Español - Entidades democraticas denuncian terrorismo de Estado contra el movimiento campesino

A- A A+

GRAVÍSIMA AGRESIÓN A LOS CAMPESINOS EN RONDÕNIA ES TERRORISMO DE ESTADO! TODO APOYO A LA LUCHA DEL MOVIMIENTO CAMPESINO!

El 10 de octubre de 2020, en el estado de Rondonia, unos 300 policías de la Policía Militar, la Fuerza Nacional, la Fuerza Táctica y otros aparatos represivos llevaron a cabo desalojos ilegales y criminales de 600 familias organizados por la Liga de Campesinos Pobres en el Campamento Tiago dos Santos. El campamento Tiago dos Santos está situado en las haciendas NorBrasil y Arco-Iris, en la União Bandeirantes, Porto Velho/RO. Forma parte de un gran latifundio de más de 57 mil hectáreas, cuyo supuesto propietario sería la empresa Leme Empreendimentos Ltda., propiedad de Antônio Martins (Galo Velho), un conocido y criminal grileiro de tierras públicas.

http://www.folharondoniense.com.br/geral/antonio-martins-o-galo-velho-e-um-dos alvos-da-operacao-da-policia-federal/ 

En una acción cobarde y desproporcionada a las familias, incluyendo cientos de niños, fueron atacados con bombas lacrimógenas, aerosoles de pimienta, etc. Se montó una verdadera operación de guerra invadiendo el campamento e incluso usando helicópteros. La operación comenzó a las 9 de la mañana. Los campesinos informaron que fueron amenazados, torturados psicológicamente con amenazas de muerte. Pusieron a hombres y mujeres sentados en la parte central del campamento y amenazaron que si no entregaban a los líderes morirían. Registraron todas las chozas, se llevaron dinero, documentos, herramientas de trabajo, teléfonos móviles, etc.

Al mediodía llegaron tres alguaciles. Pidieron hacer cola y dijeron que sólo podían tomar una pequeña cantidad de sus pertenencias que podían tomar en sus manos. Mostrando un video del Bolsonaro la policía dijo que "el presidente autorizó a matar a todos los sin tierra. Humillaron y amenazaron a todo el mundo. Pidieron a todos que se quitaran las máscaras, pusieron a hombres, mujeres y niños de ganado en camiones y camionetas (privados) y autobuses y los arrojaron de manera inhumana en medio de la calle de un pueblo cercano llamado Vila Penha.   Mientras conducían, pasaron frente a la hacienda, donde había dos helicópteros, muchos coches de policía oficiales y fiesta (estaban celebrando el desalojo). Los agentes de policía no utilizaron identificación durante la acción. Destruyeron toda la cocina colectiva, derribaron las chozas sobre las pertenencias de los campesinos, permitiéndoles sólo llevar una pequeña bolsa en sus manos. Los campesinos también informan de agresiones físicas y de la desaparición de diversas personas. Hay informes de campesinos que han sido arrestados en las ciudades a las pocas horas del desalojo. Una verdadera caza para los campesinos pobres que sólo reclaman el derecho a las tierras de la Unión para proveer a sus familias.

La operación de reintegración de la posesión ilegal rasgó el velo del "estado democrático de derecho" y puso al descubierto la verdadera cara del Estado brasileño, el avance del Estado policial y el ataque a los derechos constitucionales del pueblo.

ATAQUE COVARDE E ILEGAL

El cobarde desalojo tuvo lugar en la mañana del 10 de octubre, en medio del sábado.  La orden preliminar fue otorgada el viernes a las 5:45 p.m., 9 de octubre, al final del horario de trabajo, para su cumplimiento durante el fin de semana. Esto hizo imposible que los campesinos se defendieran. En los archivos electrónicos relativos a la demanda de reposición sólo había el siguiente movimiento: "Se concedió la MEDIDA LIMINARIA", de fecha 9 de octubre de 2020, sin el documento adjunto. Se trata de una cuestión grave, especialmente en un proceso de alcance social pertinente en el que el principio de la publicidad debería ser el principio rector, dado el interés público.

La demanda está pendiente ante el 7º Juzgado Civil de Porto Velho, una demanda de reposición contra las familias, número 7030469-20.2020.8.22.0001, presentada por LEME EMPREENDIMENTOS E PARTICIPACOES LTDA - ME contra los campesinos sin tierra. El equipo legal que actuó en el proceso se vio prácticamente impedido de demostrar lo absurdo y arbitrario que sería el desalojo de estas familias, porque, como se explicó anteriormente, el tiempo entre el otorgamiento de la orden preliminar y la ejecución de la orden de desalojo fue la madrugada de un viernes a un sábado! Tampoco se tiene noticia de la intervención de la Defensoría del Pueblo en la demanda que debería actuar como custus vulnerabilis. Los campesinos del campo nunca fueron citados o convocados por esta demanda de reposesión, ni siquiera sabían de su existencia, pero el derecho a una defensa contradictoria y amplia no fue un obstáculo para que el tribunal determinara la reposición de los cientos de familias allí. En menos de 12 horas los perros guardianes ya estaban en el lugar para llevar a cabo el desalojo.

La orden preliminar en sí misma es arbitraria en el sentido de que el proceso está lleno de vicios que dañan los principios constitucionales y procesales básicos del sistema jurídico brasileño, es decir, el derecho al debido proceso, la defensa contradictoria y la amplia. Dicha orden de desalojo, además de ser ilegal, es una verdadera farsa jurídica, ya que sólo se emitió después de la ejecución de la reinserción forzosa, revelando tener como único objetivo dar "legalidad" al acto delictivo ya  solicitado judicialmente por el Estado. La Policía Militar ya había estado en la zona desde antes de la publicación de la orden que rodeaba el campamento.

Hay una connivencia del Estado con el usurpador de tierras públicas Galo Velho, que armó los asesinatos de los agentes de policía para permitir la reintegración de la posesión ilegal. Este usurpador está encarcelado por pertenecer a una organización criminal en la que también participan miembros del poder judicial, que se especializa en esta lucrativa ocupación de tomar tierras públicas y expulsar a las personas que viven de ellas. Por lo tanto, esas tierras públicas deberían utilizarse para el programa nacional de reforma agraria.

El desalojo de esas familias fue absurdo e ilegal porque se trata claramente de una acción desproporcionada del Estado contra los trabajadores rurales en situación de vulnerabilidad social, especialmente en esta época de crisis y pandemia. Esta decisión fue en contra de las recomendaciones de aislamiento social del Poder Público para enfrentar la pandemia de Covid-19. Se impidió el uso de máscaras y la gente se amontonó en medio de la calle de un pequeño pueblo.

LA POLICIA MILITAR, LA PRENSA MARRÓN Y EL GOBIERNO DE RONDONIA TRATARON DE ORGANIZAR UNA MASACRE CONTRA LOS CAMPESINOS

Una verdadera trampa perpetrada por la policia militar y el gobierno de Rondonia, que en connivencia con la prensa "marrón", trató de asociar el asesinato de dos policías, que tuvo lugar en el municipio los días 2 y 3 de octubre, con los campesinos. Esta campaña difamatoria tenía como objetivo crear una opinión pública a favor de una masacre contra los campesinos y criminalizar a la LCP - Liga de Campesinos Pobres. Además de que el campamento Tiago dos Santos está bastante lejos del lugar de los asesinatos, la Liga de Campesinos Pobres en sus notas públicas negó punto por punto toda la farsa. Como modus operandi, la policía criminalizó a los residentes del campamento y estableció un asedio criminal desde el 3 de octubre de la zona, impidiendo la entrada de alimentos, disparando a las motocicletas que intentaban llevar leche a los niños, que permanecieron una semana sin leche bebiendo agua de arroz. Justo después de los asesinatos, el abogado del usurpador de tierras presentó una demanda de desalojo mostrando la clara intención de aprovechar la oportunidad para deshacerse de esos trabajadores.

Desde el 3 de octubre el Estado ha estado utilizando todo tipo de ilegalidades, abusos y violaciones de derechos. Utilizando la prensa marrón, informó de que se estaba llevando a cabo una operación "secreta" con varias órdenes de detención emitidas, pero en realidad, lo que se observó fue el uso de estas "órdenes secretas" para practicar todo tipo de chantajes, ilegalidades y amenazas a los campesinos.  Así, al igual que la orden de embargo que intentaba dar "legalidad" al embargo ilegal ya realizado por la Policía Militar, las "órdenes secretas" servían de pretexto para que el Estado violara los derechos y garantías constitucionales, especialmente el Derecho a la Defensa! Las "órdenes secretas" eran la autorización y el marco jurídico para que la policía practicara sus ilegalidades y la certeza de que todos los abusos e ilegalidades serían "eludidos" y posteriormente "legalizados".

¿Dónde se investigan los delitos  sacando ilegalmente a personas de las tierras que viven y se disputan? En Rondonia, por supuesto, por los precedentes de clara conexión de propietarios, usurpadores de tierras, policías y jueces.

DEFENDER LA LUCHA DEL MOVIMIENTO CAMPESINO ES EL DEBER DE TODOS LOS VERDADEROS DEMÓCRATAS, PROGRESISTAS Y DEFENSORES DE LOS DERECHOS DEL PUEBLO!

"Si el campo no planta la ciudad no come"

La movilización realizada por CEBRASPO, ABRAPO y otras entidades y activistas que defienden los derechos del pueblo, fue muy importante para evitar una masacre como la que hubo, por ejemplo, en Corumbiara en 1995.

Tales crímenes y arbitrariedades exigen de todos los demócratas una posición firme. Esta colusión entre el latifundio y los organismos estatales debe terminar. La tierra tiene una función social y las tierras públicas deben ser destinadas a los campesinos que viven y trabajan en ellas.

Es inaceptable que en un país en el que hay 14 millones de desempleados y el gobierno tuvo que dar ayuda de emergencia a 63,5 millones de personas para que no pasaran hambre a causa de la epidemia de COVID-19, los organismos estatales de Rondonia se transformen em matones pagados por usurpadores de tierras públicas e impidan que 600 familias (unas 2.000 personas) se ganen la vida en un pequeño trozo de tierra.

ABAJO CON LA CRIMINALIZACIÓN DEL MOVIMIENTO CAMPESINO!

JUSTICIA PARA LOS CAMPESINOS DEL CAMPAMENTO TIAGO DOS SANTOS EN UNIÃO BANDEIRANTES - RONDÔNIA!

TIERRA PARA LOS QUE VIVEN Y TRABAJAN ALLÍ!

 

CENTRO BRASILEÑO DE SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO - CEBRASPO

ASOCIACIÓN BRASILEÑA DE ABOGADOS GABRIEL PIMENTA - ABRAPO

Río de Janeiro, Belo Horizonte, 11 de octubre de 2020.

NÃO SAIA AINDA… O jornal A Nova Democracia, nos seus mais de 18 anos de existência, manteve sua independência inalterada, denunciando e desmascarando o governo reacionário de FHC, oportunista do PT e agora, mais do que nunca, fazendo-o em meio à instauração do governo militar de fato surgido do golpe militar em curso, que através de uma análise científica prevíamos desde 2017.

Em todo esse tempo lutamos e trouxemos às claras as entranhas e maquinações do velho Estado brasileiro e das suas classes dominantes lacaias do imperialismo, em particular a atuação vil do latifúndio em nosso país.

Nunca recebemos um centavo de bancos ou partidos eleitoreiros. Todo nosso financiamento sempre partiu do apoio de nossos leitores, colaboradores e entusiastas da imprensa popular e democrática. Nesse contexto em que as lutas populares tendem a tomar novas proporções é mais do que nunca necessário e decisivo o seu apoio.

Se você acredita na Revolução Brasileira, apoie a imprensa que a ela serve - Clique Aqui

LEIA TAMBÉM

Edição impressa

Endereços

Jornal A Nova Democracia
Editora Aimberê

Avenida Rio Branco 257, SL 1308 
Centro - Rio de Janeiro - RJ
Tel.: (21) 2256-6303
E-mail: [email protected]

Comitê de apoio em Belo Horizonte
Rua Tamoios nº 900 sala 7
Tel.: (31) 3656-0850

Comitê de Apoio em São Paulo
Rua Silveira Martins 133 conj. 22 - Centro
Reuniões semanais de apoiadores
toda segunda-feira, às 18:45

Seja um apoiador você também:
https://www.catarse.me/apoieoand

Expediente

Diretor Geral 
Fausto Arruda

Editor-chefe 
Fausto Arruda

Conselho Editorial 
Alípio de Freitas (In memoriam)
Fausto Arruda
José Maria Galhasi de Oliveira
José Ramos Tinhorão 
Henrique Júdice
Hugo RC Souza
Matheus Magioli Cossa
Montezuma Cruz
Paulo Amaral 
Rosana Bond

Redação 
Ana Lúcia Nunes
Rodrigo Duarte Baptista
Vinícios Oliveira

Ilustração
Taís Souza