Refuerzo en las fronteras del Brasil vendido

Refuerzo en las fronteras del Brasil vendido

Print Friendly, PDF & Email

Era solo lo que faltaba: la vieja semicolonia Brasil, saqueada por monopolios con libre tránsito en su territorio, con acuerdo recién firmado de "cooperación" con las fuerzas armadas del mayor enemigo del pueblo brasileño, los USA, e invadida a todo momento por el capital financiero devastador, ahora tendrá refuerzo militar en sus regiones fronterizas.

Es lo que fue anunciado en el inicio de mayo por la gerencia petista, más precisamente por el ministro de la Justicia en ejercicio, Luiz Paulo Teles Barreto. Según él, el país tendrá un programa para "reforzar la seguridad en las fronteras" y para alinear la actuación de las policías de los estados que lindan con países vecinos.

Ciertamente, no es para defender el pueblo de todas aquellas amenazas que vienen de afuera, al contrario: la movilización de las fuerzas armadas bajo mando civil y militar reaccionarios en las fronteras de Brasil es otra subordinación a los intereses externos, expresamente los del imperialismo yanqui, a quien interesa la agudización de tensiones fronterizas en la América Latina y la reproducción de su álibi predilecto para justificar la creciente presencia de marines en la región, el álibi del tráfico de drogas y del crimen en general dicho "organizado" – inclusive motivo alegado por Luiz Inácio para alocar tropas en los límites del territorio nacional.

Fuera la lógica que nortea esa decisión algo diferente del servilismo a la política del imperialismo, Luiz Inácio habría mandado tropas para reforzar la frontera con Colombia, que es por donde USA ahora pretende llevar a cabo su estrategia de dominación del subcontinente latinoamericano.

Yanquis quieren control social en las fronteras

Pero fue Paraguay la nación tomada como escusa para esta nueva patraña. Los departamentos paraguayos que hacen frontera con el territorio brasileño están bajo estado de excepción decretado por el obispo-presidente Fernando Lugo, y ratificado por el Congreso local, con el objetivo de disponer de medios para combatir criminales, pero que sirve verdaderamente para intentar contener la insatisfacción popular con los acuerdos vende patria que Lugo viene firmando con USA.

Siendo así, la gerencia Luiz Inácio toma el estado de excepción paraguayo como justificación para llevar las fuerzas armadas brasileñas a lugares donde ONG conectadas al imperialismo ya defienden los intereses yanquis, sea en la triple frontera entre Brasil, Argentina y Paraguay, sea en la región de las "cinco fronteras" (Brasil, Venezuela, Perú, Paraguay, Colombia y Ecuador), reforzando la atención a la demanda de Washington de que los "aliados regionales" pongan sus ejércitos al servicio de la represión en los focos de conflictos sociales, siempre bajo el pretexto de la urgencia de acciones contra el llamado "narcoterrorismo".

En este cuadro, el refuerzo militar en las fronteras del Brasil anunciado por la gerencia petista necesita ser comprendido justamente en el ámbito del acuerdo militar "en todos los niveles" firmado entre el ministro de la Defensa de Luiz Inácio, Nélson Jobim, y el secretario de Defensa Robert Gates, que tras estar bajo las órdenes de Bush, responde ahora al jefe Obama, sin cambios, porque la estrategia de control militar de la América Latina y de sus recursos naturales continúa la misma.

La justificación en los cines

Por un lado, la gerencia Luiz Inácio atiende a los intereses de USA al prometer mandar soldados para las fronteras del país a título de combatir el "narcoterrorismo", reforzando el pretexto utilizado para la ocupación militar yanqui de la América Latina y obedeciendo a la orden proveniente de la potencia del norte para colocar las fuerzas armadas reaccionarias en estado de alerta para actuar en caso de conflictos sociales. Por otro, una película que estrenó en las salas de cine del Brasil en mayo, dirigida por un novelista de la Red Globo y repleto de actores "globales", es una versión brasileña de la carnada que muchas producciones de Hollywood intentan promover con sus películas de guerra exhibidas en todo el mundo: enaltecer las fuerzas armadas y llevar a las últimas consecuencias las mentiras contadas para justificar los usos y abusos que son llevados a cabo por medio de ellas.

La trama de la "obra" en cuestión, intitulada "Seguridad Nacional – la Amenaza", hace una intersección entre la carnada imperialista usada para legitimar sus ofensivas contra países de Oriente Medio y de Asia, las armas de destrucción masiva, y la carnada imperialista usada para justificar el envío de marines, navíos, helicópteros y toda logística militar imaginable para el subcontinente latinoamericano: el tráfico de drogas en particular, y el crimen "organizado" en general. De esa forma, la historia mediocre de la película gira en torno a un embuste poco creíble hasta para el cinéfilo más ufano: traficantes latinos descontentes con la instalación de los radares del Sivam (Sistema de Vigilancia de la Amazônia) compran bombas atómicas para amenazar el gobierno brasileño.

El director, Roberto Carminati, es hijo de brasileños, pero nació en USA. Él dice que "Seguridad Nacional" buscó resaltar la capacidad "e importancia de nuestras Fuerzas Armadas". El comentario definidor sobre la película fue hecho por el crítico Marco Tomazzoni: "el cineasta hizo una propaganda descarada, que podría tranquilamente sustituir aquellas de alistamiento de la TELE (‘joven, al completar 18 años…’)". El cineasta hizo una grande oda a las fuerzas armadas reaccionarias, como el mal afamado "Tropa de Élite" que alabó, sin pudores, la truculencia policial en las favelas cariocas, mostrada como necesaria, comprensible e inclusive como algo inevitable. Uno como otro, no llegan ni cerca de valer la entrada.

Triple Frontera

Este debe ser el título de la película a ser filmada por la vencedora del Oscar de este año, Kathryn Bigelow. A juzgar por la "obra maestra" del cine de exaltación de la ocupación militar yanqui en Irak, nada bueno puede salir de algo que pretende mostrar los "problemas" de la región de frontera entre Brasil, Paraguay y Argentina. Principalmente porque hace mucho tiempo el área está en la lista de las regiones donde se esconden terroristas y otras amenazas a la "civilización occidental".

Traducciones: [email protected]

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: