La revolución en el país de mil millones de habitantes

La revolución en el país de mil millones de habitantes

Print Friendly, PDF & Email

Pueblo Adivasi responde con lucha a la campaña contrarrevolucionaria

En 19 de noviembre la prensa hindú informó sobre un ataque contundente atribuido a los combatientes del Ejército Guerrillero Popular de Liberación – EGPL, dirigido por el Partido Comunista de India (Maoísta), que descarriló un tren en Orissa, estado localizado en el golfo de Bengala. Una explosión en los rieles hizo con que cinco vagones descarrilasen instantes después de su partida de la estación de Jaipur.

Esa acción del EGPL ocurrió sólo una semana después de una huelga general deflagrada en respuesta a los ataques del Estado reaccionario hindú contra los adivasis (comunidades tribales) en Bengala Occidental y el movimiento naxalita encabezado por el PCI (Maoísta). Intelectuales y personalidades democráticas hindúes denuncian la campaña genocida perpetrada por el viejo Estado, denominada “cacería verde”, que esparce el terror en las regiones de florestas y en las regiones agrarias de India.

Huelga general contra persecución policial

Una huelga general convocada por el Comité Popular Contra las Atrocidades Policiales paralizó diversas actividades en el distrito de Jhargram, en Bengala Occidental, región con predominante población adivasi e intenso trabajo de los naxalitas. El Bandh (cómo es llamada la huelga general por los hindúes) fue convocado en 11 de noviembre, cuando activistas del Comité fueron atacados por las fuerzas policiales y ante los planes del gobierno central de enviar una gran fuerza paramilitar para las zonas de floresta.

Hace exactamente un año, una gran movilización Adivasi se desdobló en más de un mes de enfrentamientos en esa misma región que engloba los departamentos de Lalgarh, Jhargram, Belpahari, Binpur y zonas vecinas del Midnapore Occidental (ver AND 56)

La revuelta de las masas se plasmó en la forma de violentas protestas. El periódico hindú The Hindu y la agencia BBC informaron paralizaciones armadas en los estados de Bihar, donde el movimiento paralizó todos los mercados de las zonas rurales; en el Jharkhand, la circulación de camiones y locomotoras, así como la extracción de carbón fueron paradas; Chhattisgarh, Maharashtra, Andhra Pradesh y Bengala Occidental fueron fuertemente alcanzados por la movilización.

Campaña contrarrevolucionaria

Después del inicio de una campaña de difamación en la prensa, el día 5 de octubre, la policía del Bengala Occidental prendió, en Calcuta, Raja Sarkhel y Prasun Chatterjjee, conocidos activistas de Bengala Occidental e importantes miembros del Frente Democrático Revolucionario, acusándolos de conexión “con el PCI (Maoísta)”.

La reacción pasó a practicar todo tipo de abuso abrigada en la Ley “de Prevención de Actividades Ilícitas”, de 2008, que autoriza la prisión arbitraria de personas por “asociación”, aunque no haya ninguna acusación específica contra ellas. Antes aún de esas prisiones, en 26 de septiembre, policías que se presentaron como periodistas secuestraron Chhatradhar Mahato, conocido líder del Comité Popular Contra las Atrocidades Policiales en Lalgarh.

Voces se levantan en defensa de los adivasis

Adivasis com arcos e flechas em apresentação cultural celebrando os 40 anos do levantamento de Naxalbari

A mediados de octubre, representantes de la intelectualidad hindú y de otros países emitieron un “Comunicado contra la ofensiva militar del Gobierno de India en las regiones habitadas por los adivasis” que fue encaminado al gobierno hindú.

En el comunicado, los intelectuales declaran estar “profundamente preocupados con los planes del gobierno hindú de lanzar una ofensiva militar sin precedentes del ejército y de las fuerzas paramilitares en las regiones habitadas por los adivasis en los estados del Andhra Pradesh, Chhattisgarh, Jharkhand, Maharashtra, Orissa y Bengala Occidental.”

El comunicado es firmado por destacados intelectuales hindúes, entre ellos la escritora y activista de los derechos del pueblo Arundhati Roy, profesores, artistas y defensores de la lucha de los adivasis y del pueblo hindú, así como el conocido profesor Noam Chomsky, entre otros.

Ese conjunto de corajosos intelectuales concluyó su comunicado declarando saber que la ofensiva del Estado hindú es una tentativa de chafar la resistencia popular de forma a facilitar la entrada y la operación de grandes grupos de empresas que pretenden la explotación de los recursos naturales y de los habitantes de esas regiones.

“Cacería verde”

La operación “cacería verde” es una campaña de contrainsurgencia en escala sin precedentes en India que tensiona enviar un dispositivo de cien mil soldados y otras fuerzas de represión para las montañas selváticas de India oriental y central para acabar la rebelión de los adivasis y atacar las bases de apoyo naxalitas.

Varios defensores del pueblo adivasi y personalidades hindúes han alertado para el desenvolvimiento de los hechos, particularmente la escritora Arundhati Roy, que viene desarrollando una intensa militancia en la defensa del pueblo hindú y denuncia de las campañas del viejo Estado.

Ella ataca vehementemente esa operación reaccionaria cuyo objetivo es lo que el gobierno llama de solución “Sri Lanka”. Esa denominación, de acuerdo con Arundhati Roy, es inspirada en la reciente ofensiva del gobierno de Sri Lanka con ataques terrestres y aéreos deflagrados contra los Tigres Tamil. Esa ofensiva resultó en la masacre de miles de civiles. Centenares de miles de personas fueron prendidas en campos de concentración, donde la mayoría aún se encuentra en condiciones degradantes. Después de esa agresión, bases militares están siendo construidas en el corazón Tamil. Este es el modelo seguido por el Estado hindú.

Surge la milicia popular

El día 26 de octubre último, el periódico Times de India informó:

El Comité Popular Contra las Atrocidades Policiales, fórum democrático de lucha del pueblo hindú, se transformó en una milicia popular, la Milicia Sidhu Kanu Gana.

El anuncio de la adopción de esa nueva forma de organización vino después de la toma de 10 armas por militantes y la realización de acciones armadas en Goaltore. La portavoz del antiguo Comité Popular Contra las Atrocidades Policiales, Asit Mahato, explicó que la decisión para la sustitución de las formas de organización ocurrió después del enfrentamiento de continua tortura y ataques por parte del gobierno, de ahí partió la decisión de pasar para la lucha armada para combatir las fuerzas del viejo Estado.

Noticias de la prensa hindú relatan que aldeanos realizan tomas de armas de fuego en comisarías y las distribuyen entre las masas. Desde la mañana del día 26 de octubre las fuerzas de represión han sido sorprendidas por acciones de la resistencia en las aldeas como Teshkan, Makli y Hiraban-DH.

“Ciertamente venceremos el gobierno”

Traducida del francés por Beatriz Torres

(Tramos de la entrevista publicada por la revista Open, de 17 de octubre de 2009)

A primera vista, Mupalla Laxman Rao, que en breve cumplirá 60 años, parece ser un profesor, de hecho, él aleccionaba, en el inicio de 1970, en el distrito de Karimnagar, en Andrah Pradesh. Pero en 2009, este hombre de voz suave, usando anteojos, se hizo el hombre más buscado por toda la policía de India. Él dirige una de las más importantes guerras populares del mundo. Es un hombre común llamado Ganapathi, según el dossier del Ministerio del Interior, un hombre cuyas órdenes son cumplidas en 15 estados de la Unión.

¿Por qué esta sublevación tuvo tanta importancia para usted?

El levantamiento de las masas, en Lalgarh, ciertamente llevó nuevas esperanzas al pueblo oprimido y a todo el campo revolucionario en Bengala Occidental. Ocasionó un impacto grandiosamente positivo, no solamente sobre las personas de Bengala Occidental, como también sobre las personas del país entero. El levante se reveló como un nuevo modelo para el movimiento de masas en el país. El pueblo de Lalgarh boicoteó la reciente elección del legislativo, mostrando también su ira y decepción contra todos los partidos reaccionarios. En Lalgarh ocurrieron otros hechos interesantes: una gran participación de las mujeres en el movimiento, un carácter auténticamente democrático y una inmensa movilización de los adivasis (miembros de tribus, parias de la sociedad hindú). No hay duda que es el punto de unión de las fuerzas revolucionarias democráticas de Bengala Occidental.

¿Como los maoístas irán a unirse a este movimiento?

Hemos trabajado en varios distritos. Combatimos las fuerzas feudales locales, la opresión y la explotación y los bandidos del Partido Comunista de India (Marxista) – que gobiernan el Estado de Bengala Occidental – y los del Congreso Trinamool. En particular, el PCI (Marxista) se tornó el principal opresor y explotador de los adivasis de la región. Con el poder del Estado en las manos y con la ayuda de la policía el PCI (Marxista) desarrolla un papel aún más nefasto que los feudales.

En su opinión, ¿su partido tiró alguna lección en Lalgarh?

Sí. Su revuelta ultrapasó nuestras expectativas. Realmente, fue la base del pueblo, con la ayuda de los elementos más avanzados, influenciada por las ideas políticas revolucionarias, que desempeñó el papel determinante al indicar las formas de lucha. Ella constituyó su propia organización, redactó su plataforma de reivindicaciones, inventó nuevas formas de lucha y enfrentó la agresión de la policía y de los bandidos social-fascistas de los bandos de la Harmad. Al expandir el frente de combate al máximo posible, adoptando prácticas adecuadas, combinando el movimiento militar/político de masa con la resistencia popular armada y la acción de nuestro Ejército Guerrillero Popular de Liberación (EGPL) infligimos derrota en la ofensiva masiva de las fuerzas del gobierno Central.

El Estado califica al PCI (Maoísta) como una organización terrorista. ¿Cuáles son las consecuencias para su Partido?

El gobierno de la UPA (Alianza Progresiva Unida – que gobierna India) inició su último mandato anunciando que destruiría la “amenaza” maoísta y se propuso asignar enormes sumas de dinero para los estados con esta intención. Esto fue motivado por la presión ejercida por la burguesía compradora y burocrática y los imperialistas, en particular el imperialismo yanqui, que quieren saquear los recursos de nuestro país sin cualquier obstáculo. Esos tiburones codician las abundantes riquezas naturales, minerales y forestales de una vasta región que se extiende desde Jangalmahal hasta el norte de Andrah Pradesh.

Otra razón importante de la ofensiva actual de las clases dirigentes es el miedo del rápido crecimiento del maoísmo y su creciente influencia sobre una significativa parte de la población de India. Los gobiernos populares de Dandakaranya y los comités populares revolucionarios de Jharkand, en Orissa, y en sectores de otros estados, se hicieron modelos de desarrollo y de auténticas democracias.

¿Cual es su plan para resistir a esa gran ofensiva preparada por el Estado hindú?

Los sucesivos gobiernos céntrales y de diferentes estados desarrollaron muchos planes en este sentido durante muchos años. Pero ellos no obtuvieron ningún éxito importante a pesar de sus actos de crueldad y muerte de centenares de nuestros cuadros y de nuestros dirigentes. Nuestro Partido y nuestro movimiento continúan a consolidarse y a extenderse geográficamente. De los dos o tres estados iniciales ahora estamos activos en más de 15, lo que provoca pánico en las clases dirigentes. Sobre todo a partir de la fusión del antiguo Centro Comunista Maoísta de India y del Partido Comunista de India (marxista-leninista) (Guerra Popular) en septiembre de 2004 (la fusión de la cual nació el PCI Maoísta), el gobierno de la UPA deflagró una ofensiva general y sin piedad contra el movimiento maoísta. Pero nuestro Partido continuó su crecimiento a pesar de algunas pérdidas importantes. Particularmente, en estos tres últimos años nuestro ejército obtuvo muchas victorias importantes.

Continuaremos enfrentando la nueva ofensiva del enemigo enalteciendo el nivel de esta resistencia heroica y preparando la totalidad del Partido, el Ejército de Liberación, los diversos partidos y organizaciones revolucionarias populares. Aunque el enemigo pueda obtener algún éxito en la fase inicial de su ofensiva, ciertamente nosotros nos prevendremos y venceremos la ofensiva gubernamental gracias a la movilización activa de las masas y la sustentación de todas las fuerzas revolucionarias y democráticas de todo el país. Ningún régimen fascista o cualquier dictador militar en la Historia consiguió suprimir con el uso de la fuerza bruta las luchas democráticas y justas del pueblo. Al contrario, en su debida hora ellos fueron y siempre serán proscritos por la marea creciente de la resistencia popular. Es el pueblo que hace la Historia, y él se erguirá como un huracán, bajo la dirección de nuestro Partido, para eliminar los vampiros reaccionarios chupadores de sangre, los dirigentes de nuestro país.

¿Cuál es su punto de vista sobre el desarrollo de la situación en Nepal?

Estamos en desacuerdo con la línea de transición pacífica colocada en práctica por el PCN-M bajo la justificación de la táctica. Entonces decidimos enviar una carta abierta al PCN-M en julio de 2009. Claramente enunciamos la posición de nuestro partido en esta carta. Mostramos que el PCUN-M escogió reformar el Estado actual por medio de una Asamblea Constituyente electa y de una república democrática burguesa, en lugar de adherir firmemente a la tesis marxista-leninista de la necesidad de destruir el antiguo Estado a fin de instaurar el Nuevo Estado proletario. Esa medida sería el primer paso en el sentido de la concretización del socialismo para la transformación radical de la sociedad y de todas las relaciones de clases de opresión. Es ciertamente una gran tragedia que el PCUN-M haya escogido abandonar la vía de la Guerra Popular Prolongada para, en su lugar, seguir la de la acción parlamentar, dejando así de detentar el poder en la mayor parte del campo.

Y es reconfortante ver que una parte de la dirección del PCUN-M emprendió la lucha contra las posiciones revisionistas del comando Prachanda y de otros. Considerando la gran tradición revolucionaria del PCUN-M, esperamos que el inicio de la lucha interna del Partido haga que sea repudiada la línea oportunista de la actual dirección y que los espíritus iluminen nuevamente la inteligencia creativa para la situación concreta de Nepal.

Traducciones: [email protected]

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: