Familia es víctima por la segunda vez

https://anovademocracia.com.br/49/8b.jpg
https://anovademocracia.com.br/49/8b.jpg

Familia es víctima por la segunda vez

Print Friendly, PDF & Email

Después de perder el hijo Andreu (AND nº40 Agentes de "rehabilitación" torturan joven hasta la muerte), Deize Silva de Carvalho, 36 años, se unió a un serio movimiento para declarar a las gerencias estadual y federal como verdaderas culpadas por el presente masacre contra el pueblo pobre en Rio de Janeiro y en todo Brasil. 

http://jornalzo.com.br/and/wp-content/uploads/https://anovademocracia.com.br/49/8b.jpg
Berenice falando em um debate na UFRJ — Praia Vermelha, Rio de Janeiro

En una invasión de la policía al morro del Cantagalo, en la Zona Sur de Río de Janeiro, el día 2 de noviembre, policías asesinaron tres muchachos, despertando la furia de la población. En la ocasión, una antigua víctima de la violencia del Estado, Deize Silva de Carvalho, tuvo su sobrino muerto y su hija agredida por policías, que también hicieron serias amenazas y tiraron aerosol de pimienta contra la multitud.

Todo comenzó después que la hija de Deize, ya asombrada por el trauma de la muerte del hermano, supo que el primo también había sido asesinado por la policía. En el momento, muchos habitantes descendían para protestar y la hija de Deize se mostraba muy indignada.

— Mi hija fue hasta allá cuando supo que mi sobrino estaba en esa casa y que sería asesinado. Hasta entonces nosotros sabíamos que él había sido baleado, sólo no sabíamos que ya estaba muerto. Cuando ella supo quedó muy nerviosa y llamó los policías de canallas, dijo que ellos fueron cobardes y comenzó a golpear en el auto patrulla. Uno de ellos dijo: "¿Quiere decir que usted es pariente de él?". Agarraron ella por el cuello y la colocaron en la casa donde estaba mi sobrino y los otros muertos. Hicieron varias amenazas contra ella, que quedó con mucho miedo, tanto que yo iba a abrir un proceso contra el policía que la agredió, pero ella no quiso — lamenta.

Deize aún cuenta que, si no fuera la movilización de la comunidad, otros abusos habrían acontecido, como la ocultación de cuerpos y otras pruebas.

— Hasta el momento en que mi sobrino estaba en la casa y el IML no había ido a recoger el cuerpo, ellos querían, de todas las formas, desaparecer con las evidencias del crimen. Querían tirar los cuerpos dentro del coche, suerte que la comunidad no permitió, apedreando algunos coches y cantando consignas. Ellos tuvieron que esperar la pericia llegar en el local y mi hija fue conducida con ellos. Ellos rodaron mucho con ella haciendo amenazas. Llevaron ella para a 20ª DP, después para 14° Comisaría de Turismo, donde cogieron el testimonio de ella — protesta.

A pesar del dolor y del sufrimiento de perder un hijo y presenciar todo tipo de violencia contra su familia — inclusive su hermana, que perdió un hijo por cuenta del aerosol de pimenta usado por los policías aquel día — Deize se muestra una gran conocedora de los verdaderos motivos de la criminalización de la pobreza y sus testimonios en actos públicos son emocionantes relatos de los crímenes del Estado, que ella no cansa de denunciar.

— Mi hija andaba con el uniforme del colegio y aún así sufrió abuso de los policías. Ellos son a favor del blindado,  del "caveirão", del helicóptero blindado que llega tirando y matando, ellos invaden la comunidad en el horario en que todos están en la calle. ¡Es muy triste para uno saber que para pobre no hay justicia! — protesta indignada.


Traducciones: [email protected]

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: