Valle Del Río São Francisco: de la quiebra del agronegocio brotan las viñas de la ira

https://anovademocracia.com.br/51/11a1.jpg
https://anovademocracia.com.br/51/11a1.jpg

Valle Del Río São Francisco: de la quiebra del agronegocio brotan las viñas de la ira

Print Friendly, PDF & Email

La región del Valle del São Francisco (1) es conocida nacional e internacionalmente como polo de la fruticultura irrigada en Brasil. Abarca 120 mil hectáreas, siendo explotada como parte significativa del llamado agronegocio que desde el primer mandato de la gerencia de Luiz Inácio viene, de manera apologética, siendo apuntado como uno de los agentes del crecimiento económico y, consecuentemente, del desarrollo nacional, responsable por 42% del total de las exportaciones brasileñas de uva y manga in natura, según datos de la Secretaría de Comercio Exterior – Secex.


Vale do São Francisco: latifúndio irrigado prospera enquanto o povo colhe miséria

La principal actividad en la región es la producción de uva y manga, que juntas ocupan más de 35 mil hectáreas en área plantada y totalizan la exportación de cerca de 700 mil toneladas por año. La producción está concentrada principalmente en las ciudades pernambucanas de Petrolina, Lagoa Grande, Santa Maria da Boa Vista y en las ciudades baianas de Juazeiro, Casa Nova y Curaçá, donde se instalaron grandes empresas de exportación y a través de las cuales 70% de toda la manga y uva producidas dejan el Valle, la casi totalidad de ésta destinada a los mercados europeo y estadunidense.

Una economía volcada para aprovisionar de frutas los mercados de los países imperialistas que inmediatamente sintió los efectos de la crisis económica mundial que detonó en septiembre del año pasado. Los contratos de comercialización son establecidos antes de la producción, en un sistema de consignación, basados en una estimativa del valor del dólar, una especie de crédito de ventas denominado ‘adelantamiento de contacto de cambio’ (ACC) y, al final, de acuerdo con la cotización del dólar del día y en relación al que realmente sea absorbido por el mercado, es hecho el acierto de las ventas. Delante de la actual crisis general de superproducción relativa los precios de las frutas brasileñas, así como de otras commodities, desplomaron en el mercado internacional. El precio de la uva, que el año pasado varió entre US$ 2 y US$ 2,50, este año está entre US$ 0,80 y US$1,00 el kilo. Con eso, los créditos para la financiación de las cosechas se convirtieron en deudas generando perjuicios, suspensión de pagos de pequeños y medios productores y un gran número de despidos.

El resultado más inmediato de la crisis es el crecimiento del desempleo. La fruticultura irrigada del Valle del San Francisco llega a emplear, en el pico de la producción, 240 mil trabajadores, 72 mil sólo en las haciendas de uva. En el periodo entre las cosechas, cerca de 40 y 50 mil trabajadores son dimitidos. En declaración al reportaje del Jornal do Commercio, el alcalde de Petrolina, Júlio Lóssio, estima que el número de desempleados alcanzará 90 mil trabajadores y trabajadoras. En los meses de noviembre y diciembre de 2008 y enero de 2009, 10 mil personas perdieron el empleo en las haciendas del Valle del São Francisco. Solamente en una empresa de exportación de uva en la ciudad de Curaçá (BA) sus 260 operarios están cumpliendo aviso previo y el local donde las frutas eran tratadas y trabajaban 60 personas fue desactivado. Desde el desenlace de la crisis el sector que más dimitió fue el agronegocio, con 184,9 mil trabajadores dimitidos.

El Distrito de Irrigação Perímetro Senador Nilo Coelho posee 25 mil hectáreas de tierras irrigadas en los municipios de Casa Nova (BA) y Petrolina (PE). En este Distrito existen 2.292 productores, siendo 44 grandes, 178 medios y 2.070 pequeños irrigados. La crisis viene imposibilitando los pequeños productores de arcar con las altísimas tasas de energía y agua cobradas por el Distrito. Hasta la primera semana de enero hubo un crecimiento del 13% de la insolvencia, que en diciembre alcanzó 20%. 160 lotes ya tuvieron el suministro de agua cortada.

En el mercado del productor de Juazeiro, donde circula cerca de 25 % de la producción del Valle y que es aprovisionado fundamentalmente por pequeños productores, hubo una gran caída en el precio de la manga que llegó a R$ 0,45 cuando el precio el año pasado estaba entre R$ 1,20 y R$ 1,30. Esto se dio porque la producción no fue exportada debido a la devaluación en el mercado internacional y fue comercializada en el mercado interno, alcanzando justamente aquellos que tienen menos condiciones de resistir a la crisis y que no cuentan con incentivos y ni socorro del gobierno.

La lógica imperialista produce escenas casi increíbles. La empresa Sechi Agrícolas enterró 700 toneladas de manga. Ya el latifundista João Fiacadori dejó 30% de su producción de manga empodrecer en el suelo. Todo este desperdicio en una de las regiones más pobres del país y que está, en este momento, siendo alcanzada por una fuerte sequía. Dentro de la lógica imperialista esta es la salida para su crisis: destruir una parcela de la producción en una histérica tentativa de hacer que los precios suban nuevamente. Recordemos del café quemado por Getúlio Vargas durante la crisis que se extendió por la década de 1930. Es decir un nuevo indicativo de la extensión de esa crisis.

Los hechos comprueban de manera cabal que el agronegocio nada tiene de nacional, es sólo extensión de la cadena de explotación de las potencias imperialistas que se utilizan del suelo brasileño y de la fuerza de trabajo nacional para producir mercancías baratas y aprovisionar sus mercados consumidores, esta es la esencia reaccionaria que se revela de manera contundente en los momentos de crisis.

El pueblo, a su manera, encuentra soluciones propias para las crisis del sistema capitalista. Soluciones estas que pasan inevitablemente por la destrucción de este modo de producción irracional, por la construcción del socialismo, régimen social de los obreros y campesinos, donde vale el lema quien no trabaja no come y siendo una economía planificada, volcada para las necesidades humanas y no para el logro máximo, eliminando las posibilidades de crisis de superproducción relativa como la que estamos viviendo.

La injuria de California nordestina

Desde el final de los años 70, cuando se iniciaron las actividades de la fruticultura irrigada en el Valle del São Francisco, la región fue aclamada como California del Nordeste, una alusión hecha por los apologistas del neo-latifundio con el Estado de USA conocido por el grande plantío de frutas y rápido crecimiento económico. Pero lo que sabían es que tal comparación acabaría teniendo un sentido opuesto al pretendido por su apologética.

La actual crisis del Valle del São Francisco, de hecho, tiene un impresionante paralelo con la situación de California después de la quiebra de la Bolsa de Nueva York en 1929. Delante de la caída de los precios de las mercancías, toneladas de frutas empodrecían en los pomares californianos. El desempleo creció asustadoramente y se instituyó un macabro sistema de subastas a al contrario, donde los trabajadores iban reduciendo el precio de su fuerza de trabajo para participar de las cosechas. Hoy, 80 años después, guardadas las diferencias históricas y geográficas, vemos escenas absurdamente semejantes en el Valle del São Francisco.


1. El Valle del São Francisco es la región que margina el Río São Francisco en los estados de Minas Gerais, Bahía y Pernambuco.

Traducciones: [email protected]

Ao longo das últimas duas décadas, o jornal A Nova Democracia tem se sustentado nos leitores operários, camponeses, estudantes e na intelectualidade progressista. Assim tem mantido inalterada sua linha editorial radicalmente antagônica à imprensa reacionária e vendida aos interesses das classes dominantes e do imperialismo.
Agora, mais do que nunca, AND precisa do seu apoio. Assine o nosso Catarse, de acordo com sua possibilidade, e receba em troca recompensas e vantagens exclusivas.

Quero apoiar mensalmente!

Temas relacionados:

Matérias recentes: