São Paulo – Motomensajero es torturado y asesinado por la Policía Militar

São Paulo – Motomensajero es torturado y asesinado por la Policía Militar

Print Friendly, PDF & Email

Próximo a cumplir de 97 años, el barrio Casa Verde, en la zona norte de São Paulo, ocupó los titulares de los periódicos de todo el Brasil con la noticia de un joven torturado y asesinado por policías militares dentro de un batallón policial. Según denuncias, el motomensajero Eduardo Luís Pinheiro dos Santos, de 30 años, se envolvió en una discusión con otras tres personas el día 9 de abril. Después de la llegada de la policía los cuatro hombres fueron llevados para un batallón en las proximidades de la Avenida Casa Verde, donde todo comenzó.

Cuando llegó al batallón, Eduardo preguntó a los PM porque no había sido conducido hasta una comisaría y al no recibir una respuesta, se indignó. Enseguida, los otros tres hombres fueron liberados, mientras que Eduardo quedó detenido arbitrariamente y fue torturado por más de 10 policías con patadas en la cabeza, paladas y hasta golpes de cadena. Su cuerpo fue encontrado en la madrugada del día siguiente en la esquina de la calle Voluntarios da Patria con la Avenida Brás Leme. Eduardo aún fue llevado a un hospital donde murió como indigente, ya que sus documentos también fueron robados.

Con la llegada del cuerpo de Eduardo al Instituto Médico Legal, legistas constataron una serie de escoriaciones y traumatismo craniano. Según especialista, las señales comprueban que Eduardo fue torturado hasta la muerte.

Ya el día 18, el motomensajero identificado solamente como Edson, fue a la comisaría con diversas señales de zurra, después de ser torturado por policías del mismo batallón donde Eduardo había sido asesinado. Según Edson, después de un accidente de tráfico, PM lo prendieron por desacato después que el trabajador se irritó con un pedido de soborno y amenazó abandonar el local.

— Cuando yo agarré la llave, el policía me empujó y ya vino agrediéndome. Comenzamos a luchar, cuando vino otro policía, me dio un golpe de furca, me esposó y todos comenzaron a golpearme dentro del patrullero. Llegué al batallón recibiendo golpes, patadas, cachetazos, me tiraron para fuera, me pisotearon. Tiraron espray de pimenta en mí y me arrastraron por la camisa. Unos diez policías me golpearon y dijeron que iban a matarme. Colocaron la pistola en mi rostro y dijeron ‘usted va a morir ahora’ — afirmó el trabajador, que sólo no fue asesinado, porque su esposa e hijos fueron hasta el batallón.

— Para mí, hubo crimen de tortura — dijo la abogada del muchacho, Adriana Pacheco.

— Eran jóvenes, motomensajeros y negros y, tal vez por eso, como muchos aún hoy, pagan por la condición social que la burguesía les impone — dijo el presidente del Sindicato de los Trabajadores Motociclistas de São Paulo, Aldemir Martins.

En carta en el portal del Sindicato, Ademir también recordó el caso del motomensajero Firmino Barbosa, asesinado el día 5 de enero de 2008 por el fiscal de justicia Pedro Baracat Guimarães. El asesino acusó Firmino de robar su reloj, pero testigos afirman que los dos se desentendieron en el tráfico y Bacarat disparó contra el motomensajero. Además, ningún reloj fue encontrado con la víctima. Denunciado por el Ministerio Publico por homicidio culposo, el fiscal fue declarado inocente en todas las instancias.

Traducciones: [email protected]

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: