India: Insurrección en Lalgarh

https://anovademocracia.com.br/56/13a-1.jpg
https://anovademocracia.com.br/56/13a-1.jpg

India: Insurrección en Lalgarh

Print Friendly, PDF & Email
Sede do revisionista PC da Índia — Marxista — incendiado pelas massas

Las tropas del gobierno central, policías y milicias del viejo Estado hindú realizaron la llamada Operación Lalgarh, desencadenada en 19 de junio. Una brutal agresión a los adivasi (la población tribal) y al Partido Comunista de la India (Maoísta) en Lalgarh y en los alrededores, en la zona de Midnapore Occidental, en el estado de Bengala Occidental. Intelectuales de Calcutá que fueron a la zona de Lalgarh confirman que las fuerzas armadas están golpeando y  humillando las masas en todos los sentidos imaginables y concentrándolas en campos de refugiados.

La agitación en Lalgarh venía ocurriendo hace varios meses, alcanzando el punto de ebullición en noviembre de 2008 con las prisiones, torturas y violaciones de mujeres y niños después de una explosión que casi mató el Ministro Jefe de Bengala Occidental. El Estado ha sido dominado por una pretensa Frente de Izquierda reaccionaria liderada por el Partido Comunista-Marxista. Hace muchas décadas que este partido opresor abandonó cualquier pretensión de marxista y el pensamiento comunista, y juntó fuerzas con las clases dominantes hindúes para que repriman y que exploten el pueblo y que roben sus tierras.

Después de haber hecho una serie de protestas, la población tribal de la zona tomó la cuestión en sus propias manos, expulsando los agentes gubernamentales y la policía.

El PCI (Maoísta), que tiene un vasto apoyo en la zona de Lalgarh debido a su inflexible posición contra los propietarios ricos y los funcionarios corruptos, recientemente declaró esa zona como la primera zona liberada en Bengala Occidental. El gobierno hindú lo describe como la mayor amenaza a la seguridad interna del país. Gour Chakraborty, presentado como portavoz del PCI (Maoísta), fue preso cuando salía de un estudio de radio donde había sido entrevistado. También fueron presos muchos otros supuestos apoyadores.

Lo que desencadenó la revuelta fue el brutal reinado de terror comandado por la policía en la región de Lalgarh, cometiendo atrocidades indescriptibles contra personas inocentes, en el rescoldo de la explosión. Conjugado con el terror del Estado, criminales social-fascistas (socialistas en el nombre, fascistas en los actos) pertenecientes al PCI-Marxista han atacado aldeas con armas de fuego, secuestrando y golpeado personas sospechosas de que sean simpatizantes de los maoístas. En 3 de noviembre, la policía del Midnapore Occidental invadió aldeas aisladas de Lalgarh en el extremo Belpahari de Jangalmahal y detuvo 15 personas. Tres de ellas eran niños de la enseñanza secundaria que fueron bárbaramente torturados y acusados de sedición (incitamento a la revuelta) o de hacer guerra contra el Estado, conspiración y uso de explosivos. Ellas regresaban para sus casas a la noche después de haber asistido a un festival de aldea, cuando la policía las atrapó con cuatro otros "sospechosos". Estos incidentes desencadenaron las protestas iniciales. Pero la policía continuó con su campaña de terror.

El momento decisivo surgió cuando la policía de Lalgarh torturó 11 mujeres adivasi durante la noche de 6 de noviembre en Chhoto Pelia. La señora Chitamoni Murmu, una mujer pobre santhal, perdió la visión después de que un policial le golpeó el ojo izquierdo con la culata del fusil. Algunas, como Panmani Hansda, sufrieron fracturas. Ese brutal incidente desencadenó un fuego en la pradera que se propagó al resto del Midnapore Occidental y también a los vecinos distritos de Bankura y Purulia.

Una organización independiente llamada Comité Popular Contra las Atrocidades Policiales exigió que el Superintendente de la Policía del Midnapore Occidental, Rajesh Singh, y los responsables por la afrenta a las mujeres, levantasen las orejas y rastreasen con la nariz en el suelo a lo largo de todo el camino entre Dalilpur Chowk y Chhotopelia Chowk, pidiendo disculpas por las detenciones policiales desde la explosión de las minas en 2 de noviembre.

A partir de Lalgarh, la agitación rápidamente se propagó a las zonas de Goaltore, Garbeta, Salboni, Gopiballavpur y Nayagram. Las tentativas del gobierno y de los criminales del PCI-Marxista para que aíslen los adivasi de los maoístas fracasaron miserablemente. Un tramo de 65 kilómetros de la carretera de Banspahari para Lalgarh fue bloqueado por los habitantes durante la agitación.

En 27 de noviembre, sometiéndose a la presión del Comité Popular Contra las Atrocidades Policiales, el gobierno de Bengala Occidental retiró los trece campamentos que la policía disponía. El CPCAP exigió que los campamentos policiales fueran retirados en 24 horas o ellos confinarían los agentes policiales a los campamentos y boicotearían la policía y la administración civil. La colocación de los campamentos policiales en edificios escolares había impedido los niños que continúen sus estudios y había despertado la furia de las masas. "La retirada de los campamentos policiales fue una virtual ‘rendición’ a los maoístas, una vez que eso formaba parte de las exigencias en 12 puntos del CPCAP apoyado por los maoístas", informó un periódico.

También fueron liberadas siete de las personas presas por la policía de Midnapore Occidental que habían sido llevadas a tribunal y que continuaron bajo custodia policial hasta 14 de noviembre.

En 1º de diciembre, los adivasi bloquearon las nuevas carreteras de Sankrail y Nayagram. Ellos también exigieron la retirada del principal campamento policial de la ciudad de Lalgarh. La furia del pueblo también asumió la forma de varios ataques a las sedes y a los criminales del PCI-Marxista. Cuando los cuadros del PCI-Marxista limpiaron a la fuerza los bloqueos de las carreteras instalados por la población tribal de la zona, ésta incendió una sede del PCI-Marxista en la zona de Belatikri, en Binpur, en el Midnapore Occidental, el mismo día.

La agitación adivasi de un mes bajo la bandera del CPCAP, en Lalgarh, Jhargram, Belpahari, Binpur y en las zonas vecinas del Midnapore Occidental fue cancelada en la noche de 7 de diciembre. Fue obtenido un acuerdo en diez cuestiones, incluyendo la liberación de tres estudiantes, la retirada de acusaciones contra otros detenidos acusados de implicación en la explosión del 2 de noviembre, la retirada de los campamentos policiales, el pago de los gastos médicos de los aldeanos heridos durante las acciones policiales, y otras. Presionada, la administración concordó en archivar los procesos judiciales iniciados desde 1998 contra los adivasi y otros pueblos indígenas por sus supuestos vínculos con los maoístas, en particular los casos donde no hubo formalmente acusaciones. El propio Ministro Jefe de Bengala Occidental, Buddhadev, se disculpó por las atrocidades policiales contra las mujeres adivasi

La insurrección de Lalgarh se destaca como ejemplo luminoso de como el pueblo puede defender sus vidas y libertad ante el, cada vez mayor, terror del Estado y terror patrocinado por él, organizando un movimiento de resistencia de masas resoluto, unido y militante. Muestra como las masas populares comunes pueden hacer parte del proceso de decisión y como pueden hacer historia a través de la participación activa en los movimientos populares. Hoy en día, en que las clases dominantes reaccionarias de la India, combinadas con los imperialistas, conspiran para fortalecer el aparato de Estado para que desencadenen el más cruel de los terrores en la represión de las masas en lucha, en nombre de la "lucha contra el terrorismo", Lalgarh nos muestra un camino para que unamos las masas en una resistencia organizada.

En 8 de agosto, un día después que el gobierno del estado de Bengala Occidental reconoció el fracaso de la "operación Lalgarh" contra las bases de apoyo de la Guerra Popular en la India, el EPL hizo demostraciones de fuerza en un gran mitin realizado a sólo dos kilómetros de la base policial de Dharampur , en el distrito de Lalgarh.

Más de mil campesinos se concentraron en el mitin, agitando consignas revolucionarias. Dirigentes del PCI (Maoísta) afirmaron durante el mitin que no sufrieron ni bajas ni tuvieron heridos durante la operación represiva.

El dirigente del PCI (Maoísta), Bikash, confirmó la ejecución de tres miembros del revisionista PCI-Marxista, que estaban desaparecidos desde mediados de junio, acusados de crímenes contra el pueblo y desmintió otras acciones divulgadas por la policía con objetivo provocativo para lanzar las masas contra la Guerra Popular.

Los dirigentes del Partido Comunista de la India (Maoísta) aún reconocieron que en la operación Lalgarh fueron utilizados modernos métodos electrónicos de localización por helicópteros y satélites, incluyendo los de USA, y resalta la importante victoria de las fuerzas del pueblo de Lalgarh que derrotaron toda la pompa de represión.

(fuente: The Times of India y IANS)
Traducciones: [email protected]

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: