Terror Estatal-latifundista: persecución y asesinato de campesinos en Rondonia

A- A A+

PortoVelho, Arquímede, Buritis, Jacinópolis, Campo Novo. El reportaje de AND fue hasta Rondonia y recorrió todas estas ciudades con el objetivo de investigar las denuncias graves de muertes y amenazas contra los campesinos en la región. Estuvimos en el área conocida como Grupo Conquista de la Unión, donde ocurrió en 9 de abril último la tentativa de masacre contra más de 300 familias campesinas que tomaron las tierras del latifundio de la familia Cataneo. El clima en la región es de aprensión e indignación. Cerca de 30 campesinos aun están desaparecidos.


Campo Novo: acampamento destruído por jagunços

En la tarde del día 9 de abril recibimos en la redacción de AND una llamada de Rondonia, una denuncia seca, sin detalles:

— Los 'guaxebas'¹ invadieron el campamento Conquista de la Unión en la Ciudad de Campo Novo y dispararon contra las familias. Varios compañeros están desaparecidos. Ellos incendiaron el campamento y las familias huyeron apenas con las ropas del cuerpo, y se dirigieron para la Línea 2, próximo a la BR 421. No tenemos más informaciones, están diciendo que posiblemente son 15 muertos y varios desaparecidos. La hacienda está ocupada por los pistoleros.

Ante la gravedad de los acontecimientos, decidimos enviar inmediatamente un equipo de reportaje para Rondonia para investigar y hacer la cobertura de la situación en las áreas campesinas en la región.

1º día

Porto Velho

Llegamos a la capital del estado de Rondonia a las 5:30 de la mañana, estudiantes de la UNIR — Universidad Federal de Rondonia nos esperaban junto con una comitiva compuesta por profesores, abogados y sindicalistas y partimos inmediatamente. Las noticias aun eran inciertas.

Entramos en contacto con la sede de la Liga de los Campesinos Pobres, localizada a cerca de 250 Km. De Porto Velho. Fuimos informados por teléfono de que las familias pasaran la noche en la intemperie y estaban aprensivas, habían perdido todo lo que poseían e intentaban reagruparse. Varias personas estaban desaparecidas y era imposible entrar en el local del ataque, por que el área estaba ocupada por pistoleros.

Buritis

Buritis, con sus más de 42 mil habitantes está localizada a cerca de 330 Km. de la capital Porto Velho. Llegamos a la ciudad por cerca de las 15H, cuando fuimos recibidos por el Dr. Ermógenes Jacinto, abogado de algunos de los campesinos que se encontraban en el área.

— La situación es muy preocupante — relató Dr. Emógenes — varios campesinos están aquí en Buritis, muchos perdieron documentos y ropas, quedando apenas con las ropas del cuerpo. Es mejor que ellos cuenten lo que sucedió, ellos pasaron por todo eso. Las autoridades locales niegan lo ocurrido, nadie sabe realmente lo que puede haber sucedido después de la invasión de los pistoleros.

Informe de la CTP

En el día siguiente al ataque de los pistoleros, el Padre Afonso Maria Chagas, representante de la CTP — Comisión Pastoral de la Tierra y el Superintendente de la Ouvidoria Agraria Nacional visitaron el local para averiguar las denuncias de los campesinos. Después de la visita, el Padre divulgó una nota sobre la situación del campamento Grupo Conquista da Unión. Su informe fue atacado por la imprenta local, que tentó a todo costo, desmentir y ocultar la verdad de los hechos. Citamos aquí algunos  segmentos del informe divulgado por el miembro de la Coordinación de la CPT-RO:

— Primeramente verificamos que hasta la tarde de ayer (10/04) la policía no había comparecido a la Región para el levantamiento de los hechos. Igualmente sentimos no haber hasta aquel momento, ninguna disposición para esto. Esta presencia, principalmente por parte de un efectivo de la Policía Militar, apenas se realizó para hacer la protección al representante de la Ouvidoría Agraria Nacional.

Percibimos que tanto en contactos telefónicos cuanto personales, hay por parte de las autoridades locales, autoridades policiales y sobre todo, los hombres del Batallón ambiental que actúa en aquella región, por lo que parase, una concepción establecida de que los sin tierra de aquella región son bandidos y peligrosos, sin, no obstante mencionar los pistoleros y matones contratados.


Campo Novo: ato público em defesa do movimento camponês realizado no campus da UNIR

El primer contacto in loco, fue en la sede de la hacienda Cataneo, donde chocó la destrucción y quema de más de cien barracas donde estaban acampados los sin tierra. En general las barracas fueron quemadas con todo lo que estaba dentro inclusive ropas, alimentos y documentos.

Enseguida fuimos hasta donde estaba el campamento de los sin tierra, distante 6 Km de la sede de la Hacienda, en la línea 02, estrada que lleva a Buritis.

Oímos del grupo que al amanecer del día 09 de abril, comenzaron a llegar camionetas trayendo hombres del hacendero y se agruparon a cerca de 200 metros de donde se encontraban. Cuando el grupo partió realmente para el campamento tirando, entonces los acampados salieron corriendo, según ellos, algunos hiriéndose en la fuga y sin conseguir retirar sus pertenencias, apenas con la ropa que vestían.

En resumen, se llegó también a la conclusión, por lo que parece, que por causa de la reintegración judicial haber sido suspendida en virtud de que el proceso fue para el Tribunal de Justicia (Conflicto agrario suscitado), los propietarios resolvieron hacer el desalojo a tiros, incurriendo así en una actitud ilícita.

Afirmamos finalmente, que con la mayor urgencia posible el Poder Público, el Estado se haga presente, garantizando la vida de las personas, promoviendo las iniciativas propias del Poder Público, implementando las políticas de reforma agraria y regularización agraria, restableciendo en fin un clima de paz y respeto a los derechos.

Hablan los campesinos

José

— fueron muchos pistoleros, más de ochenta, que entraron disparando, y ni elegían a quién. Un compañero me pidió que tentase romper el cerco para avisar a la policía sobre lo que estaba ocurriendo. Agarré la moto, coloqué mi esposa atrás y salí en alta velocidad. Cuando llegué al teléfono público disqué 190 y cayó en la comisaría de Buritis. La persona que me atendió dijo que no era su problema, y que el comisario Iramar no se encontraba. La Policía Militar fue hasta el área después del ataque ¿y qué hizo? ¡Tomó nuestras motos! Pregunte a ellos si fueron hasta la hacienda y desarmaron los pistoleros. ¡Nada de eso!

Pedro

En el día del tiroteo, aparecieron tantos hombres que yo no sé de donde salieron. Ellos querían acabar con todo, pero nosotros no estábamos allí para morir. No queremos quedarnos sin nuestra tierra, pero con tantos pistoleros armados, nos retiramos.

Volvimos al campamento antiguo al lado de la Línea 2, y cuando llegamos estaba todo quemado, nuestras barracas y cosas. Pero este campamento antiguo donde estábamos no es tierra de Cataneo, es una tierra arrendada de las familias. Mi mujer toma remedios controlados y quemaron sus remedios, tomaron mi moto y quemaron los documentos. Apenas conseguimos salvar los niños que estaban en el área. No pudimos salvar más nada.


Campo Novo: caminhões do exército em base instalada em Jacinópolis

Destruyeron todo el campamento. Llovió de noche y juntamos un poco de lona que resistió al incendio para cubrir los niños, y los más viejos pasaron toda la noche en la  intemperie. Un compañero paso todo el día dentro de un riacho en el local y para salir del bloqueo tuvo que pasar por cinco pistoleros.

Audiencia nada protocolar

En la tarde del primer día, después de recogernos el relato de los acontecimientos y acertar nuestra ida a la Campo Nuevo para el día siguiente, los campesinos reivindicaron que nuestro equipo los acompañase junto con los abogados hasta el fórum de la ciudad para cobrar la liberación de las 17 motos aprendidas por la policía Militar en el Campamento.

El representante de la IAPL — Asociación Internacional de los Abogados del Pueblo, que fue hasta Rondonia especialmente para acompañar el caso, fue convidado a entrar en el gabinete del Juez y cual no fue su sorpresa al depararse con el representante de la familia Cataneo y su abogado, que en aquel mismo momento entregaba al Juez una orden del Tribunal de Justicia de Porto Velho autorizando la desocupación del área donde se encontraban las familias acampadas, en el próximo lunes, día 14 de abril.

El abogado del latifundio tentó intimidar al Abogado del Pueblo exigiendo la presentación de sus credenciales, lo que fue respondido rápidamente y a la altura por el miembro de la IAPL.

— Aquí tiene mi identificación de la Orden de los Abogados, no debo ninguna otra presentación, usted que se identifique.

Mientras estos hechos se desarrollaban, se inició un intenso movimiento de Policías Militares en la puerta del Fórum. El latifundio había pedido escolta policial para retirarse.

En la ciudad de Buritis y región, Juez, Oficial de Justicia y Policía Militar declararon, tanto personalmente como a través de la imprenta local, que nada ocurriera en Campo Novo, que todo no pasaba de boatos.

2º dia

Campo Novo

Los pistoleros atacaron y destruyeron inclusive un campamento que había sido ocupado por los campesinos antes de la entrada en la hacienda Cataneo. La visión inicial es de tierra arrasada. Todas las barracas fueron quemadas. Solamente llegando más cerca podemos percibir  un gran movimiento de organización. Personas recogiendo paja de coqueros para cubrir las barracas reconstruidas sobre palos semi-carbonizados. El sube y baja de los baldes en el pozo escavado por los campesinos, madres dando baño a los niños. Un camión apoya las familias llevando y trayendo personas de la ciudad para el campamento, trayendo donaciones de solidaridad de la ciudad, colchones, cestas básicas. Una barraca central más espaciosa es el local de la cocina colectiva y de las reuniones del campamento. Allí oímos los primeros relatos de los campesinos.

Antonio uno de los coordinadores del grupo, hizo el llamado para una reunión general de las familias y comenzó a explicar nuestra presencia. Rápidamente se reunieron hombres mujeres y niños. Él solicitó a todos que quisiesen narrar los acontecimientos del día 9 que hablasen y mostrasen el campamento. Muchos campesinos, al principio no quisieron hablar, temerosos por represalias.

El representante de la IAPL relató el objetivo de la delegación de abogados, periodistas y apoyadores, para la investigación y denuncia del ataque ordenado por el latifundio contra los campesinos. Dijo que la IAPL y el Núcleo de los Abogados del Pueblo harían lo posible para impedir la acción.


Campo Novo: marcas de tiro de grosso calibre nos barracos destruídos

Un joven justificó:

— Todos están en la expectativa do lo que puede ocurrir. En los diarios solo cuentan mentiras y mal de los acampados, tenemos que ser cuidadosos. No tenemos miedo de enfrentar nada por nuestro derecho a un pedazo de tierra, pero muchos temen ser reprimidos si mostraren el rostro. Nosotros reconocimos varios policías en medio a los guaxebas durante el tiroteo, algunos son conocidos de mucho tiempo, y estaban al lado del latifundista. Queremos que comprendan eso.

El área donde las familias estaban acampadas tiene medio alqueire, lo que corresponde a cerca de 13.000 m² y es arrendada de otros campesinos de la región. No pertenece por lo tanto, a la familia Cataneo, que no podría expulsarlos del lugar.

"Esta vida es muy extraña"

La emocionante declaración de una pequeña joven de 12 años de edad.

— Los pistoleros llegaron dando tiros en nuestra dirección. Los compañeros comenzaron a correr, y como vieron que faltaba mucha gente para salir, soltaron cohetes para reunir a todos.

Mi madre tuvo una crisis nerviosa y quedo paralizada, yo tentaba levantarla, pero ella no quería salir. Pedí para que saliese y cuando se levantó, una bala pasó muy cerca de su cabeza.

Todos corrían y agarraban los niños.

De repente, gritaron que mi padre había muerto. Volví para el campamento. Un pistolero me gritó y disparó en mi dirección. Corrí mucho y encontré mi padre. Él había ido hasta la hacienda vecina para buscar leche para los niños y no consiguió llegar a tiempo por causa del tiroteo.

Todo lo que teníamos fue quemado, todo por lo que tanto trabajamos. Lo que queríamos era apenas un pedazo de tierra para trabajar, vivir y plantar. Tenemos que luchar para conseguir. Y no queremos solamente para nosotros, queremos para poder dividir con las personas que precisan, somos pobres y sabemos que mucha gente necesita. Eso era la única cosa que queríamos.

Nuestros compañeros apenas soltaron cohetes, apenas los pistoleros dispararon.

Fue una situación muy difícil. Eran muchas armas contra nosotros.

Mi madre no está bien, quemaron todos sus remedios, nuestra comida, ropa y estoy con esta ropa que me dieron. Tengo un hermano de 13 y un de 15 años, él cumplió años ayer y fue muy triste.

Aquí hay un montón de niños, la madre de ellos tuvo que correr y están preocupados felizmente conseguimos salvar los niños.

Mi padre está aquí y estamos reconstruyendo nuestra barraca, trabajamos todo el día y dormimos allá con mamá. Al día siguiente temprano estamos de nuevo. Nosotros queremos un pedazo de tierra, no queremos matar a nadie, queremos un lugar para vivir, que podamos decir que esto aquí es  nuestro.

Vean aquí, los niños están todos sin ropa, esto es muy triste, pero tengo fe y confío en la fuerza de los compañeros y nuestra que tendremos la tierra. Esa tierra tiene que ser nuestra, nosotros sufrimos mucho, pasamos por muchas cosas, pero vamos a luchar  y ganar.   

Necesitamos de tanto…Esta vida es muy extraña, yo quería que todo el mundo tuviese por lo menos un lugar para dormir, comida, una ropa para vestir. Pero yo creo que la vida va a mejorar.

"Los hombres de Amorim"

Un detalle llama la atención en el relato de decenas de campesinos. Durante el tiroteo, cuando las familias se retiraban, varios pistoleros gritaban: "¡Pueden correr que quienes vienen aquí son los hombres de Amorim!". Una referencia directa al diputado federal Ernandes Amorim (PTB-RO).

Ernandes Amorim es un conocido latifundista y gran maderero de Rondonia y tiene vínculo estrecho con la familia Cataneo. Fue preso en 2004 por su envolvimiento en un esquema de corrupción cuando era intendente de la ciudad de Ariquemes. Él fue acusado de dirigir una cuadrilla que desvió más de R$ 18 millones de la municipalidad. En 2000 sufrió la casación del cargo por abuso de poder económico en las elecciones de 1994, cuando fue electo senador. (Fuente: diario Folha de San Pablo de 6 de agosto de 2004).

Este hecho es revelador de donde puede haber partido la orden para el ataque de los pistoleros.

Esta tierra es nuestra  

El reportaje de AND no llegó a entrar en el área del ataque. Fuimos aconsejados por los campesinos a no ir allí, porque el área estaba ocupada por los guaxabas que permanecían en el local, y ya habrían rechazado otro equipo de televisión a balas. A pesar de lo que dijeron los campesinos, no conseguimos contactar este equipo de televisión y nada al respecto fue citado en la imprenta.

Los relatos de los campesinos describen la tentativa de una masacre que no ocurrió apenas por que las familias se retiraron rápidamente del área ante el poder de fuego de los pistoleros. En el campamento incendiado junto a la Línea 2 para donde se dislocaron, una palmera tiene la marca de dos disparos de escopeta. Un joven que no quiso identificarse muestra uno de sus pies herido por proyectiles de plomo. Varios campesinos están heridos debido a  las caídas y choques durante la fuga.

La imprenta del estado, prácticamente toda sustentada por latifundistas y grupos del poder local, atacan los campesinos y a la Liga de  los Campesinos Pobres. Niegan la acción de los pistoleros o tratan de justificar el ataque diciendo que es "Un área controlada por la LCP".

— Primero, que este no es un campamento coordenado por la Liga — resaltó Antonio — después del ataque de los pistoleros recurrimos a varias entidades y organizaciones y la LCP nos ha dado gran apoyo, ellos ayudan a divulgar la situación del campamento y nos dan solidaridad. Y mismo que fuese un campamento de la Liga ¿qué justificaría la masacre? Los periódicos tratan la Liga de una forma que no es verdadera. Ellos ayudan el pueblo y son gente simple y luchadora. Y nosotros somos todos luchadores, no somos bandidos. Los bandidos son los pistoleros que están ocupando nuestra tierra y todos armados. La acción de desalojo debería retirar a ellos y no nuestro pueblo. ¡Esta tierra es nuestra!

Masacre diario

Jacinópolis

Salimos del campamento al final de la tarde y nos dirigimos para Jacinópolis, la ciudad construida por la resistencia de los campesinos (ver AND nº 28, enero de 2006).

Hicimos una parada en el área conocida como José y Nélio, donde recientemente fueron asesinados dos liderazgos campesinos. Visitamos el área de uno de los campesinos asesinados, Daví, conocido como Pezão. Su casa fue invadida por pistoleros que dispararon a quemarropa. El primer tiro lo derrumbó, el segundo fue disparado cuando estaba en los brazos de la esposa. El piso de la casa todavía conserva la mancha de sangre del campesino. Su esposa se retiró del área.

Mientras estábamos en el lote de Pezão fueron llegando varios campesinos que nos relataban casos de muerte y amenazas. Un viejo campesino, pionero en la región, nos dijo que  uno de sus hijos recibió un tiro en la cabeza y solo no murió por que el tiro fue disparado de muy lejos y el proyectil ya había perdido la fuerza cuando lo atingió. Después de la muerte de Pezão, más de 15 campesinos fueron amenazados de muerte. El dueño de un pequeño bar junto a la estrada fue brutalmente asesinado y tuvo establecimiento quemado. Los campesinos residentes del local cuentan también sobre un taxista que estaría transportando familias de la ciudad vecina para entrar en el campamento Conquista de la Unión en Campo Novo y fue asesinado por bandos de pistoleros.

Mientras, las autoridades policiales y del judiciario de Buritis y Arquimedes niegan el masacre, que ocurre impunemente.

Revista IstoÉ, lo que el latifundio quería

Después de la publicación de reportajes por una revista de segunda línea de la derecha más recalcitrante de nuestro país, al final de marzo y comienzo de abril último, donde se anunciaba que "En Brasil hay guerrilla" y que la "LCP tiene vinculaciones con las FARC-EP — Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia", el ejército ocupó la estrada que da acceso a Jacinópolis.

El 6º — Batallón de Infantería de Selva del Ejército de Guajará Mirim montó un campamento en el acceso a Jacinópolis. La imprenta local dice que las tropas del ejército fueron dislocadas "para hacer una barredura en el local donde están acampados los integrantes de la LCP" (fuente: rondoniaaovivo.com), el portal ocombatente.com informa que el 6º BIS tiene la misión de "desarmar el 'brazo armado' de la Liga de los Campesinos Pobres. Vecinos del local dicen que los soldados justifican su presencia como siendo una acción de soporte logístico al IBAMA para "protección ambiental".
Un camionero que trabaja con transporte de cargas nos dio la siguiente declaración:

— Ellos llegaron aquí y montaron campamento, están todos armados de fusiles, pero no atacaron a nadie, tampoco prendieron. Revisan, aprehenden moto sierras. La situación está complicándose, porque aquí no hay ninguna guerrilla, lo que hay en realidad es un comercio que está casi cerrando las puertas por que el ejército está confiscando las herramientas de los pequeños madereros y equipamientos de pesca. La fuente de renta del pueblo de la región está amenazada.

Los pequeños madereros no son culpados por el desforestación, lo que ellos hacen es escoger cuatro o cinco árboles en un área, derrumbarlas y arrastrarlas para fuera de la mata, porque a cada árbol cortada hay otras tantas esperando una brecha para crecer. Quién destruye la floresta son los grandes hacenderos y los grandes madereros. Son ellos que arrasan con todo para hacer pasto y colocar ganado. Y esto es lo que está sucediendo en el estado de Rondonia.
Ahora, sin el corte de la madera de los pequeños, ¿qué dinero va circular en la región? ¿quién va a alimentar nuestros hijos? Esto está totalmente equivocado. Desde que vine para aquí en los años de 1980 nunca hubo algo de este tipo aquí, esto tiene que acabar.

¿Por qué tanto odio?

Cuando salimos de la región de Jacinópolis, domingo de tarde, recibimos otra llamada denunciando una nueva embestida de los pistoleros contra el campamento. El latifundio, ignorando cualquier determinación de la justicia, tentó nuevamente expulsar las familias a tiros.

El latifundio no puede convivir con la prosperidad de la producción campesina, no es capaz de existir junto a la producción colectiva, de la liberación de la tierra. Para el latifundio es inaceptable la idea de un grupo de trescientas familias ocuparen un área de medio alqueire dentro de un terreno de 25.000 alqueires. Es crimen imperdonable luchar por la conquista de la tierra que hace tantos años es labrada por los campesinos.

El odio del latifundio por los campesinos es secular, del mismo modo como secular es la sed de liberación de los millones de campesinos brasileños, que sueñan y luchan diariamente por la conquista de la tierra y por el fin del latifundio.

En el lunes 14 de abril, ante la imposibilidad de permanecer en el área bajo intenso tiroteo de los pistoleros, las familias del grupo Conquista de la Unión decidieron retirarse temporariamente del área, hasta que consigan recomponerse mínimamente para volver a la tierra.

—¿Como ellos piensan que vamos a desistir de aquello que es nuestro? Esta tierra es nuestra, nosotros trabajamos y luchamos por ella, tenemos derecho a ella. Nos quedaremos con ella. — fueron las palabras finales de los liderazgos campesinos cuando nos retiramos del campamento en la tarde del día 12.


1. Guaxeba — Forma como los campesinos tratan los bandos de pistoleros que actúan a mando de los latifundistas. Estos bandos armados, tratados comúnmente como "empleados de la hacienda" practican acciones de desocupación comandados directamente por los latifundistas, además de trabajar como guardaespaldas armados en los latifundios.

Traducciones: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Rua Gal. Almério de Moura 302/4º andar
São Cristóvão - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também!

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Matheus Magioli Cossa

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
José Ricardo Prieto
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Matheus Magioli Cossa
Ana Lúcia Nunes
Matheus Magioli
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira