Noticias de la Guerra Popular – India

A- A A+

1Breve histórico de la lucha de liberación del pueblo hindú

http://www.anovademocracia.com.br/53/18a.jpg

India conquistó su "independencia política" del colonialismo inglés apenas en 1947, después que la administración colonial quedó imposibilitada por las masivas luchas de liberación, armadas y desarmadas, de los pueblos que componen India, Pakistán, Bangladesh y Casimira — región conflictiva aún disputada por Pakistán e India.

La colonización inglesa, al principio por la Compañía de las Indias Orientales y después a través del propio Estado británico, se valió de la antigua división de la sociedad en castas, en el caso de la mayoría hindú, y de la fragmentación nacional y religiosa entre hindús, musulmanes, budistas, cristianos, sikhs, gurkhas y otros para conseguir controlar el gran territorio y la enorme población. Además del personal transferido de Inglaterra y otras colonias, los ingleses contaron con la valiosa ayuda de rajás y marajás, miembros de una antigua nobleza que controlaban territorios mayores o menores y que mantuvieron algunos privilegios en pago de la sumisión de sus súbditos a los "sahibs" británicos.

Los movimientos por la independencia llevaron a que la Corona Británica planeara una transferencia relativamente pacífica del poder político a los hindúes, de modo que sus intereses imperialistas se mantuvieran intocados. La "independencia" pactada con el imperio británico previó una división instigada por las diferencias religiosas entre Pakistán formado por mayoría musulmana e India de mayoría hindú y otras minorías como sikhs, etc., por esto aún la línea de frontera, demarcada por un burócrata inglés, llegaba al colmo de dividir ciudades y hasta familias. La consecuencia fue que inmediatamente después de la firma de la "independencia" explotó una violencia generalizada que culminó en grandes masacres entre las tres principales corrientes, hindús, musulmanes y sikhs, desencadenando un proceso sangriento hasta los días actuales.

Jawaharlal Nehru, líder del Congreso Nacional Hindú, partido fundado por intelectuales y la burguesía hindú, asumió el gobierno inmediatamente tras la salida del vice rey británico. En enero de 1948, Mohandas Karanchamd Gandhi, tenido por los nacionalistas como el padre de la nación hindú, es asesinado por radicales que predicaban la supremacía hindú sobre toda India.

2El partido comunista y la lucha contra el revisionismo kruschovista

http://www.anovademocracia.com.br/53/18-(1).jpg

Sin embargo, la euforia popular con la independencia duró poco. Luego el pueblo percibió que los nuevos gerentes, esta vez semicoloniales, ni soñaban en atender los anhelos del pueblo. La cruel división en castas continúa a vigorar; más de 700 millones de personas viven en la extrema miseria, a pesar de existir cerca de 200 millones (más que la población de Brasil) en lo que ellos llaman de clase media, gente asalariada con "un mejor poder de compra".

Sucesivamente, Nehru se aproximó del revisionista Tito (Yugoslavia), después cayó bajo la influencia de Rusia social-imperialista. Hoy, sin embargo, India es otro de los países dominados por el imperialismo yanqui, que explota la abundante fuerza de trabajo y los recursos naturales hindúes con especial interés.

Fundado en 1925, en la estela de la Revolución de Octubre en Rusia y de los movimientos de liberación nacional en la propia India, el Partido Comunista de India pasó por varias luchas internas, principalmente en la década de 60, cuando la lucha contra el revisionismo moderno, vanguardiada por los comunistas chinos liderados por Mao Tsetung, ganaba dimensión mundial, destacadamente con la gran Revolución Cultural Proletaria.

Los revisionistas siguieron su destino. Nuevo fraccionamiento dio origen al PCI (marxista), que rápidamente supo como nadie valerse del electoralismo y hoy gobierna, en un frente oportunista, cinco estados hindúes, habiendo sido responsable por una masacre de campesinos en Nandigram, estado de Bengala Occidental — gobernado por el PCI (marxista) — donde 14 campesinos fueron asesinados por la policía cuando protestaban contra la instalación de una Zona Económica Especial en marzo de 2007. Tales zonas son enclaves imperialistas donde las empresas transnacionales pueden instalarse con exención de impuestos, abundante fuerza de trabajo barata y casi ningún derecho laboral.

Uno de los resultados de esa masacre fue la pérdida de apoyo popular, expresa en las recién realizadas elecciones parlamentarias. Datos parciales apuntan la tendencia de los revisionistas consigan sólo 19 sillas en contraste con las 44 anteriores.

3La Fracción Roja y el camino revolucionario de Naxalbari

http://www.anovademocracia.com.br/53/18-(2).jpg

En dura e inconciliable lucha contra el revisionismo kruschovista, la fracción roja liderada por Charu Mazumdar promueve la ruptura proletaria y reconstituye el partido como Partido Comunista de India (Marxista-leninista). Defendiendo el Pensamiento Mao Tsetung como el marxismo-leninismo de la época (ver materia en la Edición 52 de AND), el PCI (ML) crea el Grupo Guerrillero del Pueblo, su organización armada, y dirige el levantamiento campesino en la aldea de Naxalbari, en Bengala Occidental, que tomó tierras de los latifundistas, quemó registros de propiedad, abolió las deudas de los campesinos pobres y juzgó y ejecutó los principales opresores y usurarios.

La represión que se abatió sobre los naxalitas dejó más de 10 mil muertos y la desaparición de muchos cuadros del PCI (ML), entre los cuales el líder Charu Mazundar, asesinado en la tortura. Los grupos supervivientes continuaron actuando, aunque sin contacto, lo que hizo con que se crearan organizaciones independientes que crecieron y desempeñaron significativo papel, desarrollando durante más de 30 años la Guerra Popular. En 2003, el Centro Comunista Maoísta y el Centro Revolucionario Comunista de India se unen en el Centro Comunista Maoísta de India (CCMI). Un año más tarde, en 21 de septiembre de 2004, el CCMI se une al Partido Comunista de India (marxista-leninista) (Guerra Popular) (1), formando el Partido Comunista de India (Maoísta). Su organización militar unificada pasó a llamarse Ejército Guerrillero Popular de Liberación EGPL.

4Gloriosa e invencible Guerra Popular

Siempre enfrentando los más terribles obstáculos, luchando contra el viento y la marea y a través de mil peripecias, la guerra popular en India no se detuvo un sólo instante. Los últimos años, impulsada con el gran salto promovido con la fusión que dio origen al PCI (Maoísta), el poder e influencia de los naxalitas (2) crecieron tanto que las clases reaccionarias y sus medios de comunicación abandonaron la táctica de ignorar la guerrilla. El propio actual Primer Ministro de India, Mammohan Singh llegó a declarar en agosto de 2006 que los maoístas eran el "mayor desafío interno para la "seguridad" de India". Según datos del propio Ministro del Interior de India, Sriprakash Jaiswal, en 2007 los naxalitas realizaron 8.488 ataques a establecimientos policiales en 91 distritos de 11 estados.

El reaccionario Estado hindú se utiliza de todos los medios de represión, pero no consigue contener el avance de los revolucionarios hindúes. La creación de grupos paramilitares como los Salwa Judum (ver artículo en la página 19), la práctica de realizar desplazamientos forzados de poblaciones enteras objetivando "secar el agua para atrapar el pez", el confinamiento de miles de personas en "aldeas estratégicas" al estilo aplicado en Vietnam, todo eso no consigue realizar el sueño de las clases dominantes hindúes y del imperialismo, que es barrer los naxalitas del mapa. Vale decir que el ejército como institución aún no ingresó directamente en la represión a los revolucionarios, pero unidades de élite ya participan hace algún tiempo de acciones destinadas a atacar los revolucionarios naxalitas.

Y no realizan sus intentos porque los maoístas están profundamente entrañados en las masas más oprimidas y revolucionarias de India. El centro de la acción política de los maoístas es entre las castas de los intocables (dalits) y de los parias, además de las minorías nacionales oprimidas, campesinos, artesanos, las masas más oprimidas del país. Su programa de desarrollar el poder popular ya hace con que las masas controlen prácticamente el territorio de 4 estados con millones de habitantes, constituyéndose fuertes bases de apoyo para el Partido y su Ejército.

Los éxitos militares de los revolucionarios hindúes están siendo acompañados de un avance político en las zonas bajo su control. En ellas hubo una efectiva mejora en el nivel de vida de la población, básicamente campesina. Esto está haciendo con que cierto sector de intelectuales hindúes vea con simpatía la guerrilla y se niegue a clasificar su lucha como inmoral o terrorista, como impone el Estado y toda la contra propaganda reaccionaria. Este es el caso de la escritora Arundhati Roy (ver artículo en la página 19) y del conocido músico Ravi Shankar, que dijo públicamente que los maoístas son "admirables".

En las ciudades, el trabajo de los naxalitas se extiende Delhi, Mumbai, Raipur, Pune, Jammu y otras, donde su principal actividad es la propaganda revolucionaria. En febrero de 2008, en Nayararh, importante ciudad del estado de Orissa, un comando naxalita realizó una audaz acción contra una comisaría de policía, expropiando 1.069 armas (datos oficiales). El gobierno no dio detalles sobre la calidad de las armas, pero los maoístas ya hicieron acciones con morteros de 80 milímetros y lanzagranadas.

5Boicot a la farsa electoral

http://www.anovademocracia.com.br/53/18b.jpg
Veículo incendiado em protesto contra as eleições

La Guerra Popular en India viene dando grandes dolores de cabeza a las clases dominantes hindúes, dificultando que el país se afirme en la posición de potencia regional y actúe más como cabeza de puente de los intereses imperialistas en la región.

En medio a todo esto, recién se realizaron elecciones generales para el congreso, otra farsa para engañar las masas y desviarlas del camino revolucionario a través del canto de sirenas de las reformas y cambios a través del voto.

Pero, atentas, las dos principales organizaciones revolucionarias hindúes lanzaron declaraciones convocando las masas a repudiar las elecciones y reforzar la Guerra Popular.

"Exhortamos las masas patrióticas a aprovechar este momento para organizarse y prepararse, por encima de la restricta política de casta, credo, secta, religión y diferencias regionales, y vuelvan su ira contra las clases dominantes, los defensores de este sistema y de sus instrumentos de pillaje y dominación. (...)

Una Guerra Popular está siendo trabada en nuestro país liderada por el PCI (Maoísta), en Dandakaranya y Jharkhand. La resistencia de las grandes masas debe ser combinada con la defensa de esta guerra revolucionaria y resolutos pasos en el sentido de la apertura de nuevos frentes de guerra." PCI (ML) Naxalbari.

"Nuestro programa quedó claro para las personas a través de varias formas, circulares, declaraciones en la prensa, entrevistas, folletos, carteles, inscripciones en los muros, y así por delante. Nuestros equipos hacen presentaciones culturales entre los pueblos invitándolos a comprender la verdadera esencia de la llamada democracia parlamentaria y convocándolos a boicotear las elecciones. Iremos a realizar esta propaganda hasta el final de la última fase de las elecciones. Nuestra campaña durante las elecciones es básicamente una campaña maciza de propaganda política. (...)

Después, está el boicot activo donde nosotros impedimos que los candidatos realicen sus campañas en las aldeas y pequeños centros urbanos en nuestros dominios." Azad, portavoz del PCI (Maoísta).

Y muchas acciones fueron realizadas en el periodo electoral y también tras él. He aquí algunas, informadas por el monopolio de los medios de comunicación:

16 de abril
Los maoístas atacaron un campamento de la Policía y una estación ferroviaria, y explotaron varios artefactos.

22 de abril
En vísperas del 2º turno de las elecciones, un tren fue detenido en una estación por tres horas. La acción ocurrió en el distrito de Letehar, norte de India y formó parte de un conjunto de manifestaciones convocadas por los maoístas en la región de Jharkhand y Bihar.

23 de abril
Por lo menos cinco personas encargadas de la supervisión de las elecciones hindúes— un juez, dos vigilantes y dos policías — murieron en la explosión de una bomba en la norteña región hindú de Bihar. La participación en las elecciones no pasa del 55% al final del 2º turno. Varias acciones de sabotaje impiden agentes electorales de llegar a las secciones, principalmente en el norte del país.

6 de mayo
Ataque a bomba mata 6 policías y 4 colaboradores que viajaban en un tractor en el distrito de Bastar, región central de India.

7 de mayo
Centenares de manifestantes enfrentaron la policía en la Casimira hindú, en la realización de la cuarta votación de las elecciones parlamentarias hindúes. Las fuerzas de represión lanzaron gas lacrimógeno contra un grupo de manifestantes que tiraba piedras. Los manifestantes gritaban frases contra las elecciones y el actual gobierno.

10 de mayo
Ataque a un tren de las fuerzas de represión formado por tres vehículos en los cuales viajaban 41 militares dejó por lo menos 12 policías muertos y seis quedaron heridos.

Así, los revolucionarios hindúes siguen dando duros golpes en el feudalismo, en la gran burguesía, en el imperialismo y en el revisionismo encastillado en el Estado, expandiendo la Guerra Popular a todo el país, como determinó el último congreso del PCI (Maoísta) en 2007 y dando grandes pasos en la realización de lo que define su programa, la revolución de Nueva Democracia ininterrumpida al socialismo.


Notas de la Redacción
1 Errata — en la edición 52 de AND, página, nota de la redacción, publicamos que tanto el PCI (M) como el PCI (ML)(GP) convocaron las masas a no participar de las elecciones hindúes. El PCI (ML) (GP) no existe más, como consta en el actual artículo. En realidad, los partidos que hicieron las declaraciones son el PCI (M) y el PCI (ML) Naxalbari.
2 Como se denominan los maoístas en India.

Traducciones: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.

NÃO SAIA AINDA… O jornal A Nova Democracia, nos seus mais de 18 anos de existência, manteve sua independência inalterada, denunciando e desmascarando o governo reacionário de FHC, oportunista do PT e agora, mais do que nunca, fazendo-o em meio à instauração do governo militar de fato surgido do golpe militar em curso, que através de uma análise científica prevíamos desde 2017.

Em todo esse tempo lutamos e trouxemos às claras as entranhas e maquinações do velho Estado brasileiro e das suas classes dominantes lacaias do imperialismo, em particular a atuação vil do latifúndio em nosso país.

Nunca recebemos um centavo de bancos ou partidos eleitoreiros. Todo nosso financiamento sempre partiu do apoio de nossos leitores, colaboradores e entusiastas da imprensa popular e democrática. Nesse contexto em que as lutas populares tendem a tomar novas proporções é mais do que nunca necessário e decisivo o seu apoio.

Se você acredita na Revolução Brasileira, apoie a imprensa que a ela serve - Clique Aqui

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Avenida Rio Branco 257, SL 1308 
Centro - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também:
https://www.catarse.me/apoieoand

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Fausto Arruda

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Ana Lúcia Nunes
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira

Ilustração
Taís Souza