Editorial - Viejo Estado quiere aniquilar movimiento campesino

A- A A+

El Estado brasileño – con el gerenciamiento de la falsa izquierda oportunista teniendo Luiz Inácio a la cabeza – ha llevado a cabo la aplicación de un verdadero plan de aniquilamiento del movimiento campesino combativo. Cada vez más las acciones y maniobras jurídicas han dado lugar a operaciones de guerra para el desalojo violento y del terrorismo sobre las masas campesinas que crecientemente adhieren a la lucha por la tierra. Terminó todo un periodo en que las familias de campesinos pobres, ocupantes de un latifundio, recibían una notificación judicial dando inicio a un proceso jurídico de conflicto agrario. Se inició un nuevo periodo marcado por la acción policial militar ignorando toda legislación, combinada con una agresiva práctica de pistolerismo y exterminio.

Hace un año que A Nova Democracia denunció la Operación "Paz en el Campo"  deflagrada en el Pará por Ana Júlia Carepa, del PT, que humilló, encarceló y torturó cerca de 200 campesinos acampados en la hacienda Forkilha, tristemente conocida por las prácticas de sus propietarios en el empleo indiscriminado e impune del trabajo esclavo. La familia de Jairo Andrade se destacó  cómo uno de los mayores símbolos del latifundio genocida en Brasil. Toda aquella operación fue precedida de intensa preparación por el monopolio de los medios de comunicación, que denominó los campesinos de guerrilleros, traficantes, cuadrilla de bandidos.

Como la movilización popular fue intensa en el Pará inmediatamente a continuación de esta operación, consiguiendo la liberación de los campesinos prendidos, los latifundistas de la región, encobertados por el Estado y sus gerentes, a través de comandos paramilitares pasaron a perseguir y asesinar trabajadores que participaron de la toma de la Forkilha. Hasta el cierre de esta edición, 11 campesinos habían sido asesinados.

Ya en Rondônia, Ibama, Policía Ambiental, Militar, Federal, bandos de pistoleros y etc. han cometido verdaderas barbaridades en el intuito de aterrar y reprimir los campesinos en lucha por la tierra en el estado.  Las "reintegraciones de posesión" son hechas por los agentes estatales sin orden judicial, campesinos son asesinados o torturados y llevados para presidios, sin acusación formada o juicio. El campesino Gerolino, de 56 años – que quedó varios días esposado a una silla de hospital, después conducido al presidio Urso Branco, en Porto Velho, de donde fue liberado bajo intensa presión de los movimientos de solidaridad en el estado, nacional e internacionalmente –, se hizo rehén de la Policía Federal. Esta, con la complicidad del INCRA-RO, mantuvo Gerolino secuestrado y desaparecido por varios días, tiempo en se intentó a todo costo arrancar declaraciones que incriminasen la Liga de los Campesinos Pobres.

Aún con la domesticación de la dirección del MST – cuya cúpula oportunista está toda cooptada por el Estado y colocada en las estructuras del INCRA en todo el país – los campamentos y las familias campesinas han sufrido una brutal represión y el movimiento ha sido blanco de la tentativa del Ministerio Público de ilegalización.

Queda claro que el Estado brasileño, bajo el actual gerenciamiento, desencadenó una guerra sin cuartel al movimiento campesino. Mientras el monopolio de los medios de comunicación se encarga de moldear a la "opinión pública" favorable a la masacre de los trabajadores en lucha, llamándolos de criminales, bandidos, desforestar, etc., es ese viejo Estado burocrático quién ha practicado actos criminales contra el pueblo de la ciudad y del campo.

Evidentemente percibió que su falacia de Reforma Agraria ya fue desenmascarada y teme, sobre todo, que un movimiento campesino revolucionario gane fuerza en la sociedad. Apenas sabe que sus días y los del latifundio están contados, por más que intensifique el terror sobre las masas campesinas, estas, por su parte, ya están haciendo las cuentas para cobrar en lo más breve, con el impulso de sus luchas, que se sumarán cada día más con los trabajadores de la ciudad, estudiantes, intelectuales honestos y pequeños y medios propietarios por el establecimiento de una nueva democracia y un programa de transformaciones económico-sociales para la liberación del pueblo y de la Nación brasileña. 

II

La farsa electoral yanqui dio al mundo otro gerente general de la crisis imperialista. La prensa colonizada y los portavoces de turno, en la cobertura segundo a segundo de la elección, parecían a todo momento desear ardientemente la victoria de Barack Obama para "presidente" del USA.

La actual situación de crisis y la necesidad de alimentar la fantasía de que un salvador de la patria siempre puede dar una solución en la situación hizo con que Obama fuera presentado como un verdadero "héroe americano", capaz de quitar el país y todo el imperialismo del agujero en que se hunde cada día. Obama, como presidente de una superpotencia imperialista en franco declino, armada hasta los dientes y con tropas de ocupación en los cinco continentes, nada hará además de un discurso ilusorio y el cumplimiento con más cinismo aún los siniestros designios reaccionarios de rapiña y pillaje sobre las naciones y pueblos del mundo entero.

De repente, Bush y todo lo que representa – que hasta hace poco tiempo era también un sabio estadista – pasó a ser execrado como lo que había de peor en los amos del norte. La elección sería una especie de depuración en el gerenciamiento del Estado imperialista yanqui. Pura ilusión. Pero allá, como aquí, las elecciones son la misma cosa, y la tal renovación nunca se procesa por el propio carácter del Estado.

Y el Estado yanqui, por su propia condición de comité de los intereses de la burguesía imperialista de aquel país, acosado por otras naciones imperialistas concurrentes y sumergido en una de las más profundas crisis de la historia del capitalismo, es el mayor Estado criminal de todos los tiempos. Terrorista, agresor, rapiñador, destructor, esas son las características de la acción del USA, independiente de las sucesivas caretas de proa.

Pero, claro que los oportunistas de turno en el viejo Estado brasileño, y en otros, saludaron como su victoria la elección de Obama. No porque esperan de hecho algún cambio cualitativo en la política imperialista, pero porque, así como ellos fueron escogidos por el imperialismo como buenos gestores, Obama puede dar aún una sobrevida a esta podrida política burguesa a través de un "cambio de estilo" en las palabras.

Las cuestiones más candentes continúan sin solución. La retirada vergonzosa de Irak, prometida por Obama para 2009 y para reforzar la ocupación de Afganistán ya no tiene fecha marcada. Los nombres anunciados para asesorar son una amalgama entre demócratas y republicanos, algunos célebres por ser "línea dura" en economía, política y seguridad, y están encabezados por el notorio sionista egreso del Mossad Rahm Emanuel. Los inmigrantes (Obama aún es hijo de un keniana) no vislumbran otra cosa además del incremento de la represión, expulsión o prisión.

O sea, en la metrópoli como en las semicolonias se repite el recetario burgués de la falsa democracia, responsable por mantener intacta la ilusión de un Estado por encima de las clases, la política de agresiones imperialistas por el mundo y la explotación del hombre por el hombre, todo con la contribución preciosa del oportunismo en la cabeza del viejo Estado genocida en países como Brasil.

Traducciones: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.

NÃO SAIA AINDA… O jornal A Nova Democracia, nos seus mais de 18 anos de existência, manteve sua independência inalterada, denunciando e desmascarando o governo reacionário de FHC, oportunista do PT e agora, mais do que nunca, fazendo-o em meio à instauração do governo militar de fato surgido do golpe militar em curso, que através de uma análise científica prevíamos desde 2017.

Em todo esse tempo lutamos e trouxemos às claras as entranhas e maquinações do velho Estado brasileiro e das suas classes dominantes lacaias do imperialismo, em particular a atuação vil do latifúndio em nosso país.

Nunca recebemos um centavo de bancos ou partidos eleitoreiros. Todo nosso financiamento sempre partiu do apoio de nossos leitores, colaboradores e entusiastas da imprensa popular e democrática. Nesse contexto em que as lutas populares tendem a tomar novas proporções é mais do que nunca necessário e decisivo o seu apoio.

Se você acredita na Revolução Brasileira, apoie a imprensa que a ela serve - Clique Aqui

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Avenida Rio Branco 257, SL 1308 
Centro - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também:
https://www.catarse.me/apoieoand

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Fausto Arruda

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Ana Lúcia Nunes
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira

Ilustração
Taís Souza