importantes errores de estrategia. Marighela fue asesinado por la OBAN (Operación Bandeirantes, operativo represivo vinculado al cuartel del Ejército Brasileño, localizado en la calle Tutóia en San Pablo), en una emboscada que contó con el delato de frades dominicanos y comando del comisario Fleury, en 4 de noviembre de 1969.

Manuel Lisboa

http://www.anovademocracia.com.br/42/16a.jpgMilitante comunista que desde joven ingresó en el partido, participó del proceso de Reconstrucción y a partir de 1966, juntamente con Amaro Luiz de Carvalho, que de regreso de estudios en China Popular, rompieron con el PCdoB y organizaron en el nordeste el Partido Comunista Revolucionario. Manuel Lisboa combatió el revisionismo y expresó sus posiciones en el importante documento "Carta de 12 Puntos a los Comunistas Revolucionarios, con la cual sustentó las concepciones esenciales del maoísmo para la revolución brasileña sintetizando que "el núcleo de la estrategia del proletariado y de su partido es la guerra popular a través de la guerra de guerrillas. Manoel Lisboa fue asesinado brutalmente en 1973, después de varias semanas de tortura en los sótanos del régimen militar, en Recife.

Mauricio Grabóis

http://www.anovademocracia.com.br/42/16c.jpgDirigente comunista nacido en 1912. Con18 años fue admitido en el Partido y poco tiempo después se tornó responsable por la agitación y propaganda de la Juventud Comunista de Brasil. Participa activamente de la Alianza Nacional Libertadora –ANL y posteriormente, de la CNOP. En el breve período de la legalidad del partido, es electo diputado Constituyente (1946). Participa del proceso de cisión con el revisionismo y de la reconstrucción del partido (1962), ahora con la sigla PCdoB. Luego con la aproximación del partido con el pensamiento de Mao Tsetung contribuye en la elaboración de la estrategia de la guerra popular prolongada esbozada por el partido. Era comandante de las fuerzas Guerrilleras de Araguaia, habiendo caído en combate en 25 de diciembre de 1973.

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira