Inoperancia del Estado acarrea nueva epidemia de dengue

76/10.jpg
76/10.jpg

Inoperancia del Estado acarrea nueva epidemia de dengue

Print Friendly, PDF & Email

Una vez más, el dengue avanza en todo el país y los números de casos y muertos se multiplican a cada día. Solamente hasta el día 26 de febrero, según levantamiento del Ministerio de la Salud, fueron registrados 155.613 casos y 51 muertes en todo el Brasil. El número de muertes bajo investigación llega a 112. La región Norte, la más afectada, registró 31,6% de los casos. A Nova Democracia entrevistó el médico especialista en el diagnóstico y tratamiento del dengue y director de comunicación del Sindicato de los Médicos de Río de Janeiro, Doctor Eraldo Bulhões, que acusa a los gerentes de turno de serios errores administrativos y en la orientación de los profesionales de salud en el combate al dengue.

Dr. Eraldo Bulhões: médico especialista no diagnóstico e tratamento da dengue

Ya hace 15 años que los brotes de dengue se hicieron comunes en el Brasil. En 2011, otra vez, el mosquito Aedes aegypti viene esparciendo la enfermedad por los cuatro cantos del país, principalmente por las regiones Norte y Sudeste. La inoperancia de las administraciones de turno, según el Dr. Eraldo Bulhões, es la mayor causa de este nuevo brote de dengue, así como de los anteriores. Para él, el problema del combate a la enfermedad comienza por la comunicación y orientación de los profesionales de salud.

— Un gran problema en el combate al dengue en el Brasil es la cuestión de los medios de comunicación, que ya divulgaron inclusive materias criminalizando la población por los brotes de dengue. Nosotros, aquí, tenemos una visión bien diferente de la visión de las autoridades sobre la dengue. Y la gran verdad es que todos los grandes vehículos de comunicación van a remolque de la opinión del gobierno. Todos siguen la línea del Diario Oficial, del Ministerio de la Salud y de las Secretarías Municipal y Estadual de Salud. Nuestras opiniones son diferentes en todos los aspectos, en lo que concierne al combate al mosquito, el tratamiento de la enfermedad y esa cuestión de la comunicación — dice.

— En el tratamiento inicial del dengue, existen varias cosas a  considerarse, que no son divulgadas por las autoridades y, consecuentemente, por los medios de comunicación. El dengue es una enfermedad infecciosa. Causa fiebre, es un virus. Pero ella es diferente de las otras infecciones. El virus es un antígeno. Cuando usted hace una vacuna, el antígeno genera el anticuerpo y el virus es inactivado. Pero él funciona como si fuera una respuesta del organismo a la llegada de aquel virus nuevamente en la persona. El sarampión, y todas las otras enfermedades para las cuales se hizo vacuna, utilizan ese tipo de procedimiento. Pero con relación al dengue, todos los años, cuando hay epidemia, las autoridades y los medios de comunicación dicen que van a fabricar la vacuna para el dengue. Pero el dengue tiene dos etapas, es una enfermedad infecciosa diferente. Una parte de la enfermedad es infecciosa, pero en un determinado momento ella pasa a ser una patología distinguida que dicta la hipersensibilidad tóxico-alérgica. Cuando usted tiene un choque anafiláctico, usted tiene que tomar penicilina inmediatamente en diez minutos. En el caso de la dengue ese periodo de choque de la hipersensibilidad tóxico-alérgica dura 72 horas — alerta.

Según el Dr. Bulhões, además de las informaciones no divulgadas, muchas de ellas son falsas, como la diferenciación entre los cuatro tipos de dengue existentes en el Brasil. Según él, diferentemente de lo que dicen las autoridades, el tipo 4 de la enfermedad no es más agresivo que los otros serotipos.

— Son cuatro tipos de virus en el caso de la dengue. Mucha gente dice que un tipo es más grave de que el otro. Pero en principio, usando un raciocinio lógico, no es así. Cualquier organismo débil, infectado por primera vez, derrota el virus de la dengue, de cualquier tipo. La persona va a tener síntomas de resfrío y el dengue va a pasar desapercibido. Caso él sea infectado por una segunda vez, los síntomas van a aparecer de manera bastante acentuada. Algunas personas llaman eso, erradamente, de dengue hemorrágica. ¿Cómo puede ser dengue hemorrágica si todos los tipos de dengue tienen los mismos síntomas? La media y los gobiernos creen que el pueblo es burro y eso no es explicado. La complejidad del dengue está ahí: cuando usted tiene dengue del tipo 1, digamos, usted queda curado y su organismo genera un anticuerpo. En una segunda infestación, ahora, por ejemplo, con la llegada del tipo 4, aún la persona que ya tuvo dengue dos veces, está vulnerable. Son 180 millones de personas vulnerables en el Brasil. La gravedad del dengue, por lo tanto, está en la segunda infestación— esclarece.

— En la primera infección, su organismo genera un anticuerpo, su fiebre pasa y usted está curado. Pero en la segunda vez, después que su fiebre pasa y señaliza el surgimiento del anticuerpo de nuevo tipo, el encuentro entre los dos anticuerpos, de la primera y de la nueva infección, crea esa reacción de hipersensibilidad tóxico-alérgica, que crea una situación dañina en el organismo. El fin de la fiebre acaba significando, en realidad, el inicio del problema. Pero se creó una cultura de que el fin de la fiebre es el fin de la enfermedad. “Doctor, pasó la fiebre. ¿Puedo llevar mi hijo?” pregunta el padre. Y el médico libera porque necesita de aquella vacante desocupada por falta de lechos y de instrucción sobre el tratamiento del dengue. El periodo pos-fiebre es como un choque anafiláctico de 72 horas. La variedad de tipos de virus engaña el sistema inmunológico de quien ya fue infectado una vez, por un tipo diferente del virus — alerta.

— Nosotros, seres humanos, tenemos una cantidad de sangre en nuestra bomba cardiovascular, que se llama volemia. En la hora de esa hipersensibilidad tóxico-alérgica, la pared de los vasos forma una especie de malla y el plasma se desplaza para los pulmones. En una escala de 0 a 100, nosotros tenemos 60% de plasma en la sangre y 40% de hematíes. El hematíe tiene hierro y lleva el oxígeno para el cerebro. Si usted tiene 5 litros de sangre y su ritmo cardíaco es 72, con la pérdida de 2 litros de sangre después del desplazamiento del plasma, que es una substancia de altísima calidad, su ritmo cardíaco va a 150. Esa cuestión es fundamental, pues si el paciente es liberado tras la fiebre, él va a tener desmayos, va a caer nuevamente. Por eso que la hidratación es fundamental. Ese paciente va a volver para el hospital en choque, con el ritmo cardíaco alto y con dos litros de sangre menos. El paciente llega con la piel fría, el pulso débil y el médico casi no consigue verificar el ritmo cardíaco. ¿Porque el hombre que tiene sus piernas decepadas por un tren entra en choque? Por cuenta de la pérdida voluminosa de sangre. Automáticamente, los latidos aumentan — explica.

Enseguida, el Dr. Bulhões alerta sobre la importancia de la hidratación para la regularización de la circulación sanguínea.

— La hidratación es fundamental para la regularización de la dinámica de la circulación sanguínea. En los hospitales públicos, usted ve personas con dengue, durante horas esperando atención, sin tomar ni un refresco. Pero, la hidratación, diferentemente  de lo que dicen, no es hecha sólo con agua. El potasio y la sal ayudan a regularizar la circulación, ayudan en la hidratación. ¿Qué hacen  en los hospitales? Dan  el suero casero. Pero las personas hipertensas no pueden tomar el suero casero en gran cantidad. ¿Que acontece? El paciente no muere de dengue, pero muere de AVC — dice el doctor, apuntando aún las deficiencias administrativas del Estado en el combate a la enfermedad.

— Desde el punto de vista administrativo, la creación de la UPA [unidad de rápido atención] en Río de Janeiro, colocó los puestos de salud para tercer plano. Los puestos ya tenían referencia en el combate al dengue. Los fallos administrativos están haciendo que el conocimiento sobre la enfermedad quede cada vez más reducido. Por ejemplo, los especialistas del gobierno tenían que estudiar un poco más el carácter antropológico y antropomórfico del dengue. ¿Cómo llegó al Brasil en la época de la esclavitud? ¿Donde ella se mantuvo, geográficamente? Eso traería respuestas, por ejemplo, para mitos, como el de que el Aedes aegypti pone sus huevos en el agua parada. Mentira. Él pone sus huevos en los dos milímetros superiores del espejo de agua, donde el agua circula menos, pero es más limpia. En las azoteas, en habitaciones inacabadas, que en Río son miles, el Aedes no pone sus huevos en el agua acumulada sobre el limo, pero en los cantos de los techos, donde el agua limpia de la lluvia circula y próximo al fitoplancton del limo. Y la principal cualidad de ese espacio: nadie percibe que allí existe un foco de transmisión, un local que en verdad es un foco en potencia. O sea, el Aedes es inteligente. Y esos focos son tan peligrosos, que para tenerse idea, el mosquito vive 30 días y pone 150 mil huevos en ese periodo, generalmente en el mismo lugar donde nació — explica.

— Otros mitos: los locales de agua completamente parada no son los únicos donde el Aedes pone sus huevos. En los locales con agua en movimiento, como aquellos toneles de agua de los lava-autos, donde el Aedes pone sus huevos también, pero ellos se alojan en el fondo del tonel. Cuando el agua para, ellos suben a la superficie. Las bromelias no son locales apropiados para el Aedes poner sus huevos, diferentemente de lo que es dicho, pues las hormonas de la planta matan los huevos. Y esa cuestión hormonal es interesante, pues, por ejemplo, donde hay chatarra de carcasas de coches que son focos potenciales no por cuenta del agua solamente, pero por cuenta del sudor humano impregnado en los bancos. El Aedes huele nuestro sudor, nuestras hormonas antes de depositar sus huevos. Otro mito es la vulnerabilidad de quién es más saludable o menos saludable. Independiente del tamaño, o del peso de la persona, lo que vale en la distinción de quién es más, o menos vulnerable al dengue es la cualificación inmunológica. Como el sistema de defensa de la persona reacciona. Y digo más: el Aedes escoge picar siempre los más saludables. Si usted ver fotos de los niños que murieron de dengue, sólo va a ver niños saludables. Las personas no conocen el Aedes. Las autoridades dicen que no hay dengue en el invierno en Río, pero el aumento de las temperaturas ha revelado casos de dengue en agosto, por ejemplo, el mes más frío del año estadísticamente — esclarece el médico.

— Existen, también, otros mitos en relación al uso de esas substancias químicas en el combate al dengue. El fumacê*, por ejemplo, tenía todas sus substancias importadas de USA. Hace 15 años, el fumacê fue contraindicado por la Fundación Oswaldo Cruz. Con el fumacê, el control biológico del vector quedó perjudicado. O sea, además de atacar el Aedes aegypti, el fumacê mataba también cucarachas, lagartijas, sapos, ranas, pájaros, causando un desequilibrio ecológico.  Fue justamente el fumacê que hizo que el dengue se tornase endémico. El fumacê sólo alcanza el insecto adulto. Él no alcanza el huevo que, encapsulado, no permite la entrada de la substancia. Además de eso, el fumacê mata animales que son predadores de los mosquitos. Sin contar con su efecto tóxico para los seres humanos.  Y cuando la situación queda más delicada, todavía aparecen algunos osados que insisten en usarlo — denuncia.

— Hace algunos años, la experiencia cubana con la dengue nos enseñó mucho. Ellos tuvieron un brote de dengue en 1981 y consiguieron eliminar la enfermedad. Hoy resulta complicado para un médico cubano aprender sobre el dengue, pues no existen más casos en el país. De esa experiencia, fue usado en el Brasil un larvicida cubano muy eficiente, que presentó buenos resultados en el combate al dengue. Pero una gran diferencia, además de las substancias, entre el combate al dengue en Cuba y en el Brasil, fue que allá, ellos decían al pueblo: nosotros tenemos que combatir los focos del dengue, gobierno y población. Aquí, el gobierno habla para el pueblo: ustedes tienen que combatir los focos para que el dengue acabe, sólo el pueblo. Aquí el Estado transfiere toda la responsabilidad para la población — protesta.

— Nosotros estamos creando en la Asociación de Habitantes de la Gamboa la Escuela de Combate al Dengue. Va a ser una experiencia para hacer con que los habitantes, miembros de la asociación, trabajadores del local, todos aprendan sobre el dengue lo que ni la gran imprenta, durante todos esos años, consiguió aprender. Pues hasta hoy, los representantes de la gran imprenta no hicieron ni al menos un seminario para discutir el asunto — acusa.

________________
*Fumacê: vehículo dotado de aparato fumigador.
Traducciones: [email protected]

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: